Comienza Año Escolar En Del Valle: Maestros Y Administradores Se Alistan Para Satisfacer Necesidades

Sep 4, 2020

Read this story in English.

Cuando no ha estado conectada a Internet para enseñar a leer y escribir a su clase de tercer grado, Jennifer Martin ha estado trabajando como bibliotecaria local, ofreciendo unos 2,000 libros a los niños y adolescentes del vecindario, todos en el garage de su casa en el este del condado de Travis.

Martin ha estado cultivando una colección de libros para su clase en la Escuela Primaria Gilbert durante los últimos tres años. Pero ese acceso se cortó esta primavera cuando la pandemia obligó a cerrar las escuelas, aunque muchos educadores continúan enseñando prácticamente este otoño. El Distrito Escolar Independiente (ISD, en inglés) de Del Valle, que incluye a Gilbert, ha optado por un aprendizaje a distancia al 100% durante las primeras ocho semanas de clases.

La maestra de tercer grado Jennifer Martin estaba preocupada de que los niños se atrasaran en la lectura porque las escuelas y las bibliotecas estaban cerradas, así que comenzó una biblioteca comunitaria en el garaje de su casa en Forest Bluff.
Credit Michael Minasi / KUT

Con la biblioteca más cercana a kilómetros de distancia, Martin estaba preocupada de que los estudiantes se retrasaran en la lectura, así que decidió abrir la suya.

"Cuando los estudiantes tienen libros en sus manos, y tienen varias opciones de diferentes tipos de literatura para leer, diferentes géneros, entonces tienen más posibilidades de conectarse con ese libro, con darse cuenta que 'wow, leer es divertido'", dijo. "Cuanta más opciones tengas y más fácil sea el acceso, más se notará la diferencia".

Su idea se difundió a través de amigos y en Internet, y pronto, exalumnos y gente que nunca había conocido comenzaron a donar libros, llevando su colección original de 1,500 ejemplares a 2,000. Un padre de un exalumno se ofreció a construir estanterías para el garaje. La biblioteca, dirigida a los niños desde preescolar a 12º grado, se inauguró oficialmente el sábado, con todos los protocolos de pandemia. Los visitantes deben usar mascarillas o cubrebocas, y sólo se permite la entrada de cinco a la vez. 

"Es básicamente un sistema de confianza", dijo Martin. "Sacas dos libros, y cuando terminas, vuelves y sacas dos más”. 

Aumentar el acceso

Del Valle, una zona del este del condado de Travis que se encuentra fuera de los límites de la ciudad de Austin, carece de muchos de los recursos disponibles de la ciudad, como las bibliotecas cercanas, los principales supermercados y los centros de atención médica. Alrededor del 88% de los 11,000 estudiantes del distrito escolar local están en desventaja económica. El distrito a menudo se esfuerza por satisfacer las necesidades de los residentes proporcionando comidas y ofreciendo programas extracurriculares gratuitos, ya que no hay muchos centros recreativos locales ni opciones de guardería. 

"Nuestro concejo escolar cree que para que nuestros niños tengan éxito, tenemos que cuidar de todo el niño, y si eso significa que tenemos que hacer llamadas adicionales o estar involucrados en algunas cosas extra. Eso es lo que significa", dijo Rebecca Birch, presidenta del concejo escolar. "Necesitan tener acceso a la atención médica y a la comida, así que hemos estado en la primera línea de batalla luchando para asegurarnos de que podemos hacer lo mejor posible".

"Parte de nuestro distrito es lo que se consideraría muy rural, y no tiene buena conectividad"

 

Cuando la pandemia golpeó, las cosas no fueron diferentes. El distrito rápidamente llevó los servicios de comida a las aceras, entregando cientos de miles de comidas a estudiantes durante la primavera y el verano. La tecnología era otra área de preocupación; no todos tenían acceso a computadoras o Wi-Fi para conectarse con los maestros. 

"Mucho de ello no era sólo una cuestión económica", dijo Birch. "Parte de ello era un problema de ubicación. Parte de nuestro distrito es lo que se consideraría muy rural, y no tiene buena conectividad allí, por lo que los puntos de acceso eran muy importantes”.

En una encuesta realizada durante el verano, el 25% de las familias dijeron que no tenían internet de alta velocidad confiable. Así que el objetivo del distrito para el otoño era tener tecnología y puntos de acceso Wi-Fi disponibles para que todos los estudiantes pudieran conectarse.

Ana Rush, directora ejecutiva del ISD de Del Valle, dijo que el distrito ha estado distribuyendo hotspots a aquellos que los necesitan, incluyendo múltiples a familias que tienen varios estudiantes y necesitan más ancho de banda. Con la ayuda de los fondos aprobados en noviembre pasado, dijo, el distrito también ha sido capaz de conseguir dispositivos para todos los estudiantes. Los alumnos de segundo a doceavo grado reciben Chromebooks, mientras que a los más jóvenes les entregan iPads. 

"Todavía estamos entregando Chromebooks y cosas así, pero casi el 100% de los estudiantes han recibido un dispositivo", dijo.

Rush dijo que más del 94% de los estudiantes asistieron a la primera semana de clases, que comenzó el 17 de agosto.

Para los que aún no tienen un punto de acceso, el distrito instaló10 autobusesque ofrecen WI-FI en todo Del Valle, en estacionamientos de supermercados o en complejos de apartamentos. Las familias pueden dejar sus autos a menos de 150 pies de un autobús para conectarse.

Volviendo al campus

La adaptación al aprendizaje en línea ha sido un desafío, dijo Martin. Como maestra desde hace 22 años, dijo que extraña estar en el aula pero que se siente más segura enseñando desde su casa en este momento. Está inmunocomprometida y vive con su padre de 74 años.

"Realmente no puedo volver", dijo. "No puedo volver a ese edificio. En mi opinión, no es seguro".

La Agencia de Educación de Texas (TEA, en inglés) ha permitido a los distritos escolares ofrecer educación a distancia durante las primeras ocho semanas. Después de eso, tienen que ofrecer aprendizaje presencial para aquellos que lo deseen. Del Valle está trabajando en planes para empezar a ofrecer algo de aprendizaje en persona el 13 de octubre.

Durante una reunión virtual con los padres la semana pasada, la superintendente Annette Tielle compartió algunas posibilidades de cómo podría ser eso. Por ejemplo, dijo que los maestros podrían enseñar a los estudiantes en el aula mientras transmiten en vivo la lección para los estudiantes que opten por seguir aprendiendo desde casa. Las escuelas revisarían a los estudiantes y al personal para asegurarse de que no tienen fiebre antes de entrar al edificio, y los horarios de las campanadas se alternarían para que los estudiantes no estén todos en los pasillos al mismo tiempo. Se requerirán mascarillas, y los escritorios estarán separados a 6 pies de distancia.

La Escuela Secundaria Del Valle, vacía durante la pandemia de coronavirus.
Credit Gabriel C. Pérez / KUT

El distrito les está pidiendo a los padres que notifiquen a la administración si quieren enviar a los estudiantes a clases presenciales a finales de este año para que sepan qué planear. En la última encuesta, sólo el 25% de los padres dijeron que elegirían enviar a su hijo a la escuela. 

"Estamos buscando comprar cámaras para los maestros [para que puedan transmitir en vivo]", dijo Rush, "y sólo mirando las opciones que podemos ofrecer a las familias que no están listas para enviar a los estudiantes de vuelta a la escuela".

Según explicó, los planes para el regreso a las clases presenciales están sujetos a cambios, basados en las recomendaciones de los funcionarios de salud y cualquier afluencia en los casos de COVID-19.

Aunque Martin no sabe qué pasará el resto del semestre, planea mantener su biblioteca abierta todo el tiempo que sea necesario. De lunes a viernes por la tarde y los sábados por la mañana, estará en su garage -con la mascarilla puesta- desinfectando los libros recién devueltos y ayudando a los lectores a encontrar historias que les emocionen. Dijo que ya ha visto a estudiantes llevar su entusiasmo por la lectura al aula virtual. 

"Los niños fueron a clase el lunes, y algunos profesores me dijeron que estaban muy emocionados por mostrar los libros que habían recibido en la biblioteca", dijo Martin. "Las conexiones se construyen cuando hablas y compartes sobre literatura".

Los interesados en visitar la biblioteca pueden enviar un correo electrónico a jennifer.martin@dvisd.net para obtener más información.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Marisa Charpentier a mcharpentier@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @marisacharp.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favorconsidera hacer una donaciónpara apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres enKUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.