Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

El caso de la exaltación de Freddy Fender como primer miembro hispano del Salón de la Fama de la Música Country

fender.jpg
Kristen Cabrera
/
Texas Standard

Read this story in English

El legado de Freddy Fender en la música country ha resistido la prueba del tiempo durante generaciones. Sus raíces tejanas y su herencia mexicano-estadounidense son las que convirtieron a Fender, nacido Baldemar Huerta en el Valle del Río Grande, en uno de los primeros rockeros hispanos en encabezar las listas de éxitos latinoamericanas a finales de la década de 1950.

El Salón de la Fama de la Música Country, creado en 1961, cuenta actualmente con 146 miembros. En el año 2000, el gran Charlie Pride se convirtió en el primer afroamericano en ser incluido. Pero hasta la fecha no hay ningún miembro hispano. Veronique Medrano, cantante y archivista de música tejana, dice que eso es un gran olvido y escribió para la plataforma Wide Open Country sobre por qué Fender sería el candidato perfecto. Escucha la entrevista o lee la siguiente transcripción.

Esta transcripción ha sido editada ligeramente para mayor claridad:

Texas Standard: Ha escrito: "Freddy Fender era realmente la encarnación del sueño americano, un trabajador inmigrante que venía de un pequeño pueblo y trabajaba duro para construirse un nombre y mantener a su familia". Antes de ser Freddy Fender, era "El Bebop Kid", ¿verdad?

Veronique Medrano: Sí. Esa fue la primera grabación que hizo para un sello discográfico de México o más bien de la zona fronteriza. Lanzó música bajo "El Bebop Kid" literalmente meses antes del ascenso de Ritchie Valens. Así que al mismo tiempo que ambas personas se hacen grandes en la era del bebop, para el público latinoamericano él era grande en Sudamérica, era grande en México, pero no era grande en los Estados Unidos. Así que lanzó una versión de canciones de Elvis Presley. Había hecho una versión en español de "Don't Be Cruel". Y esa fue la canción que literalmente llegó al número 1 en las listas de América Latina.

Pero me pregunto si habría sido tan grande como llegó a ser de no haber cambiado finalmente su nombre por el de Freddy Fender, como lo conocía la mayoría de la gente.

Diré que, debido a la época, el hecho de que se cambiara a Freddy Fender después de su éxito en Latinoamérica fue realmente revelador, porque durante esa época... tener un apellido hispano no era algo que realmente te hiciera llegar a ese público. Tenías que tener una persona americanizada.

Si miras hacia atrás en las listas de música country, alrededor de 1975, estamos hablando de canciones como "Secret Love" (Amor Secreto); 'You'll Lose a Good Thing" (Perdiste Algo Bueno), la vieja canción de Barbara Lynn; "Wasted Days and Wasted Nights" (Días Perdido, Noches Perdidas) - todas ellas alcanzaron el número 1 en la lista de Billboard country. Eso es enorme. Quiero decir, ¿cuántas personas pueden hacer ese tipo de afirmación?

Muy pocos. Y él no estaba en, como, un gran sello discográfico. No estamos hablando de los grandes sellos de, como Sony y Capitol y los nombres que la gente reconoció para el momento. Para él ser capaz de hacer esto y no ser de Nashville, eso es algo enorme para pensar también. Para él, fue, ya sabes, "Quiero representar lo que soy". Y lo hizo muy bien.

Pero requirió un sacrificio. Se requiere el sacrificio de su nombre. Pero cuando piensas en el legado que dejó y en el hecho de que hacia el final de su carrera pudo ganar un Grammy con su nombre, las Baladas de Baldemar Huerta, y ganar un Grammy en ese sentido, hacia el final de su carrera, es casi como un momento de círculo completo. Y si miras las seis décadas -son 60 años de música activa- y, ya sabes, el mínimo para el Salón de la Fama de la Música Country es, si no me equivoco, unos 25 o 30. Es tan lamentable que ni siquiera el trabajo, ni los Grammys, ni los temas que figuran en el Billboard.

Has tocado un montón de factores importantes allí. Uno de ellos es la falta de conexión con Nashville. Claro, tenía algunos grandes músicos de sesión que tocaban en algunas de sus canciones, pero era un tejano y se identificaba realmente con el Tex-Mex, ciertamente más tarde en su carrera, cuando formó parte de los Texas Tornados con Flaco Jiménez y Augie Meyers y Doug Sahm - es decir, un supergrupo Tex-Mex, si es que alguna vez hubo uno. Además, tiene el hecho de que no empezó en una de estas grandes discográficas. Así que me pregunto hasta qué punto la industria ha sido partícipe de la forma en que se ha dejado de lado su legado, sobre todo cuando se trata de una figura que ha logrado tanto como Freddy Fender.

Exactamente. Y es la pregunta que tengo. Es la razón por la que escribí lo que escribí. Y me emociona pensar en el hecho de que dos años antes de su muerte, él estuvo tratando de responder por sí mismo, hizo campaña para ser exaltado (al Salón de la Fama), y nunca sucedió. Han pasado 17 años. Y sin embargo, aquí estamos sin uno, ni Johnny Rodríguez, ni Linda Ronstadt, ni Rick Treviño, ni Freddy Fender. Nadie de la comunidad hispana ha sido reconocido por el Salón de la Fama de la Música Country, y no hay ninguna respuesta por su parte ni por qué.

Tengo que decir que me ha conmovido el hecho de que te hayas emocionado tanto con esto. Parece que esto es personal para ti.

Ves a alguien que se parece a ti, ves a alguien que hace música como tú -música country bilingüe- y ves lo poco que se reconoce. Es como, ¿sabes qué? Deberíamos ser reconocidos. Todos nosotros, cada persona desde Freddy Fender hasta Linda y Rick Treviño. Quiero decir, Dios mío, él fue parte de dos supergrupos, me di cuenta, [también] "Los Super Seven", actuó con Dolly Parton en su programa de televisión. Quiero decir, hay tanto que se puede decir sobre Freddy que simplemente no se puede condensar en una cantidad muy corta de tiempo. Pero cuando ves eso, parece una locura que no forme parte de esa élite de la música que parece obvio que debería ser.