Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Los “condados santuario" para indocumentados tuvieron un descenso en los índices de criminalidad, según un estudio

People hold a sign that says "Sanctuary for all!" in Spanish and English.
Gabriel C. Pérez
/
KUT
Manifestantes sostienen una pancarta y corean durante una protesta por la Ley 4 del Senado en la oficina del gobernador en 2017. La legislación penaliza a las ciudades que protegen a los residentes indocumentados.

Read this story in English

Los condados que adoptaron ciertas políticas como santuario relacionadas con los inmigrantes indocumentados en torno a 2014 experimentaron un descenso de los delitos contra la propiedad y los violentos, según un nuevo estudio de un investigador de la Universidad de Texas (UT) en Austin.

En 2013, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos puso en marcha el programa "Comunidades Seguras" para notificar al Centro de Apoyo a la Aplicación de la Ley del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) cuando a una persona a la que se le tomaran las huellas dactilares por parte de las fuerzas del orden locales coincidiera con la información biométrica de alguien que pudiera ser deportado.

Los condados que no cooperaban con las exigencias de ICE para detener a los inmigrantes indocumentados ni notificaban a la agencia al ponerlos en libertad fueron considerados como "condados santuario" en un trabajo de Marta Ascherio, doctora en sociología por la UT de Austin.

Ascherio analizó los datos demográficos y de criminalidad de 2013 a 2016 en 3,105 condados de Estados Unidos. Eso es aproximadamente el 99% de todos los condados del país, excluyendo los de Alaska, Hawái y Puerto Rico. Su estudio fue publicado en la revista Social Science Research.

El número de condados santuario pasó de dos en 2013 a 123 en 2016. Ascherio dijo que ninguno estaba en Texas. (El estado aprobaría más tarde una ley que penalizaba a las jurisdicciones que no cumplían con las peticiones de ICE para detener a los inmigrantes indocumentados).

Además de un descenso de la delincuencia en los condados santuario en comparación con los que no tienen estas políticas, la investigación de Ascherio también encontró una correlación entre los delitos contra la propiedad y la demografía del condado.

Las comunidades con una mayor proporción de latinos nacidos en el extranjero tenían tasas de criminalidad más bajas en comparación con los condados no santuario. Lo mismo ocurría en las comunidades con una alta proporción de latinos nacidos en el país.

"Entre los investigadores, cada vez se percibe más la idea de que las políticas de inmigración punitivas se extienden a las personas que no son inmigrantes", dijo Ascherio.

Mientras que otros estudios han demostrado que las políticas de inmigración punitivas tienen un impacto negativo en las personas que no son inmigrantes, dijo que su investigación muestra que las políticas favorables a los inmigrantes pueden afectar a los no inmigrantes de manera positiva, algo que no suele incluirse en los debates sobre la política de inmigración.

Ascherio dijo que sospecha que las prácticas de santuario ayudan a disminuir la delincuencia al desmantelar los sistemas racializados que marginan a los inmigrantes y a la gente de color, aunque no tiene datos para demostrarlo.