Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Corte Suprema permite a proveedores de abortos demandar contra la prohibición del procedimiento en Texas tras seis semanas de gestación, pero mantiene la ley en vigor

abortionaccess_GCP_091121
Gabriel C. Pérez
/
KUT
Ishia Lynette y Namdie Adams sostienen carteles en apoyo del acceso al aborto frente al Capitolio estatal tras la entrada en vigor de la nueva ley que restringe los abortos tras seis semanas de gestación.

Read this story in English.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó el viernes que los proveedores de abortos pueden continuar con sus desafíos legales a una ley de Texas que prohíbe los abortos a partir de las seis semanas de embarazo.

El tribunal también desestimó una demanda presentada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos que pretendía bloquear la ley, conocida como Proyecto de Ley 8 del Senado (SB8). El Departamento de Justicia argumentaba que violaba directamente Roe v. Wade, el precedente legal que legalizó el aborto en EE.UU. hasta las 24 semanas de embarazo.

"El Tribunal sostiene que los peticionarios pueden presentar una impugnación previa a la aplicación de la ley en un tribunal federal como medio para comprobar si la Ley 8 cumple con la Constitución Federal", escribió el tribunal. "También son posibles otras impugnaciones previas a la aplicación; hay un caso de este tipo en curso en un tribunal estatal en el que los demandantes han planteado reclamaciones constitucionales tanto federales como estatales contra la S. B. 8".

Amy Hagstrom Miller, presidenta y consejera delegada de Whole Woman's Health -la principal demandante en el caso- dijo en un comunicado que la decisión significa que hay "esperanza de acabar con esta horrible prohibición del aborto" que lleva ya más de 100 días en vigor.

"Las idas y venidas legales han sido insoportables para nuestros pacientes y desgarradoras para nuestro personal", dijo. "Hemos tenido que rechazar a cientos de pacientes desde que esta prohibición entró en vigor, y la negativa del Tribunal Supremo a bloquear la ley significa que la angustia no termina. Los tejanos se merecen una atención al aborto en sus propias comunidades".

Kimberlyn Schwartz, directora de medios y comunicación de Texas Right to Life, dijo en un comunicado que su grupo estaba "agradecido" de que el tribunal no se pusiera del lado del Departamento de Justicia de Estados Unidos y mantuviera la ley en vigor mientras avanzan los desafíos legales.

"Mientras seguimos luchando por esta política en los tribunales inferiores, Texas Right to Life celebra que la Ley de latidos del corazón de Texas seguirá salvando del aborto a entre 75 y 100 niños prematuros al día", dijo. "El éxito de nuestros esfuerzos se plasma en cada vida individual que se rescata".

La ley de Texas, en vigor desde el 1 de septiembre, es la prohibición más estricta del país.

A pesar de que entra en conflicto con el caso Roe v. Wade, Texas ha podido mantener la SB 1 en vigor gracias a su mecanismo de aplicación. En lugar de que los organismos estatales apliquen la prohibición, los legisladores la redactaron para que la apliquen los ciudadanos particulares.

Cualquiera, incluso personas de fuera de Texas, puede demandar a quien proporcione un aborto a alguien que haya superado el límite de las seis semanas. También pueden demandar a cualquiera que ayude a alguien a abortar, lo que podría incluir a familiares, consejeros e incluso conductores de vehículos compartidos.

El Departamento de Justicia dijo en un comunicado el viernes que la ley estaba "específicamente diseñada para privar a los estadounidenses de sus derechos constitucionales mientras evitan la revisión judicial."

"El departamento continuará nuestros esfuerzos en los tribunales inferiores para proteger los derechos de las mujeres y defender la Constitución", dijo el portavoz del DOJ Anthony Coley.

La configuración de la ley, que un juez federal describió como un "esquema", ha dificultado que los proveedores de servicios de aborto y otras personas sepan cómo demandar para detener la ley.

Como resultado, las clínicas de todo el estado han estado rechazando a cientos de pacientes que buscan abortar; muchas personas no se dan cuenta de que están embarazadas hasta después de seis semanas de embarazo.

En su opinión, la jueza Sonia Sotomayor escribió que desde que entró en vigor la SB 8 "la ley ha amenazado a los proveedores de servicios de aborto con la perspectiva de demandas esencialmente ilimitadas por daños y perjuicios" presentadas por "cazadores de recompensas" de todo el país.

"El efecto de enfriamiento ha sido casi total, privando a las mujeres embarazadas en Texas de prácticamente toda oportunidad de buscar atención al aborto dentro de su Estado de origen después de su sexta semana de embarazo", escribió.

Según un estudio reciente del Proyecto de Evaluación de la Política de Texas, de la Universidad de Austin, en septiembre -el primer mes de vigencia de la ley- se practicaron casi un 50% menos de abortos en Texas que hace un año.

Marva Sadler, directora senior de servicios críticos de Whole Woman's Health, dijo a KUT esta semana que las cuatro clínicas que opera su grupo han estado atendiendo alrededor del 30% de su número habitual de pacientes.

Dijo que ya ha habido ramificaciones financieras.

"Estamos perdiendo personal, estamos perdiendo proveedores, estamos perdiendo pacientes", dijo Sadler. "Sin duda, estamos viendo el daño que supone".

El mayor impacto, sin embargo, será en las personas que se ven obligadas a continuar un embarazo, dijo Sadler, porque no tenían los medios o recursos para salir del estado para conseguir un aborto.

"En nueve meses habrá muchos embarazos no deseados que llegarán a término", dijo. "Me pregunto cuál es la preparación y los planes para la plétora de niños que nacerán en los próximos 9 a 10 meses que no son deseados, no recibirán los recursos - y tendrán padres que no cuentan con los recursos financieros, mentales o físicos para cuidar de ellos."

En su opinion, el juez principal de la corte John Robert escribió que "Texas estaba equivocada" en argumentar que las organizaciones no pueden demandar para prevenir la aplicación de la ley - y que los demandantes deben poder cuestionarla ante las cortes ahora.

"Dado el efecto gélido que ha tenido esta ley estatal, la corte de distritio debería resolver este litigio e introducir los remedios apropiados sin más demoras," escribió.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content