Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations
Streaming troubles? We've made changes. Please click here on kut.org/streams for more information.

La ley antiaborto de Texas preocupa a médicos especialistas en fertilidad y a pacientes

El Dr. Kaylen Silverberg es el director médico del Centro de Fertilidad de Texas, en Austin. Al igual que otros médicos de Texas, está teniendo que averiguar qué impacto tendrán las leyes estatales sobre el aborto en los tratamientos de fertilidad.
Patricia Lim
/
KUT
El Dr. Kaylen Silverberg es el director médico del Centro de Fertilidad de Texas, en Austin. Al igual que otros médicos de Texas, está teniendo que averiguar qué impacto tendrán las leyes estatales sobre el aborto en los tratamientos de fertilidad.

Read this story in English

En el Centro de Fertilidad de Texas, en Austin, el Dr. Kaylen Silverberg, director médico y especialista en fertilidad, lleva décadas ayudando a las personas a tener bebés. Está acostumbrado a asesorar a sus pacientes sobre las mejores opciones para lograr un embarazo, pero estos días también tiene que navegar por el impacto que la prohibición del aborto en Texas tendrá en su práctica.

"Ahora tienes que levantar el teléfono, tener a tu abogado en marcación rápida y decir: 'Oye, ¿qué hacemos con esto? ¿Qué hacemos con esto?", dijo Silverberg.

La ley 1280de la Cámara de Representantes de Texas prohibirá básicamente todos los abortos en Texas, excepto en el caso extremo de salvar la vida de la madre o una función corporal importante que se vea en riesgo "grave" por el embarazo. La ley, conocida como ley "gatillo", se aprobó el año pasado con la intención de que entrara en vigor si se anulaba el caso Roe v. Wade, que legalizó los abortos en todo el país en 1973. Eso ocurrió el 24 de junio, dando a Texas el derecho a promulgar sus propias leyes sobre el aborto. Se espera que la ley conocida coo HB 1280 entre en vigor a finales de mes. Sin embargo, hay muchas partes de esta ley que siguen siendo vagas para los médicos, incluyendo si afectará a los tratamientos de fertilidad.

Con el procedimiento de fecundación in vitro, o IVF por sus siglas en inglés, la fertilización se produce en un laboratorio mediante la combinación de esperma y óvulos para crear embriones. El objetivo es transferir un embrión sano al útero de la mujer.

Algunos expertos jurídicos interpretan que el lenguaje de la ley HB 1280 significa que la vida comienza en la fecundación. Esto plantea la pregunta: ¿un embrión de laboratorio tiene el mismo peso que un embrión creado en el útero, a ojos de los legisladores de Texas?

Raquel Erlandson y su marido Michael se encuentran entre los pacientes de Silverberg que se preguntan qué opciones tendrán con sus embriones congelados. Llevan bastante tiempo intentando quedar embarazados y estaban entusiasmados después de que la extracción de óvulos y esperma diera como resultado embriones viables para congelar y utilizar posteriormente. Pero Erlandson dice que es imposible utilizar todos los embriones y tener cuatro bebés. Le preocupa que la próxima ley del aborto de Texas le impida descartar algunos.

"Que te digan que tienes que tener 20 hijos porque tienes 20 embriones es ridículo", dice Erlandson. "Y que luego te digan que tienes que llevar a término algo que sabes que no va a ser sano ni va a tener calidad de vida, tampoco es justo".

En el “marcado rápido" de Silverberg está Susan Crockin, experta en derecho de la medicina de fertilidad y profesora adjunta del Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown. Crockin dice que la ley es vaga, pero que probablemente no se aplicará a los embriones creados en un laboratorio.

"Aunque la ley sólo parece referirse al aborto que pone fin a los embarazos en el cuerpo de la mujer, también habla en términos de que la vida comienza en la fecundación", dijo Crockin a KUT. "No creo que la gente se equivoque al pensar que son vulnerables, pero no hay nada en la ley de Texas que yo vea que aborde explícitamente los embriones fuera del cuerpo, por lo que creo que una conclusión razonable es que estas leyes, por mucho que cambien el panorama, pueden no aplicarse a los embriones de IVF".

La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva está de acuerdo.

"El estatuto no parece ser aplicable a la IVF y a los servicios de medicina reproductiva antes de la implantación de los embriones", escribió la organización en su sitio web.

Entender la ley del aborto no sólo es importante para que los médicos den a sus pacientes opciones legales, sino también para protegerse a sí mismos. La violación a la ley HB 1280 puede dar lugar a que un médico sea acusado de un delito grave de primer o segundo grado, una multa mínima de 100,000 dólares y la pérdida de su licencia médica.

Crockin sugiere que si los médicos quieren ser más precavidos, deberían considerar la posibilidad de congelar el esperma y los óvulos por separado o almacenar los embriones en un estado sin lees que restrinjan el aborto.

Casualmente, esto último es lo que ya hace el Texas Fertility Center, donde ejerce Silverberg.

"Para nosotros es fácil porque nuestros embriones se almacenan en Las Vegas, así que si una pareja quiere descartar embriones, levantan el teléfono y llaman a Las Vegas y los embriones se descartan", dijo. "Creemos que esos embriones no están sujetos a la ley de Texas".

Dr. Kaylen Silverberg holding an ultrasound transducer at Texas Fertility Center.
Patricia Lim
/
KUT
Silverberg sostiene un transductor de ultrasonidos en el Centro de Fertilidad de Texas.

Pero muchas clínicas de fertilidad de Texas almacenan sus embriones en Texas. La Dra. Christine Mansfield, directora médica de Aspire Fertility en Austin y Dallas, dijo que no cree que enviar los embriones de sus pacientes fuera de Texas sea necesario en este momento. Mansfield dijo que se sentiría cómoda desechando embriones congelados.

"Estas leyes no abordan específicamente la disposición de un embrión fuera del útero, por lo que, a su vez, descartar un embrión en crioconservación no constituye un aborto prohibido o una interrupción del embarazo y no está restringido o limitado bajo la legislación actual", dijo Mansfield.

Lo que está "fuera de discusión" para todos los médicos de fertilidad con las leyes de aborto de Texas, dijo Crockin, es la reducción selectiva. Esta es la práctica de eliminar los embarazos múltiples que a veces, aunque raramente, pueden resultar de los tratamientos de fertilidad. La medicación para la fertilidad combinada con un procedimiento llamado inseminación intrauterina, o IUI por sus siglas en inglés, en el que se introduce esperma activo en el útero de la mujer, conlleva el mayor riesgo de embarazos múltiples, ya que en el momento del procedimiento la mujer podría tener múltiples óvulos. El riesgo de embarazos múltiples es poco frecuente con la IVF, ya que sólo se introduce un embrión cada vez.

"Sólo tratamos de traer una vida a este mundo, una vida sana, y algunas de estas leyes están dificultando la navegación por esas aguas y el saber qué vamos a poder hacer".
Raquel Erlandson, paciente del Centro de Fertilidad de Texas

Según la ley HB 1280, si una mujer tiene un embarazo múltiple o si se detecta una anomalía grave en las pruebas de detección temprana del embarazo, no podrá interrumpirlo en Texas.

"Bueno, en el estado de Texas, según estas leyes que están en vigor y que se preparan que entren entrar en vigor, están de mala suerte", dijo Silverberg. "Tienen que recoger sus cosas y salir físicamente del estado para interrumpir ese embarazo".

Erlandson y su marido nunca imaginaron que tendrían que preocuparse por lo que es o no es legal al intentar tener un bebé.

"Sólo estamos tratando de traer una vida a este mundo, una vida sana, y algunas de estas leyes están dificultando la navegación por esas aguas y el saber lo que vamos a ser capaces de hacer", dijo Erlandson.

El viaje de Erlandson comenzó con una operación de tabique uterino y una ronda de IVF que fracasó. Después, ella y su marido quedaron embarazados de forma natural. Como esta vez no se transfirió ningún embrión y no se comprobó genéticamente si había anomalías, está en el mismo barco que otras mujeres que no utilizan tratamientos de fertilidad. Tienen que esperar hasta 11 semanas antes de que las pruebas puedan detectar anomalías graves en el bebé en desarrollo.

Erlandson espera lo mejor, pero sigue preguntándose: "¿Qué significa esto para nosotros? ¿Nos vamos a ver obligados a seguir adelante y a llevarlo a término si no es sano? Eso es absolutamente aterrador".

Muchos médicos comparten la misma preocupación y argumentan que hay razones médicas para interrumpir un embarazo.

"Si alguien tiene un bebé con anomalías graves, el virus del Zika o la anencefalia asociada a una muerte temprana, ¿es aceptable interrumpir ese embarazo o hay que llevar ese bebé a término, verlo morir y hacerle un funeral?", dijo el doctor Samuel Chantilis, endocrinólogo reproductivo y especialista en fertilidad de Dallas. "(La ley H 1280) ni siquiera hace una excepción para esto".

El primer hijo de Raquel y Michael Erlandson nacerá en febrero. El miedo a un embarazo anormal con opciones restringidas está, por desgracia, ensombreciendo lo que normalmente es un momento de celebración.

"Te sientes como si te castigaran en cierto modo sólo por intentar tener una familia y hacer algo que debería darte alegría", dijo Erlandson. "Y se siente como si hubiera un montón de estrés añadido sin ninguna razón necesaria".

Nota: Para saber cómo respondería el fiscal general de Texas, Ken Paxton, a las preocupaciones que médicos y pacientes nos expresaron durante este reportaje, KUT solicitó una entrevista o una declaración y no recibió respuesta.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Seema Mathur is the health reporter for KUT. Got a tip? Email her at smathur@kut.org. Follow her on Twitter @SeemaGVP.
Related Content