Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

El déficit presupuestario de Austin podría poner en peligro los programas de ayuda al alquiler

La entrada principal del Ayuntamiento de Austin.
Gabriel C. Pérez
/
KUT News
El déficit financiero podría significar recortar la financiación de algunos programas.

Read this story in English

Los líderes de la ciudad de Austin podrían tener que tomar algunas decisiones difíciles sobre el gasto debido a que las proyecciones muestran un venidero déficit presupuestario a sólo cinco meses de haber comenzado el año fiscal.

En agosto, la ciudad aprobó un presupuesto de 5,500 millones de dólares con la esperanza de generar suficiente dinero de los impuestos sobre las ventas y la propiedad para cubrir los gastos del año.

Ed Van Eenoo, director financiero de la ciudad, dijo que los funcionarios habían proyectado un crecimiento del 3.5% para los ingresos por impuestos sobre las ventas, pero las ventas han caído a un nivel plano, poniendo a la ciudad detrás de sus proyecciones financieras.

"En los últimos meses, los ingresos por impuestos sobre las ventas han seguido siendo muy bajos", dijo Van Eenoo. La buena noticia es que "plano" es mejor que "bajo", pero la mala es que "plano" no es suficiente".

Faltan unos siete meses para que finalice el año fiscal, el 30 de septiembre, y para entonces, según Van Eenoo, la ciudad tendrá un déficit presupuestario.

Además de eso, Van Eenoo dijo que los fondos de alivio por el COVID de la ciudad están a punto de desaparecer, poniendo en peligro programas como la estabilización de inquilinos.

Los impuestos sobre bienes inmuebles representan casi la mitad del presupuesto. La ciudad espera quedarse atrás en los ingresos debido a los reclamos y reembolsos procesados después de la aprobación del presupuesto, según documentos de la ciudad.

El posible déficit significa que la ciudad tendrá que dar marcha atrás y reevaluar algunos de los programas que pretendía financiar.

Las cuatro áreas que los funcionarios quieren tratar de cumplir con la financiación inicial incluyen la estabilización de inquilinos, programas de vales de vivienda de apoyo permanente y servicios integrales, y el programa de asistencia de cuidado de niños de la ciudad.

Kerri Lang, responsable de presupuestos municipales, dijo que hay fondos suficientes para los programas de vivienda permanente y de asistencia para el cuidado de niños. Sin embargo, es probable que la ciudad tenga que reducir su compromiso con la estabilización de los inquilinos.

Menos hogares podrían beneficiarse de la estabilización de inquilinos

Durante la pandemia de coronavirus, miles de personas se vieron en apuros económicos al perder sus empleos.

Con la ayuda de los fondos federales de asistencia, la ciudad comenzó a proporcionar ayuda financiera para el alquiler y los servicios públicos. En los dos últimos años, la ciudad ha destinado 9.6 millones de dólares a la estabilización de inquilinos para ayudarles a pagar el alquiler, mudanzas, almacenaje y otros gastos de reubicación.

Lang dijo el martes que la ciudad espera que todo el dinero restante se gaste en mayo. Se estima que atenderá a unos 1,500 hogares, pero la necesidad es mayor que los recursos disponibles.

Mandy DeMayo, directora interina de los departamentos de vivienda de la ciudad, dijo que la ciudad recibió más de 7,000 solicitudes de ayuda financiera desde que se abrió el formulario en septiembre.

"La necesidad supera con creces los recursos", dijo DeMayo. "Estamos buscando maneras de quizás repriorizar a los solicitantes para que podamos reducir el grupo de solicitantes y así tener mejores recursos para satisfacer la demanda".

Dijo que eso podría significar reducir los requisitos de ingresos necesarios para recibir los fondos.

"Serviríamos a menos hogares, pero serviríamos a personas con mayores necesidades", dijo.

Miembros del Consejo de la Ciudad como Chito Vela y Vanessa Fuentes expresaron su preocupación por la limitada financiación y dijeron que apoyarían la búsqueda de financiación permanente para el programa, teniendo en cuenta la actual crisis de la vivienda y la asequibilidad en Austin.

"Tenemos que mantener la continuidad de estos programas", dijo Vela. "Arrancar y parar no es bueno para las personas que piden fondos, no es bueno para los contratistas que administran los fondos. Queremos algo más firme y estable, y el hecho de que el programa ya se haya cerrado y sea probable que se quede sin fondos es una verdadera preocupación".

La estabilización de inquilinos es sólo uno de los muchos programas que podrían verse afectados.

El camino a seguir aún no está claro

El impuesto sobre las ventas sólo representa el 30% de los ingresos presupuestarios. Los impuestos sobre la propiedad tienen un impacto mucho mayor y se utilizan para ayudar a absorber parte del gasto adicional. Pero los recientes cambios en las normas de aumento del impuesto sobre bienes inmuebles han puesto a la ciudad en una situación difícil.

El alcalde Kirk Watson dijo en un boletín la semana pasada que la ciudad solía ser capaz de aumentar los ingresos del impuesto sobre bienes inmuebles hasta un 8%. El Consejo de la Ciudad aumentaba regularmente los impuestos cerca de ese tope. Pero en 2019, los legisladores estatales aprobaron un proyecto de ley que reduce el límite del 8% al 3.5%. Si la ciudad quiere superar esa cifra, tiene que celebrar elecciones y obtener el visto bueno de los votantes.

"La prosperidad económica de Austin junto con algunos factores relacionados con la pandemia ayudaron a empapelar muchos de los desafíos de presupuestar bajo un estricto límite de impuestos a la propiedad", dijo Watson. "Ahora, estamos empezando a entender la realidad fiscal de esos topes al mismo tiempo que el crecimiento del impuesto sobre las ventas se ralentiza".

Lang dijo que antes de que se tomen más decisiones, la ciudad tomará otras seis semanas para estudiar el crecimiento del impuesto sobre las ventas y otras posibles fuentes de ingresos para obtener proyecciones más completas, incluyendo lo que esto podría significar para el gasto de la ciudad en los próximos cinco años.

Corrección: Una versión anterior de esta historia incorrectamente mencionaba que la ciudad solía ser capaz de aumentar la tasa de impuesto a la propiedad hasta el 8%. Puede aumentar los impuestos sobre la propiedad hasta ese límite.

Luz Moreno-Lozano is the Austin City Hall reporter at KUT. Got a tip? Email her at lmorenolozano@kut.org. Follow her on X @LuzMorenoLozano.
Related Content