Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Miles de Tejanos Del Centro Pasan Hambre Debido A La Pandemia. La Situación No Cambiará Pronto

U voluntario de Austin Voices for Education and Youth, carga alimentos en un vehículo durante una distribución de comida en la Escuela Secundaria Navarro Early College.
Michael Minasi
/
KUT
Mark Steves, un voluntario de Austin Voices for Education and Youth, carga alimentos en un vehículo durante una distribución de comida en la Escuela Secundaria Navarro Early College el lunes.

Read this story in English.

Cientos de autos salieron del estacionamiento de la Secundaria Navarro Early College el lunes por la mañana, mientras las familias hacían fila para recibir cajas de comida -galones de leche, bolsas de papas, carne empacada-. Como muchas organizaciones que operan bancos de alimentos, la organización sin fines de lucro Austin Voices (Voces de Austin) para la Educación y la Juventud cambió a un modelo de drive-thru durante la pandemia del COVID-19. Y con muchas personas sin trabajo debido al impacto del virus, la organización ha visto cómo la demanda se ha disparado.

"Estoy aquí hoy porque necesitamos la comida", dijo Gladys, una madre soltera, a KUT mientras esperaba en la fila. (KUT publica solo los nombres de pila de las personas que buscan alimentos para proteger su privacidad).

Cuando la pandemia golpeó, Gladys perdió su trabajo en un almacén. Las escuelas cerraron, por lo que ya no tenía el apoyo diario con el que contaba para su hijo, que tiene autismo.

"Las terapias y todo dejaron de estar disponibles", dijo. "Es difícil tratar con un niño con necesidades especiales por tu cuenta. Realmente lo es".

Asistia a una escuela de enfermería, pero pronto se dio cuenta de que ya no podía hacer malabares con las clases mientras cuidaba a su hijo, así que dejó de estudiar. Sin un ingreso estable y una escuela que le diera comida a su hijo todos los días, recurrió a distribuciones de alimentos como la de Austin Voices.

En un año normal, Austin Voices opera una despensa de alimentos que atiende a unas 80 personas por semana. Este tipo de autoservicio ahora recibe a cientos por semana. Entre las 10:30 a.m. y las 12:30 p.m. del lunes, Austin Voices distribuyó 21,000 libras de alimentos a 500 hogares.

En noviembre, el Banco de Alimentos del Centro de Texas, que provee alimentos a despensas como la de Austin Voices, vio un mes récord en términos de demanda, sirviendo a 383,000 personas. Diciembre es tradicionalmente uno de los meses más concurridos para las despensas o bancos de alimentos, y como los casos de COVID-19 se disparan durante las fiestas, el Banco Central de Alimentos de Texas dice que espera que la necesidad de alimentos sólo aumentará. El banco de alimentos y las despensas que apoya se preocupan por mantener la demanda a largo plazo.

"Esto no va a desaparecer pronto, sólo porque tenemos una vacuna", dijo Derrick Chubbs, el presidente y director general del banco de alimentos. "Nuestros datos y nuestros consultores... nos dicen que debemos esperar estos elevados niveles a lo largo de 2021, hasta bien entrado el 2022 y luego, en el peor de los casos, tal vez hasta el 2023".

El Banco Central de Alimentos de Texas ha gastado millones de dólares y distribuyendo millones de libras más de alimentos este año que lo normal.

Chubbs estima que el banco de alimentos todavía está un 30% por debajo de la demanda en su área de servicio de 21 condados.

"Sabemos que hay gente que se ven afectadas", dijo. "Sabemos que hay áreas en las que nos gustaría poder hacer más, pero no tenemos necesariamente la capacidad logística para hacerlo".

"Es muy difícil en este momento”

El hambre en el centro de Texas no es nada nuevo. Antes de la pandemia, el banco de alimentos estimaba que cerca de 400,000 personas en su área de servicio padaban hambre, o cerca de 1 de cada 7 residentes.

Ahora, como la pandemia ha forzado el cierre de negocios y ha llevado a la pérdida de salarios, muchos están recurriendo a la distribución de alimentos por primera vez. El banco de alimentos estima que 560,000 tejanos del centro de Texas padecen hambre, o 1 de cada 5. La situación es más grave en el caso de los niños: dice que aproximadamente 1 de cada 3.5 niños de la zona corre el riesgo de padecer hambre.

La pérdida de salarios es un tema común entre muchos de quienes acuden a la distribución semanal de alimentos de la Sociedad de San Vicente de Paul en el norte de Austin, dice su Directora Ejecutiva Roz Gutiérrez.

"No todo el mundo que está aquí está desempleado, pero muchas personas tienen sus horas reducidas", dijo Gutiérrez. "Tienen que elegir entre pagar la cuenta de la luz o tener comida en la mesa".

La entidad organiza una distribución de alimentos sin cita previa todos los sábados desde 9 a.m. hasta el mediodía. Desde abril, ha visto duplicarse la demanda, pasando de servir a unas 150 personas a la semana a unas 300.

Hasta ahora, la organización no ha tenido que rechazar a nadie. Recibe la mayor parte de sus alimentos de los donantes y del Banco Central de Alimentos de Texas.

"Ha habido muchas despensas de alimentos que han cerrado debido a la pandemia, por lo que el banco de alimentos nos ha estado reasignando mucha comida porque todavía estamos abiertos, y tenemos una gran multitud que entra", dijo Michael Tullius, que coordina la despensa de alimentos de San Vicente de Paul.

Cecilia estaba en la fila con su bebé de 4 meses el sábado pasado. Le dijo a KUT que ya había llegado a un momento de crisis cuando la pandemia golpeó. Nacida en Honduras, Cecilia dijo que ella y sus tres hijos fueron secuestrados en México, y que allí fue abusada. Llegaron a Austin hace unos cinco meses, contó, sin ropa ni recursos. Luchó por encontrar lugares donde pudieran ayudarla con sus necesidades.

"Me dijeron que en algunos lugares se proporcionaba ropa", dijo en español. "Pero debido a la pandemia, muchos lugares han cancelado todo".

Cecilia dijo que la Sociedad de San Vicente de Paul ha sido de gran ayuda.

"Este es un lugar donde nos dan comida, lo que nos ayuda mucho en casa, y más aún por la pandemia, y más aún si tenemos hijos", dijo. "Fue el primer lugar donde me dieron comida".

Cecilia no tiene un trabajo a tiempo completo ahora, pero ha estado yendo con una amiga a limpiar casas y a vender comida.

"Es muy difícil ahora mismo, incluso más con los niños", dijo.

Otra mujer de la fila, Cathy, dijo que ha estado viniendo a San Vicente de Paul por ropa y suministros desde hace un par de años. Estudiante de cocina y hotelería a tiempo completo en el Austin Community College, dijo que ha estado recibiendo beneficios de desempleo y usando cupones de alimentos. Pero cuando uno de sus cheques aumentó debido a la pandemia, le cortaron los cupones de comida.

"Ahora sólo recibo $400 cada dos semanas y eso ni siquiera es suficiente para pagar el alquiler, así que vengo aquí cada semana", dijo. "Si no fuera por este lugar, no tendría comida".

Cathy dijo que estira la comida que recibe tanto como puede, cocinando para ella y para las otras mujeres con las que vive en un hogar de transito cercano para personas que han pasado por rehabilitación.

"Trato de cocinar para todas cuando lo hago", dijo. "Un par de las mujeres que trabajaban a tiempo completo, lo están pasando mal ahora porque no están trabajando tanto".

Una tendencia en la demanda

Las despensas locales dicen que han visto picos en la necesidad de comida alineados con los picos en los casos de COVID-19. Un estudio reciente de la Escuela de Medicina de Dell de la Universidad de Texas también confirmó esta tendencia. Los investigadores encuestaron a 645 familias que buscaron atención en las clínicas de CommUnityCare en el área de Austin entre abril y agosto. Las fluctuaciones en las tasas de inseguridad alimentaria se correspondían con las fluctuaciones en las tasas de COVID-19 y las hospitalizaciones.

Por ejemplo, el 70% de las familias encuestadas en julio -cuando los casos de COVID-19 alcanzaron sus niveles más altos en el Condado de Travis- dijeron que no tenían suficiente comida o que les preocupaba quedarse sin comida.

"Encontramos que las dos curvas se reflejaban casi exactamente la una a la otra para las tasas de COVID-19 y luego [se vio] la inseguridad alimentaria a nivel local", dijo Megan Gray, profesora asistente en pediatría y salud de la población.

Encontramos que las dos curvas se reflejaban casi exactamente la una a la otra para las tasas de COVID-19 y luego [se vio] la inseguridad alimentaria a nivel local.
Megan Gray, profesora asistente de pediatría y salud poblacional en la Escuela de Medicina de De Dell de la UT

Gray dijo que podría haber varias razones para esta correlación. Los propios pacientes estaban sin trabajo porque o bien se enfermaban de COVID-19 o tenían que ponerse en cuarentena después de entrar en contacto con alguien que diera positivo. O los lugares de trabajo estaban cerrando debido a las altas tasas de casos positivos.

Aunque el estudio no preguntó sobre el estatus de ciudadanía, Gray dijo que muchos pacientes de las clínicas de CommUnityCare son indocumentados. El estudio observó una mayor frecuencia de inseguridad alimentaria entre las familias hispanas y de habla hispana.

"Por lo tanto, también nos preocupa que los más vulnerables de nuestra sociedad no puedan acceder a los beneficios financiados por el gobierno o que tengan más miedo de acceder a los beneficios financiados por el gobierno", dijo.

Chubbs explicó que el Banco Central de Alimentos de Texas también ha visto una correlación entre los picos de casos y la necesidad de alimentos.

"Durante el verano, después del estímulo inicial que se apagó, vimos que nuestras cifras se nivelaron un poco e incluso en cierto punto comenzaron a disminuir, pero luego, a mediados de julio, comenzaron a subir de nuevo", dijo. "En agosto eran comparables, pero luego en septiembre comenzaron a subir de nuevo".

Los casos de COVID-19 están aumentando en el condado de Travis y en todo el estado, una tendencia que probablemente continúe.

"Estamos entrando en Navidad, así que esperamos que el pico dure un par de meses más, y esperamos que la necesidad se corresponda con esto", dijo Chubbs.

Mantenerse Al Día Con La Necesidad

El aumento de la demanda ha empujado al banco de alimentos a hacer ajustes. Además de operar sus despensas móviles habituales (unas 60 al mes), ha hecho una adición sustancial: albergar de ocho a diez distribuciones masivas de comida en auto al mes en grandes estaciomientos, como el Campo Nelson o el Centro de Hamburguesas Toney. Es probable que cada uno de ellos reciba más de 1,000 vehículos, dijo Chubbs.

"Otros bancos de alimentos en todo el estado pueden hacer uno al mes, por lo que reiben 10,000 coches", dijo. "Pero estamos tratando de hacerlo con la mayor frecuencia posible para llevar comida a la mesa de esos individuos".

A worker directs traffic lining up for food from the Central Texas Food Bank at the Toney Burger Center in South Austin on April 30.
Gabriel C. Pérez
Un trabajador dirige a los autos que hacen fila para recibir comida del Banco Central de Alimentos de Texas en el Centro de Hamburguesas Toney en el sur de Austin el 30 de abril.

Otro obstáculo para el banco de alimentos ha sido el aumento del costo de los suministros. Antes del COVID-19, el banco de alimentos gastaba $100,000 al mes en adquirir alimentos, dijo Chubbs. Ahora, gasta 1 millón de dólares al mes, como resultado del aumento del volumen de personas necesitadas y el hecho de que el costo de la comida y el costo de transportarla han subido.

"Estamos gastando literalmente 10 [veces la cantidad normal], por lo que nuestro mayor pedido es si quieren ayudar a nuestro banco de alimentos, una donación financiera es lo mejor", dijo.

Estamos literalmente gastando 10 [veces la cantidad normal], por lo que nuestro mayor pedido es si quieren ayudar a nuestro banco de alimentos, una donación financiera es lo mejor.
Derrick Chubbs, presidente y director ejecutivo del Banco Central de Alimentos de Texas

Los bancos de alimentos están preocupados por la escasez de comida durante el próximo año, ya que los programas estatales y federales de los que dependen llegan a su fin. Chubbs dijo que el Banco Central de Alimentos de Texas recibió el doble de la cantidad de alimentos que normalmente recibe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos este año y que la ayuda debe continuar o al menos disminuir lentamente.

"No queremos que eso sea pasajero", dijo Chubbs. "Incluso si regresaran a los niveles anteriores al COVID, necesitamos que lo hagan a un ritmo lento, no sólo que apaguen el interruptor. Necesitamos que nos apoyen y se den cuenta de que esto es un maratón. Esto no es una carrera corta".

Gutiérrez, de la Sociedad de San Vicente de Paúl, dijo que ella también está preocupada por poder tener suficiente dinero para mantener a las familias, especialmente cuando las moratorias de desalojo llegan a su fin.

"Hay tanta politiquería en este momento, que es muy frustrante para nosotros", dijo. "Vemos a la gente atada a la burocracia, que tiene bloqueos y obstáculos que no deberían estar ahí, y, en realidad, la gente no está tratando de aprovecharse. La gente sólo está tratando de sobrevivir".

Claire McInerny de KUT produjo el audio de esta historia en inglés.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Marisa Charpentier a mcharpentier@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @marisacharp.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content
  • Click here to read this story in English.Con tantos tejanos sin trabajo debido a las órdenes de quedarse en casa por el COVID-19, los bancos de alimentos…
  • Click here to read this story in English.Los niños de 11 códigos postales del centro de Texas corren un alto riesgo de inseguridad alimentaria debido al…
  • Click here to read this story in English.Patricia King, de 72 años, quiere ver una tienda de alimentos en su comunidad antes de morir.King ha vivido en…
  • Con el ánimo de mantener informada a la comunidad latina de Austin, KUT ofrece la versión en español de sus historias más importantes en temas clave como la pandemia del COVID-19 y sus efectos en la economía, educación, vivienda, transporte, el derecho al voto e inmigración. Tratamos de hacer estas traducciones rápidamente y publicarlas al mismo tiempo que las versiones en inglés pero en algunas circunstancias, particularmente cuando son noticias de última hora, nos toma un poco más de tiempo. Te agradecemos tu paciencia. También encontrarás historias de nuestros socios de Univision Austin. Los periodistas de ambas estaciones están colaborando para llevarle la mejor información. ¿Te gusta lo que ves aquí? ¡Ayúdanos a compartirlo con la comunidad! ¿Tienes sugerencias? Por favor envía un correo electrónico a nuestra directora, Teresa Frontado, a la dirección tfrontado@kut.org . Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.______________________________________________________________________KUT publishes professionally translated Spanish versions of stories that heavily impact the Latino communities in Central Texas, like the COVID-19 pandemic and its economic effect, education, housing, transportation, voting rights and immigration. Sometimes these stories will be published at the same time as the English versions; in breaking news situations, there might be a lag while translators work. We appreciate your patience. You'll also find stories from our news partner, Univision Austin. Journalists from both stations are working to bring our audiences the latest confirmed news. Do you like what you see here? Please help us share it with the community. Do you have suggestions? Please send an email to KUT's Executive Editor Teresa Frontado at tfrontado@kut.org . Funding for Spanish translations of select KUT news stories comes from Texas Mutual Insurance Company, providing Texas-based workers compensation insurance.