Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Medicaid cubre la mitad de los nacimientos en Texas. Encontrar buena asistencia de salud puede ser una pesadilla.

a woman touching a pregnant person's belly.
Yfat Yossifor
/
KERA
Becky Hines, partera de Dallas Birth, siente al bebé durante un chequeo prenatal el lunes 6 de febrero de 2023, en Dallas.

Read this story in English 

Victoria Ferrell Ortiz recuerda su primera experiencia en el hospital después de quedar embarazada en 2017. Tenía fuertes náuseas, a veces no podía retener la comida durante días. Ella y su pareja fueron a que se la revisaran, pero algo no encajaba.

"Fue una experiencia terrible tumbarme en la cama del hospital", cuenta Ferrell Ortiz. "Por alguna razón me dolía mucho la espalda. En general, era incómoda, poco acogedora y parecía un espacio que no estaba hecho para mí".

pregnancy medicaid - KERA
Yfat Yossifor
/
KERA
Victoria Ferrell Ortiz, madre usuaria de Medicaid, el jueves 26 de enero de 2023, en la estación KERA.

La residente de Oak Cliff estaba terminando un trabajo en una organización sin ánimo de lucro, que le ofrecía un pequeño estipendio pero sin seguro médico. Solicitó Medicaid cuando se enteró de que estaba embarazada, en junio de 2017. Estaba orgullosa de pertenecer a barrios predominantemente hispanos y latinos del oeste de Dallas, y quería que su hijo naciera en Oak Cliff. Pero cuando empezó a buscar opciones, las clínicas locales tenían el mismo aire poco acogedor que el hospital.

"Esa experiencia me ayudó a darme cuenta de que quería algo diferente para cuando diera a luz a mi hijo", dijo Ferrell Ortiz. "Y empecé a investigar las distintas vías que tenía. Pero tuve que hacer esa investigación".

Según dijo, pasó horas llamando a la línea directa de apoyo de Medicaid para comprender su cobertura médica y qué hospitales y clínicas aceptarían su seguro.

"Fue un privilegio enorme, porque me llevó mucho tiempo sentarme allí y esperar a hablar con alguien", dijo Ferrell Ortiz. "A veces, el representante con el que hablaba no sabía la respuesta. Así que tenía que esperar a que me respondieran y confiar en que lo hicieran".

Todo el proceso le resultaba desalentador y lo único que quería era que alguien le explicara sus opciones de una forma personal.

"Quería que alguien fuera capaz de sentir mi humanidad en un sistema que, en mi opinión, intentaba ocultar ese hecho", dijo Ferrell Ortiz.

Elegibilidad de las embarazadas para Medicaid en Texas

Más de 468,000 tejanas embarazadas dependían de Medicaid en noviembre de 2022, de acuerdo a los últimos datos disponibles. Medicaid representa aproximadamente la mitad de todos los nacimientos en el estado.

Más de 5.7 millones de personas en Texas están cubiertas por Medicaid en general, que incluye la atención a personas con discapacidad, Medicaid infantil, tratamientos contra el cáncer y atención a ancianos. A nivel nacional, esa cifra supera los 90 millones.

En Texas, más del 49% de los beneficiarios de Medicaid son hispanos y latinos, el 15% de los beneficiarios son negros y alrededor del 17% son blancos, según datos de Salud y Servicios Humanos de Texas. Los datos de inscripción de embarazadas son similares: 53% pacientes hispanas/latinas, 19% pacientes negras y 23% pacientes blancas.

Para tener derecho a la cobertura de Medicaid por embarazo en Texas, las personas tienen que ganar alrededor de un 200% por debajo del umbral federal de pobreza. Para una familia de tres miembros, eso significa que sus ingresos no pueden superar los 3,800 dólares al mes, o unos 45,600 dólares al año. La calculadora del salario digno del MIT para el condado de Dallas estima que una familia de tres miembros necesitaría unos ingresos anuales de más de 67,000 dólares para pagar la comida, la guardería, los gastos médicos y la vivienda.

En Texas, Medicaid ofrece cobertura médica durante el embarazo y dos meses después del parto, desde visitas prenatales hasta revisiones posparto (los seguros privados suelen cubrir 12 meses, y la inscripción suele renovarse automáticamente). En la sesión legislativa de 2021, el gobernador Greg Abbott firmó un proyecto de ley que ampliaba la cobertura de Medicaid durante el embarazo de dos meses a seis meses después del parto.

Esa extensión fue denegada por el gobierno federal en el otoño de 2022; The Texas Tribune informó que algunos legisladores creían que "la solicitud fue rechazada debido al lenguaje que podría interpretarse para excluir a las mujeres embarazadas que tienen abortos, incluidos los abortos médicamente necesarios."

Aunque Medicaid para embarazadas cubrió el embarazo de Ferrell Ortiz y el nacimiento de su hija, Amelie, no pudo encontrar un médico en Oak Cliff que aceptara su seguro. Acabó encontrando atención a más de 20 millas, en Richardson, en el Lovers Lane Birth Center, con un equipo de doulas y parteras.

El apoyo de las parteras, especialmente en las comunidades negras, existió históricamente hasta la década de 1960, cuando la atención al parto se trasladó a espacios clínicos con más regulación estatal. Más recientemente, las doulas y parteras negras y latinas se han convertido en defensoras no sólo de sus pacientes, sino también de la mejora de la política estatal que repercute en los resultados del embarazo. Las mujeres de color han buscado a estas profesionales como alternativa al sistema hospitalario.

"Estoy muy agradecida de haberlas encontrado porque pudieron ponerme en contacto con otros recursos que la oficina de Medicaid no ofrecía", dijo Ferrell Ortiz.

pregnancy medicaid - KERA
Yfat Yossifor
/
KERA
Victoria Ferrell Ortiz, una madre usuaria de Medicaid, el jueves 26 de enero de 2023, en la estación de KERA.

La falta de cobertura sanitaria provoca peores resultados para las embarazadas en Texas

Kari White, profesora asociada de la Universidad de Texas en Austin e investigadora principal del Proyecto de Evaluación de Políticas de Texas (TxPEP), dijo que las cosas que experimentó Ferrell Ortiz son comunes para las personas con Medicaid.

La salud maternal en Texas "a vista de pájaro es un gran mosaico con algunos grandes agujeros que faltan en el acolchado", dijo White.

White estudia el impacto que la política estatal tiene en la salud reproductiva de las personas. Un estudio de TxPEP de marzo de 2022 encuestó a cerca de 1,500 tejanas embarazadas con seguro público. El estudio encontró que el "cambio de seguro médico", donde las personas perdieron el seguro de salud en los meses posteriores al parto, condujo a peores resultados de salud y desafíos en el acceso a la atención posparto.

"Las personas tienen que esperar a que su estado empeore, renunciar a la atención o tener que pagar de su bolsillo", dijo White. "Hay personas que mueren tras su embarazo por razones relacionadas con el hecho de haber estado embarazadas, y casi todas esas [muertes] son evitables".

Por ejemplo, las enfermedades crónicas representan alrededor del 20% de las muertes relacionadas con el embarazo, según el último informe del Comité de Revisión de la Mortalidad y Morbilidad Maternas de Texas (MMMRC). Esto incluye desde hipertensión arterial hasta diabetes en una muestra de 2019 de muertes durante el embarazo en todo Texas. El sangrado grave, o hemorragia obstétrica, y los problemas de salud mental estuvieron entre las principales causas de muerte.

"Esta es una de las consecuencias más extremas de la falta de atención médica", dijo White.

Las tejanas de raza negra, que representan cerca del 20% de las beneficiarias de Medicaid durante el embarazo, también tienen más del doble de probabilidades de morir por una causa relacionada con el embarazo que sus homólogas blancas, una estadística que en Texas se ha mantenido durante casi diez años sin apenas cambios, según el informe del MMMRC.

Estas estadísticas se deben a problemas sistémicos del sistema sanitario. La falta de proveedores culturalmente competentes; las barreras a la atención como "el costo, el transporte, el cuidado de los niños, la falta de comunicación significativa con los proveedores"; e incluso la educación médica y los prejuicios implícitos que "afectan a la capacidad de los médicos para escuchar las experiencias de los negros y tratarlos como socios iguales en la toma de decisiones sobre su propia atención y opciones de tratamiento" contribuyen a empeorar los resultados de salud en el embarazo para los negros.

pregnancy medicaid - KERA
Yfat Yossifor
/
KERA
Becky Hines, una partera de Dallas Birth, escucha al bebé durante un chequeo prenatal el lunes 6 de febrero de 2023, en Dallas Birth.

Parteras, doulas y cobertura de seguro para parteras

Lo que marcó la diferencia para Ferrell Ortiz y muchas otras embarazadas de todo el estado fueron las doulas y parteras, que les explicaron el proceso del embarazo y ofrecieron un apoyo más personal.

"Realmente no tenía ni idea de que fueran una opción", afirma. "Creo que se fijaron en mí como persona única. No me sentí como un número más".

Para Ferrell Ortiz, el sistema hospitalario se sentía "estéril y frío", y como si estuviera compitiendo con muchos pacientes por la atención de su médico. Dijo que tiene familiares que tienen miedo de ir al hospital debido a las malas experiencias que han tenido con los médicos.

"Es tan contraintuitivo, porque ir al hospital es lo que uno debe hacer para cuidarse en caso de emergencia", dijo. "Y sin embargo, hay tantas experiencias personales que no reflejan su misión. Se han producido daños. Eso no estaba en consonancia con lo que yo quería".

Es la razón por la que Becky Hines dejó su puesto de enfermera obstetra en Dallas después de 16 años.

"Todo giraba en torno a la logística", explica Hines. "¿Cuál es la frecuencia cardiaca de su bebé? ¿Cuál es la presión sanguínea? No había ninguna relación. Todo eran números".

Hines es partera en Dallas Birth, un grupo de comadronas, doulas, educadoras de parto, asesoras de lactancia, trabajadoras sociales y asesoras de salud mental que ayudan a las mujeres durante el embarazo.

Las parteras son enfermeras tituladas que ofrecen cuidados prenatales y posparto, además de atender partos en casa de la paciente o en un centro de maternidad. En cambio, las doulas son profesionales no médicas que proporcionan apoyo emocional durante el embarazo y actúan como defensoras durante el proceso de parto.

Hines dijo que cuando era enfermera, las citas prenatales típicas duraban entre 10 y 15 minutos, "lo que no da tiempo a la paciente a hablar de sus necesidades".

Hines dijo que realiza los mismos tipos de pruebas y análisis de sangre que las consultas de ginecología y obstetricia, pero también mantiene conversaciones con las pacientes sobre su dinámica familiar y cualquier preocupación que puedan tener, esté o no relacionada con el embarazo.

"En nuestra consulta solemos pasar una hora con las pacientes durante las visitas prenatales", explica. "Durante ese tiempo, podemos conocerlas como personas. Se establece una relación mucho más estrecha".

La atención de parteras y doulas mejora la salud de padres y bebés

Numerosos datos respaldan el impacto de la creación de relaciones en los embarazos. Un estudio de 2022 de la Biblioteca Nacional de Medicina y el Instituto Nacional de Salud mostró que las personas que recibieron atención de una doula tenían menos probabilidades de sufrir depresión y ansiedad posparto.

Un estudio de 2021 de la revista Journal of Midwifery & Women's Health analizaba cómo los modelos de parteras conducían a menos cesáreas, menos partos prematuros y menos nacimientos de bajo peso.

Hines dijo que le gustaría que hubiera más confianza y seguridad en las experiencias hospitalarias de las personas.

"No estoy en contra de los hospitales", dijo. "Me alegro de que exista cuando es realmente necesario. Pero hay una gran discrepancia. Para las personas que necesitan una atención sólida, sus opciones son muy limitadas".

Parte de esas opciones limitadas también se deben a Medicaid: las parteras certificadas y los centros de partos que están inscritos como proveedores de Medicaid están cubiertos, pero las doulas no. Por ejemplo, el parto y la partera de Ferrell Ortiz estaban cubiertos por Medicaid para embarazadas en Lovers Lane Birth Center, pero su doula no, y si la trasladaban a un hospital por complicaciones, no estaba segura de qué estaría cubierto.

"Ser proveedor de Medicaid en el estado de Texas es un verdadero lío", explica Hines. "Medicaid nos lo pone muy difícil. Y además nos pagan una cantidad mínima en comparación [con los seguros privados]. Es un lío, sinceramente".

Krystal Brown, comadrona y actual propietaria de Lovers Lane Birth Center, dijo que las tasas de reembolso de Medicaid pueden ser un 50% inferiores a las de una compañía de seguros privada.

"No deberías tener que decidir entre ver a una madre con Medicaid o pagar el alquiler del mes", afirma.

La consulta de Brown es una de las pocas del norte de Texas que acepta Medicaid, pero cuenta con un equipo reducido: puede atender entre 10 y 12 pacientes al mes.

"No puedo llegar a todo el mundo, pero intento llegar a quien me quiere", dijo. "Eso es lo que siempre digo: Quiero a quien me quiere".

Para Hines, la consulta ofrece descuentos a quienes no tienen seguro, pero "es una verdadera lástima" que las opciones sean limitadas.

"Sinceramente, no sé qué podemos hacer para solucionarlo", dijo Hines, "aparte de asegurarnos de que nuestro lado de la calle esté limpio y hacer que [las doulas y las comadronas] sean mucho más la norma".

pregnancy - KERA
Yfat Yossifor
/
KUT
Becky Hines, partera de Dallas Birth, palpa al bebé durante un chequeo prenatal el lunes 6 de febrero de 2023, en Dallas.

Proyectos de ley de salud maternal en la legislatura de Texas 2023

Un proyecto de ley en la legislatura de este año, el HB 465, introduciría un programa piloto para los servicios de doula para ser cubierto por Medicaid. Otros proyectos de ley ampliarían la cobertura de Medicaid durante el embarazo hasta 12 meses después del parto.

Hines afirmó que la única forma de mejorar los datos de mortalidad y morbilidad maternas es que las parteras trabajen conjuntamente con los sistemas hospitalarios para defender a las embarazadas.

"El sistema sanitario de Texas es el único lugar en el que he trabajado profesionalmente", dijo Hines. "Está fallando. Tiene que haber una forma mejor. Va a llevar mucho tiempo, pero creo que establecer relaciones con otros proveedores de la zona y tratar de salvar esa brecha va a ser enorme”.

La hija de Ferrell Ortiz cumple cinco años este año. Amelie es artística, brillante y muy expresiva. Cuando Ferrell Ortiz piensa en su embarazo, recuerda lo duro que fue, pero también lo mucho que aprendió sobre sí misma.

"Dar a luz fue la experiencia más dura por la que ha pasado mi cuerpo físicamente", dice. "Fue un momento muy importante para mi salud, el mero hecho de saber que había sido capaz de superarlo y que incluso podía disfrutarlo. Y tan especial, obviamente, porque mira lo que el mundo tiene para ella".

Sólo le gustaría que la gente, especialmente las personas de color que dan a luz, tuvieran la oportunidad de recibir el apoyo que necesitan.

"Si pudiera hablar con los legisladores sobre la ampliación de la cobertura de Medicaid, les diría que lo hicieran", afirma. "Es una inversión en las personas que están criando nuestro futuro y merece totalmente la pena".

Este es el primero de una serie de reportajes que investigan la salud maternal y del embarazo en Texas. Si tienes preguntas o consejos, envía un correo electrónico a erivera@kera.org. Puedes seguir a Elena en Twitter @elenaiswriting.

KERA News es posible gracias a la generosidad de nuestros miembros. Si este reportaje te parece valioso, considera la posibilidad de hacer una donación deducible de impuestos hoy mismo. Muchas gracias.

Traducido por María Arce

Related Content