Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Conoce A Los Ratones Que Están Ayudando A Los Científicos De Texas A Encontrar La Vacuna Contra El COVID-19

un ratón tipo ACE2
Gabriel C. Pérez/KUT
/
Los ratones del tipo ACE2 están ayudando a los investigadores de la Escuela Médica Dell de la Universidad de Texas a determinar si una vacuna experimental protege contra el COVID-19.

Aunque hay prometedores desarrollos en el frente de las vacunas, científicos de todo el mundo siguen compitiendo por encontrar otras posibles vacunas y tratamientos para el COVID-19. Y hay un grupo creciente de héroes involuntarios y desconocidos en esta búsqueda: los ratones de laboratorio.

Mucha gente se siente atraída por el héroe silencioso. En esta historia, tenemos los héroes inaudibles.

"No hay ruidos; sólo se arrastran", dijo Niharika Reddy Badi, un investigador asociado en cáncer en la Escuela Médica Dell de la Universidad de Texas (UT, en inglés). "Lo único que se puede oír es que se arrastran en su cama y las pequeñas cosas que tienen en su jaula".

Badi dijo que ha trabajado principalmente con ratones en la investigación del cáncer y que aunque son silenciosos, no mantienen exactamente la boca cerrada.

"Te muerden como locos", dijo. "Tuve momentos en los que tenía como tiritas en todos mis dedos".

50475071697_92c6fe46fe_o.jpg
Gabriel C. Pérez
El tipo de ratones que el laboratorio utiliza es crítico para la investigación de una vacuna contra el COVID-19. Su respuesta al coronavirus es similar a la respuesta humana, gracias a sus características de ingeniería.

Actualmente está trabajando con una colonia de ratones para la investigación de la vacuna contra el COVID-19 con el biólogo de la UT y el investigador de cáncer John Powers. Hasta la primavera, el laboratorio de Powers y todos sus integrantes buscaban posibles curas para el melanoma y el cáncer de páncreas. Pero, como en gran parte del mundo, el enfoque del laboratorio cambió.

Para la investigación para el COVID, necesitaban un “ratón COVID” muy específico.

"Este ratón fue diseñado hace unos 10 años, cuando el SARS1 atacó, porque el SARS1 también ataca al receptor humano del tipo ACE2", dijo Powers, refiriéndose a una proteína que aparece en muchas células humanas. "Ellos diseñaron estos ratones para manifestar ese receptor, por lo que transmiten el ACE2 humano en muchos de los mismos lugares que nosotros: en los pulmones, en los tejidos epiteliales. Y han traído de vuelta al ratón debido al SARS-CoV-2", el virus responsable de la pandemia.

Los tejidos epiteliales se extienden por todo el cuerpo, en la piel, los pulmones y las glándulas.

Y este modelo de ratón -como se le llama en la comunidad científica- es fundamental para la investigación. Su respuesta al coronavirus es similar a la respuesta humana, gracias a su característica de ingeniería.

50474223908_8da8e969f3_o.jpg
Gabriel C. Pérez
La investigadora asociada Nikki Ready Badi atiende a los ratones del laboratorio.

El SARS-CoV-2 se adhiere a la proteína ACE2. Los humanos tienen estas proteínas en todo el cuerpo, dando al virus muchas opciones para prosperar, dijo Powers, "lo que hasta cierto punto puede explicar algunas de las extrañas [características] que tiene el COVID".

(Transparencia absoluta aquí: conozco a John Powers desde la secundaria. Incluso tomamos las mismas clases de ciencias. Él prestaba más atención).

Los ratones se han convertido en un instrumento no sólo en el laboratorio de Powers, sino en todo el mundo en la carrera por encontrar una vacuna o un tratamiento para el COVID-19.

"Son pequeños", dijo. "Se reproducen rápidamente. Son relativamente baratos. Y no son una pareja perfecta para nosotros, pero son mejores que, ya sabes, digamos una salamandra".

Y lo más probable es que todos vengan del mismo lugar, el laboratorio Jackson en Bar Harbor, Maine. El Laboratorio Jackson suministra más de 11,000 modelos o tipos de ratones que tienen ciertos genes de interés.

Cat Lutz, directora principal del depósito de ratones del laboratorio, dijo que normalmente lleva años crear una demanda de investigación con cualquier tipo de ratón. Pero gracias al ratón del SARS, y a un montón de esperma y óvulos congelados criogénicamente, podrían acelerar el proceso.

"En lugar de importar unos pocos ratones [embriones] y criarlos en ese método de dos por dos del Arca de Noé, hicimos estas masivas fertilizaciones in vitro", dijo Lutz, "para pasar de, ya sabes, sólo unos pocos frascos de esperma a tamaños de colonias que eran miles".

En lugar de importar unos pocos ratones [embriones] y criarlos con el método del Arca de Noé, hicimos estas masivas fertilizaciones in vitro para pasar de unos pocos frascos de esperma a miles de colonias
Niharija Reddy Badi

Y estos ratones -héroes involuntarios de la investigación del COVID-19- ayudan a los científicos a entender lo que sucede a los pacientes que sufren los peores aspectos de la enfermedad.

"Ellos contraen el síndrome respiratorio agudo, al igual que los pacientes", dijo. "Y también pueden tener una tormenta de liberación de citoquinas, que es lo que vemos en algunos de los pacientes más enfermos". Esta condición puede causar fiebre, inflamación y, en los peores casos, la muerte.

Y como los pacientes más enfermos, algunos de los ratones no lo lograrán. Pero, todos los ratones proporcionan datos útiles para los laboratorios desde París hasta Austin.

En las últimas semanas, un puñado de compañías han anunciado resultados positivos con las pruebas de la vacuna del COVID-19. Y aunque el laboratorio de Powers no ha producido ninguna todavía, el trabajo continúa.

"Hay una posibilidad de que tengamos una vacuna pronto y eso sería excepcional", dijo. "Pero la forma en que estamos imaginando nuestra contribución es una especie de segunda línea. Si por cualquier razón esas vacunas no son buenas, o no funcionan... ...entonces tal vez los grupos como nosotros están planteando una segunda ronda de inyecciones como meta".

Cuando una vacuna viable esté disponible a finales de este mes... en 2021... o cuando sea... piensen en los miles de ratones que ayudaron a los investigadores a entender mejor al COVID-19.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Jimmy Maas a jmaas@kut.org. También puedes seguirlo en Twitter en @maasdinero.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content