Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

La Realidad Acerca De Los Mitos Comunes Sobre La Vacuna Contra El COVID-19

Una dosis de la vacuna Moderna contra el COVID-19.
Michael Minasi
/
KUT
Una dosis de la vacuna Moderna contra el COVID-19 es preparada durante una clínica de vacunación en la Iglesia Cristo Rey el 24 de julio. Ilya Finkelstein, profesor asociado de biociencias moleculares en la Universidad de Texas en Austin, dice que no hay intervención médica más segura que una vacuna.

Read this story in English

Funcionarios de salud pública, científicos y proveedores de atención médica dicen que la mejor manera de detener la propagación del COVID-19 es vacunando a la mayor cantidad de personas lo antes posible.

Algunas personas ya se han vacunado. Otras nunca lo harán. Y algunos quizás han considerado vacunarse y simplemente no lo han hecho.

Para aquellos en esta última categoría, y las personas vacunadas que estén tratando de convencer a sus seres queridos de que se pongan la vacuna, datos simples y confiables les podrían ayudar a contrarrestar los rumores y los mitos que se han proliferado desde antes de que se aprobaran las vacunas.

Ilya Finkelstein es un profesor asociado de biociencias moleculares en la Universidad de Texas en Austin y está completamente vacunado contra el COVID-19. Finkelstein dijo que no hay intervención médica más segura que una vacuna y que se asegurará de que sus hijos, de 3 y 5 años, se vacunen tan pronto sean elegibles para hacerlo.

Finkelstein dijo entender el escepticismo que algunos tienen hacia la información sobre la vacuna contra el COVID-19, ya que “el público está observando la ciencia en tiempo real y eso significa que habrá información contradictoria, al igual que cambios en las pautas”.

Pero la ciencia detrás de la eficacia y la seguridad de las vacunas es firme, dijo Finkelstein, y está respaldada por tecnologías que han existido desde hace décadas.

Finkelstein habló con KUT para refutar algunos de los mitos más comunes sobre las vacunas y explicarle al público cómo es que funcionan.

Esta transcripción se ha editado ligeramente para mayor claridad:

KUT: A algunas personas les preocupa que las vacunas contra el COVID-19 se hayan desarrollado demasiado rápido. ¿Cuándo se desarrollaron las tecnologías utilizadas para crear estas vacunas?

Ilya Finkelstein: Las tecnologías centrales utilizadas para crear estas vacunas, especialmente las vacunas de ARN (o ácido ribonucleico), como lo son las vacunas Pfizer y Moderna, realmente han estado desarrollándose desde hace más de 20 años. Estas tecnologías son tecnologías de plataforma, lo que significa que pueden actualizarse rápidamente para trabajar con nuevos patógenos y nuevas vacunas. Por lo tanto, el rápido desarrollo de la vacuna contra el COVID-19 está realmente respaldado por décadas de trabajo fundamental y aplicado en los productos terapéuticos de ARN. Lo mismo ocurre con Johnson & Johnson. También es algo que se ha probado anteriormente para otros patógenos. Todas estas tecnologías han existido durante mucho tiempo y se han reestructurado rápidamente para la pandemia.

¿Puedes explicar brevemente cómo funcionan realmente las vacunas? ¿Cómo es que nos protegen de enfermarnos gravemente, ser hospitalizados o morir? 

El propósito de todas las vacunas es entrenar a nuestro sistema inmunológico a reconocer un agente extraño lo más rápido posible antes de que el virus tenga tiempo de replicarse y hacer que te enfermes. Entonces, su propósito es entrenar a tus células especializadas (las células B y las células T) para que así tu tengas anticuerpos circulando por tu cuerpo que te protegerán contra el virus.

Las vacunas que tienen autorización de uso de emergencia en los Estados Unidos, en particular Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, hacen lo mismo conceptualmente, aunque con tecnologías muy diferentes. Presentan a nuestro cuerpo una proteína del virus, llamada proteína pico, y presentan la forma especializada de esta proteína en un estado conocido como estado de perfusión. Y es crítico entrenar a nuestros anticuerpos a reconocer este estado. Por lo tanto, todas estas vacunas ayudan a nuestro cuerpo a crear anticuerpos y células T, que ayudan a reconocer el virus.

Dijiste que todas las vacunas exponen esa proteína a nuestros cuerpos, la proteína pico. Pero sé que una de las preocupaciones que la gente tiene, o que algunas personas han expresado acerca de la vacuna, es la posibilidad de contraer COVID-19 al recibir la vacuna. ¿Podrías responder a estas preocupaciones y decirnos si es cierto o no? 

Es absolutamente imposible. Estas vacunas introducen una proteína. El virus tiene muchas proteínas. Tiene un genoma. Nada de esto está presente en las vacunas. Es como decir que puedes tener un accidente automovilístico con tan solo tener una llanta en tu patio trasero. Simplemente no va a suceder. No hay coche. Es solo una llanta. Esta es una pequeña parte del virus. Y de hecho, estas vacunas se inyectan. Se introduce la proteína. Y en cuestión de semanas [la proteína] se borra completamente del sistema.

Hay tres vacunas en uso en los EE.UU.: (Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. ¿Son todas completamente seguras? 

Cientos de millones de personas han recibido estas vacunas. Las vacunas causan efectos secundarios. Todos hemos visto los efectos secundarios a corto plazo de algunas de estas vacunas, sobre todo Moderna, que tiene la dosis más alta de ARN. Estos pueden incluir escalofríos, fiebre en algunos casos, dolor articular sistémico, dolor localizado. Todos estos desaparecen en cuestión de uno o dos días.

Existe cierta preocupación por posibles coágulos de sangre con Johnson & Johnson. Esto es increíblemente raro (que ocurra). Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades han realizado muchos estudios. En las mujeres de 18 a 49 años, hay una probabilidad de siete en un millón de tener algún tipo de coágulo de sangre. Algunos de estos coágulos de sangre pueden ser peligrosos. Sin embargo, las vacunas son quizás, en general, la intervención médica más segura en la historia de la humanidad. Y estas vacunas resultan ser las más seguras entre todas las que existen.

Esa es una declaración muy fuerte. 

No hay intervención médica más segura que una vacuna.

Hablemos de los efectos secundarios por un minuto, especialmente porque al principio, cuando las personas se estaban vacunando por primera vez en diciembre y enero, escuchaban a amigos y familiares o veían publicaciones en las redes sociales sobre personas vacunadas que decían sentirse muy enfermas y tenían fiebre. ¿Qué ocurre en nuestros cuerpos? ¿Por qué tenemos efectos secundarios? Creo que algunas personas están asustadas por los efectos secundarios y creen que son una mala señal. 

Estos son los efectos secundarios que duran uno o dos días, no los coágulos de sangre que acabo de mencionar. Son bastante comunes. Pueden incluir dolores de cabeza, dolores corporales, escalofríos como mencionaste, a veces temperatura elevada. Todo esto significa que tu sistema inmunológico se está acelerando para reconocer un patógeno, en este caso, un patógeno que introducimos. Tu sistema inmunológico se está acelerando. Esta es una buena señal. Las cosas están funcionando correctamente.

A mí me pasó cuando recibí mi segunda dosis de la vacuna, [los síntomas] desaparecieron en un día o dos. Y eso también es perfectamente normal. Esto no es estar enfermo. Esto está acelerando tu sistema inmunológico. Y esa es la respuesta sistémica que quieres tener. Y si no tienes efectos secundarios, también está bien. Todo mundo es bastante diferente en la forma en que responden a las vacunas.

La falta de efectos secundarios no es mala señal. Eso no significa que la vacuna no esté cumpliendo su propósito. 

Correcto. Todos somos diferentes. Algunos tienen efectos secundarios. Otros no. Pero tener efectos secundarios no significa que te estás enfermando. Es biológicamente imposible.

Tú te has vacunado contra el COVID-19, al igual que yo. 

Tengo niños pequeños de 3 y 5 años. Muchos me preguntan si los voy a vacunar cuando sean elegibles. Y mi respuesta es, claro que sí.

 ¿Por qué dices claro que sí? ¿No tienes ninguna duda al respecto?

Absolutamente ninguna. Las vacunas reducen el riesgo de tener resultados adversos. Y no estoy hablando solo de terminar conectado a un ventilador, que es, por supuesto, horrible. Nadie quiere eso. Pero hay bastantes efectos secundarios a largo plazo que pueden surgir de COVID. Sí, los niños toleran COVID mucho mejor que los adultos. Las curvas de mortalidad lo confirman. No obstante, los efectos a largo plazo pueden ser bastante graves y muy desagradables. Por lo tanto, las vacunas ayudan a nuestro sistema inmunológico a reconocer el virus rápidamente y ayudan a reducir la posibilidad de tener efectos a largo plazo.

¿Es seguro que las mujeres embarazadas se vacunen contra el COVID-19?

Los CDC han estado investigando esto extensamente. Absolutamente. Y recuerda, estamos equilibrando los riesgos de la vacuna con los riesgos de contraer COVID. Pero en este momento, la variante delta es bastante formidable. La estamos rastreando aquí en Texas. Y, en última instancia, este es uno de los virus respiratorios más contagiosos que existen. Este virus no es una broma. Se esparcirá. Tener una vacuna protegerá a la madre y potencialmente al bebé.

Quiero tomar unos minutos para abordar algunos de los datos erróneos que están circulando sobre las vacunas contra el COVID-19. Hay muchos. Uno de estos es que la vacuna contiene metal y, por lo tanto, si recibes una vacuna, el metal está siendo inyectado a tu cuerpo. Probablemente hayas escuchado a la gente decir que los hace magnéticos. 

Esta información errónea puede venir en dos versiones. Una es la de la contaminación por mercurio, esa es una fuente potencial de metal. Esto no es verdad. No hay contaminación por mercurio. Se trata de una sustancia médica de calidad, altamente probada y con control de calidad. Hay personas que se dedican a realizar pruebas cuidadosamente en busca de contaminación por mercurio.

Otro dato erróneo es el de la contaminación por aluminio o alumbre. A veces, esto se usa como adyuvante. Un adyuvante es una sustancia que se agrega a la vacuna para estimular la respuesta del sistema inmunológico. Esta es una dosis minúscula. Se considera seguro y ha sido probado repetidamente en múltiples estudios como algo bastante seguro y efectivo. Y es mucho, mucho más baja que la dosis que ya consumimos a través de alimentos y exposición ambiental.

Hay personas que están convencidas o parecen creer que la vacuna inyecta algún tipo de microchip en nuestro sistema. ¿Puedes abordar eso?

La cobertura de mi celular no ha mejorado.

También hay personas que han mostrado preocupación y objeciones porque creen que la vacuna se desarrolló utilizando tejido fetal en la investigación. ¿Puedes hablar de eso? 

Eso es absolutamente falso. Y no entiendo ni siquiera la base de ese rumor.

La vacuna no afecta la fertilidad de una mujer, ¿correcto? No existe ningún tipo de impacto. 

No hay evidencia de que tenga algún impacto en la fertilidad de hombres o mujeres.

También debo mencionar que múltiples estudios han demostrado que las madres que amamantan pueden transmitir los anticuerpos generados a través de la vacunación a sus bebés. Esa es la única forma en la que los bebés pueden obtener anticuerpos, a menos que se enfermen o contraigan el virus. Al vacunarse, la mamá le proporciona un poco de inmunidad a su hijo a través de la leche si está amamantando.

Las personas escuchan sobre las vacunas y escuchan discusiones sobre su desarrollo y sobre cómo funcionan, y la ciencia puede resultar confusa para algunos. Creo que esto pudo haber contribuido al mito de que la vacuna de alguna manera ingresa a nuestro ADN y, de hecho, puede cambiar nuestro ADN, y nuestra composición. ¿Puedes abordar esto?

Hubo un manuscrito no revisado que ha sido desacreditado, y que es la base de este rumor. Esto es absolutamente falso. Este fue un estudio no arbitrado, si es que se puede llamar un estudio. Pero sobre todo, era información deficiente presentada con terminología científica, y frecuentemente, es de esta manera que este tipo de rumores comienzan. Toman prestado el lenguaje de la ciencia para presentar conceptos erróneos y verdades a medias que no tienen relación con la realidad pero que suenan plausibles porque están redactadas en lenguaje científico.

Si alguien ha tenido COVID-19 en el pasado, ¿todavía necesita recibir la vacuna?

Este es un punto muy importante. Es algo que ha sido estudiado una y otra vez, y si analizas los anticuerpos generados por la vacunación y aquellos generados por una infección natural, ambos generan anticuerpos. La infección natural genera una respuesta mucho más variable entre un individuo y otro. Las personas asintomáticas pueden tener niveles de anticuerpos mucho más bajos que las personas que muestran síntomas graves.

Pero eso no quiere decir que las personas con síntomas graves tengan inmunidad garantizada. Entonces, las personas que se vacunan, generalmente tienen niveles de anticuerpos inmunitarios muy altos. Es mucho menos variable a comparación de los que tienen una infección natural. Y de hecho, tener una infección natural y vacunarse después, aumenta tu inmunidad a un nivel muy alto, esencialmente te da una “superinmunidad” que rebasa la de aquellos que acaban de recibir la vacuna. Es una protección fuera de lo común.

Entonces, en todo caso, le diría a aquellos que han tenido COVID, que consideren recibir su primera dosis. Y luego la segunda dosis y la tercera, de acuerdo al régimen de Pfizer y Moderna. Esto te daría superinmunidad. Por lo tanto, le recomiendo a aquellos que han tenido COVID que se vacunen.

El público está observando la ciencia en tiempo real y eso significa que habrá información contradictoria y habrá cambios en las pautas. Y eso es absolutamente normal. De hecho, no quieres que los científicos tomen posturas dogmáticas basándose en información incompleta. A medida que llegue más información, nos ajustaremos. Posiblemente vamos a realizar mejoras en las formulaciones de las vacunas; posiblemente llegue un nuevo régimen de dosificación. La gente debería prestarle atención a esta información y esperar que cambie a medida que surjan mejores estudios.

¿Qué le dirías a las personas que por cualquier razón, no han recibido la vacuna? ¿Qué te gustaría decirles?

Las vacunas no son perfectas. Son tan solo una capa dentro de una serie de protecciones compuesta de varias capas. Proporcionan una capa muy fuerte de protección contra el COVID severo. Las mascarillas de tela o KN95 de alta calidad proporcionan una segunda capa adicional de protección. Juntas, estas capas de protección ayudan a reducir la posibilidad de una infección viral grave. Y realmente, esas son las mejores armas en nuestro arsebak en este momento. Ningún remedio es tan bueno como el de no enfermarse.

¿Tienes un tip noticioso que quieras compartir? Envíale un correo electrónico a Jennifer Stayton. También puedes seguirlo en Twitter en @JenStayton.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Traducido por Carola Guerrero De León.

Related Content