Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Los residentes de Austin pasan un último Halloween con Lucy in Disguise en South Congress

Dos personas están atras de un mostrador mientras otra persona para por enfrente. Atras de ellos hay repisas con mascaras y otras cosas.
Michael Minasi
/
KUT
El gerente de la tienda, Jerry Durham, a la derecha, describe Lucy in Disguise with Diamonds como el armario de la "tía más genial que tienes."

Read this story in English

Un Pikachu gigante. La cabeza de todas las Tortugas Ninja. Los cuatro uniformes de Sgt. Pepper. Una caja de bigotes de fantasía. Una caja de pestañas brillantes.

Durante las últimas cuatro décadas, ha habido un lugar en Austin donde la gente podía encontrar todas estas rarezas: Lucy in Disguise with Diamonds, o Lucy disfrazada con diamantes en español.

"Lo describiría como una especie de tía más cool que tienes: es su closet," dice Jerry Durham, gerente de la icónica tienda en South Congress. "Y además le gusta mucho Halloween."

La tienda de disfraces, que abría todo el año, ofrece desde disfraces de superhéroes y de Disney hasta ropa vintage y piezas únicas hechas a medida. Los compradores buscan en el colorido laberinto de tafetán, lentejuelas y pieles sintéticas por todo tipo de motivos: cumpleaños, fiestas de misterio, actuaciones en un escenario y, por supuesto, Halloween.

Pero este Octubre, el ambiente en Lucy in Disguise es agridulce. Una gran pancarta sobre la entrada informa de que la tienda cerrará a finales de año. Cuando pasan grupos de personas, señalan con el dedo y dicen algo así como: "¿Escuchaste que Lucy va a cerrar? Qué pena." En el interior, los clientes miran los estantes con la esperanza de comprar un último disfraz de Halloween antes de que la tienda cierre definitivamente.

lucyscloses2_MM_102722
Michael Minasi
/
KUT
Durham afirma que varios factores han llevado a la decisión de cerrar la tienda icónica, entre ellos el cierre de proveedores a causa de la pandemia y la dificultad para estacionarse en South Congress.

Ahora bien, la historia detrás de este cierre no encaja en la narrativa cada vez más común de Austin de "el alquiler es demasiado alto." La propietaria y fundadora de la tienda, Jenna Radtke, es la dueña del edificio. Hubo una serie de factores que llevaron a la decisión de cerrar y vender el espacio, dice Durham. Por un lado, muchas de las empresas de disfraces en las que se basaba la tienda quebraron durante la pandemia.

"Parece que va a ser aún más difícil conseguir estos artículos únicos y aún más difícil evitar que la tienda empiece a parecer un Spirit Halloween," dice Durham, refiriéndose a la cadena de disfraces de temporada. "Nunca quisimos que esto fuera sólo una tienda llena de los mismos disfraces empaquetados que puedes comprar en cualquier sitio. Queríamos que fuera algo más allá de eso, y eso se ha vuelto cada vez más difícil en los últimos años.”

Masks on shelves and other items on the wall at Lucy's.
Michael Minasi
/
KUT
El stock de disfraces está empezando a agotarse. Ahora todo el inventario está a la venta; los clientes ya no pueden alquilar artículos.

También señala que South Congress está cambiando. Estacionarse se ha vuelto más difícil, y la tienda prevé que sólo empeorará a medida que Austin construya su transporte público en los próximos años, incluyendo una posible línea de tren ligero por la calle popular.

"Nos parece muy difícil imaginarnos que podamos mantener el negocio con todo eso," el dice. "Si alguien viene y alquila, por ejemplo, una de nuestras mascotas Pikachu gigantes, pero no puede venir en auto porque ya no hay lugar para estacionar aquí, ¿va a llevar esa cosa en el tren? ¿Qué van a hacer en ese momento? Así que hay un montón de retos diferentes como ese.”

Durham dice que la tienda prefiere cerrar sus puertas mientras "las cosas sigan bien, que esperar y luchar por nuestra salida." Para muchos, sin embargo, el cierre se siente como la pérdida de una institución de Austin.

Unos días antes de Halloween, Tara Morris, nacida y criada en Austin, llevó a sus dos hijos pequeños a elegir un disfraz. La tienda abrió el mismo año en que Morris nació, así que ha estado allí desde que ella puede recordar.

"Ha sido un punto de referencia en Austin durante mucho tiempo, y es muy triste verla desaparecer," ella dice. "Para mí, Lucy es una tradición de Austin tanto como ir al Zilker Tree."

A child looks at masks on a shelf while his mother watches.
Michael Minasi
/
KUT
Tara Morris sostiene a su hijo Scout, de 2 años, mientras Sonny, de 7, busca entre una pila de cascos su disfraz de Halloween en Lucy in Disguise with Diamonds.

Hacía varios años que no visitaba la tienda debido a la pandemia, pero quería llevar a sus hijos allí para este último Halloween. Sonny, de siete años, quería un disfraz de caballero haciendo juego con el de su hermano pequeño Scout. No tardó en encontrar el perfecto – pero no es de extrañar.

"Creo que la historia de Lucy siempre ha sido: Sabes que tenemos de todo," dice la gerente de la tienda, Emily Hicks. "Y siempre tenemos un personal de estilismo tan creativo que podemos tomar piezas que quizás el cliente nunca hubiera pensado y luego crear el look que busca."

Sin embargo, hoy en día el stock de disfraces empieza a escasear. En una publicación en las redes sociales en Agosto, en la que se anunciaba el inminente cierre, la tienda dijo que los disfraces, que normalmente se pueden alquilar o comprar, sólo estarían disponibles para la compra desde ese entonces. El mensaje hizo que una bandada de clientes regulares acudieran a la tienda para escoger una pieza de Lucy's antes de que se agotaran.

"Normalmente, Agosto es un mes bastante tranquilo para nosotros, pero este año ha sido una locura," dice Durham. "Creo que subestimamos un poco la rapidez con la que la gente actuaría para tratar de conseguir piezas y comprarlas."

Owen y Jodi Egerton formaban parte de ese rebaño. La pareja lleva décadas acudiendo a Lucy: por diversión y por trabajo. Owen es uno de los responsables de los espectáculos de Master Pancake Theater en Alamo Drafthouse, y Jodi trabaja en Typewriter Rodeo. Ambos han confiado en Lucy a lo largo de los años para los disfraces de sus respectivos eventos. Y, en lugar de ir a tomar un helado o ir a la juguetería, invitaban a sus dos hijos a ir a Lucy mientras crecían.

Cuando la pareja se enteró de que la tienda iba a cerrar, peregrinaron hasta allí con sus ahora adolescentes. Pensaron que se llevarían un recuerdo, una máscara o unas gafas de sol. Pero en lugar de eso, ocurrió lo que suele ocurrir dentro de Lucy in Disguise: vas con una idea de lo que quieres, pero luego te inspiras y te vas con algo totalmente diferente.

"Vimos colgados del techo cuatro disfraces de Fraggle de tamaño natural," recuerda Owen entre risas. "Y supimos qué compra íbamos a hacer ese día."

Salieron de la tienda con los coloridos trajes de los Muppets.

Jodi dice que le entristece pensar que la tienda ya no esté allí, pero al mismo tiempo, el cierre le parece un poco inevitable, ya que Austin sigue evolucionando.

“No es muy sorprendente, supongo," ella dice, "pero sí parece que lo que acabe en ese espacio va a tener una magia bastante salvaje y energética impregnada en las paredes, porque en ese edificio han pasado muchas cosas maravillosas."

Al haber trabajado en Lucy los últimos 13 años, Durham ha visto mucha de esa magia de cerca. Hace unos cuantos Halloweens, estaba trabajando en la tienda disfrazado de Ginger Spice cuando una mujer con acento británico se le acercó y le preguntó si podía hacerle una foto. Él le dijo que sí. Tardó unos instantes en darse cuenta de que la mujer era Geri Halliwell, la mismísima Ginger Spice.

"Casualmente estaba en la tienda el día de Halloween mientras yo llevaba el vestido que ella hizo icónico," el dice.

Three people pose on the sidewalk outside a store wearing Muppet heads.
Courtesy of the Egertons
Owen Egerton (a la izquierda) posa con sus hijos Arden y Willow disfrazados de Fraggle Rock en el exterior de Lucy Disfrazada con Diamantes.

Owen Egerton (a la izquierda) posa con sus hijos Arden y Willow disfrazados de Fraggle Rock en el exterior de Lucy Disfrazada con Diamantes.

Durham dice que el cierre de la tienda aún no lo ha asimilado del todo. Dice que echará de menos el local, que durante mucho tiempo ha sido un espacio seguro para vestirse y ser percibido como se quiere. Pero no quiere que la gente vea el cierre de la tienda como una señal de que Austin ha perdido su rareza.

"En última instancia, es la gente de aquí la que nos ha mantenido en el negocio durante todo este tiempo, y es la creatividad de la comunidad y el deseo de la comunidad de tener un aspecto increíble mientras están de fiesta lo que nos ha mantenido vivos," el dice.

Durham dice que espera que la gente mantenga esa creatividad.

"No queremos que nadie piense que, con el cierre de Lucy, se acabó, ya no quiero estar aquí. Ya no puedo dejar ondear mi bandera friki'," el dice. "Encuentra una manera de mantener tu bandera friki ondeando. Toma las lecciones de color y todo lo que [has] aprendido de Lucy y llévalo al mundo."

Traducido por Maria Arce

Marisa Charpentier is KUT's assistant digital editor. Got a tip? Email her at mcharpentier@kut.org. Follow her on Twitter @marisacharp.
Related Content