Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Los psíquicos antes controlaban las ondas radiales gracias a la frontera de Texas con México y un poco de magia

Alla-Rageh-Larry-Nelson-CROP.jpg
Courtesy of Diego Domingo
/
Larry Nelson (conocido por su nombre artístico "Alla Rageh") mira a través de una bola de cristal.

Un nuevo libro incluye detalles de cómo las estaciones de radio más prominentes de la frontera ayudaron a los ex actores de vodevil a llegar a un público más grande.

Del Texas Standard:

En las décadas de 1920 y 1930, algunos de los programas de radio más populares de los Estados Unidos incluían a psíquicos en su programación. Los más exitosos llegaron a ganar cientos de miles de dólares leyendo mentes y prediciendo el futuro de sus ansiosos radioescuchas.

El autor John Buescher, de Georgetown, se sumergió profundamente en esta parte de la historia en su libro “Radio Psychics: Mind Reading and Fortune Telling in American Broadcasting, 1920-1940”. Buescher le dijo a Texas Standard que muchos de estos programas se originaron en estaciones fronterizas conocidas como estaciones bláster, que estaban ubicadas en ambos lados de la frontera Texas-México para evitar cumplir con regulaciones.

Esta transcripción se ha editado ligeramente para mayor claridad. 

TEXAS STANDARD: ¿Por qué es que la radio llegó a ser un medio tan propicio para lo sobrenatural? 

John Buescher: Lo fue porque durante varias décadas hubo mucha especulación sobre la tecnología de la radio, incluso antes de que se lanzara la radio comercial, a principios de la década de 1920. Mucha gente veía la tecnología como una especie de fuerza mística invisible que eventualmente permitiría incluso cosas como la telepatía y la lectura mental universal.

Entonces, ¿quiénes eran estos psíquicos de la radio?

En realidad, estos eran en su mayoría hábiles magos de vodevil que comenzaron a hacer esto en escenarios, en vivo. Era un tipo de especialidad dentro del mundo de la magia que no involucra hacer trucos.

¿Por qué es que Texas se convirtió en la capital de los radio psíquicos?

A lo largo de los años 20 y principios de los 30, el gobierno federal hizo todo lo posible para sacar a estas personas del aire. Algunos empresarios, el Dr. John Brinkley, por un lado, y Normal Baker por el otro, decidieron, bueno, si no nos dejan salir al aire en Estados Unidos, simplemente bajaremos a la frontera y estableceremos enormes estaciones de radiodifusión allá abajo. Los estudios estarían en el lado de Texas y los transmisores estarían en el lado mexicano apuntando hacia el norte.

La estación más famosa estaba ubicada en Del Río, pero también había una en Eagle Pass, otra en Laredo, otra en McAllen, en El Paso y un par en Brownsville. Algunas de estas estaciones eran consideradas entre las más prominentes a nivel internacional. La estación en Del Rio, XERA, llegó a transmitir un millón de watts. Con eso, esencialmente, se podía transmitir en todo el continente.

Tu libro documenta la historia de unas pocas docenas de radio psíquicos. ¿Hay alguno que te llamó la atención en particular?

Hubo un par de psíquicos, marido y mujer, que transmitieron desde XERA. Uno se llamaba “Korán”, o al menos ese era su nombre artístico; su verdadero nombre era William Perry Taylor. Solía estar en XERA prácticamente todos los días y aceptaba cartas de personas e intentaba responderlas. Su esposa se llamaba “Rose Dawn”, al menos ese era su nombre artístico. Ella se especializaba en astrología. Él se especializaba simplemente en la lectura mental, y creo que podríamos decir que era como un consejero de cierta manera. Quizás puedas imaginarte a Ann Landers con música espeluznante detrás de ella. Hizo cientos de miles de dólares.

Él decía, bueno, envíen sus preguntas y las responderé gratuitamente. Pero, por supuesto, sólo alcanzaba a responder seis o siete preguntas durante su programa. Así que creo que para sacarle jugo, la mayoría de la gente le enviaba un dólar o dos. Pasó mucho tiempo en Texas. No era solo un visitante. Compraron una propiedad en Bandera. Se llamaba Mayan Dude Ranch. Koran se convenció a sí mismo sobre sus poderes psíquicos y creía que cualquiera podía desarrollarlos. Por alguna razón, muchos de estos psíquicos de la radio, que fueron apodados como grupo, “Los Spooks”, se jubilaron en Texas. Koran y Rose Dawn se jubilaron en San Antonio, junto con algunos otros. Texas fue realmente, como dijiste, la zona cero de todo este trabajo.

¿Por qué y cómo disminuyó la prevalencia de los radio psíquicos? 

Creo que desapareció por su modelo de negocio en sí, simplemente no se podía mantener una operación de un millón de vatios indefinidamente. Los propietarios de estas estaciones se metieron en problemas de distintas maneras y finalmente tuvieron que renunciar a las estaciones. Otra razón es, creo yo, que el acto en sí se volvió cada vez menos creíble. Pero no es algo que haya sido eliminado por completo. Cuando finalmente los echaron del aire, muchos de ellos regresaron y continuaron viajando, de gira ante audiencias en vivo.

¿Por qué te decidiste dedicar a la investigación de la contribución de los radio psíquicos a la historia de la radio y compartirla con los demás? 

Realmente es algo que los historiadores de la radio han descuidado. Era una gran parte de la vida cotidiana de la radio. Si uno encendía la radio, no había forma de evitar escuchar a una de estas personas. Más de 250 estaciones locales en los Estados Unidos estaban transmitiendo estos programas entre mediados de los años 20 y mediados de los años 30. Creo que los historiadores le tenían miedo al tema, o simplemente lo descartaron como una cosa extraña. Pero una de las cosas que muestra el libro es lo importante que fue esto, no solo como negocio en sí, sino para la creación de protocolos en la Comisión Federal de Comunicaciones (o FCC por sus siglas en inglés) con el fin de obtener poder regulatorio para expulsar a estas personas del aire.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Traducido por Carola Guerrero de León.