Mirar Siempre Lado Bueno En Tiempos Difíciles Puede Causar 'Positividad Tóxica', Dice Terapeuta

Jul 31, 2020

Read this story in English.

El 2020 ha sido un año difícil y perturbador hasta ahora. La pandemia de coronavirus, los asesinatos de personas negras a manos de la policía, el racismo y un electorado militante dividido antes de las elecciones presidenciales hacen que algunas personas busquen luz. Pero es posible ir demasiado lejos en esa búsqueda optimista de buenas noticias.

Se llama "positividad tóxica", y es más que ser feliz y optimista.

Junice Rockman, una neuropsicoterapeuta de consultorio privado del centro de Texas JRocktherapy, define la positividad tóxica como la sobregestión de una perspectiva feliz de una manera que causa "la negación, minimización e invalidación de las experiencias humanas auténticas".

La positividad tóxica es bastante reconocible en los hechos, como cuando una persona que oye hablar de los problemas de otra persona responde diciendo: "Estarás bien. Eres fuerte". No reconocer el dolor de la otra persona completamente "descarta la experiencia de esa persona", dice Rockman.

Dice que no hay nada malo con la positividad, siempre y cuando no se acostumbre a:

-negar

-desconectar

-descuidar

-disociar o

-descartar las ideas de alguien más.

La gente se involucra en la positividad tóxica por una variedad de razones. Cuando las personas están abrumadas por experiencias o emociones, a veces se "asoman" como un mecanismo de adaptación.

La neuropsicoterapeuta del centro de Texas, Junice Rockman, cree que dejar los malos hábitos en torno a la "positividad tóxica" significa sentirse cómodo con nuestra propia incomodidad y dolor para poder estar con los demás mientras experimentan estas cosas.
Credit Courtesy of Junice Rockman

"A veces la gente se inclina tanto que comienza a desconectarse", dice Rockman. O, cuando tienen miedo de decir algo equivocado en una situación difícil, "o no dicen nada o dicen algo que está realmente desconectado de la realidad".

La gente puede superar la positividad tóxica en sus relaciones con los demás mejorando primero su relación con ellos mismos, dice.

"En la medida en que podamos estar cómodos con nuestra propia incomodidad, con nuestro propio dolor, con nuestra propia desconexión, con nuestras propias pruebas o traumas", dice Rockman, "también podemos extender eso a otras personas".

Escucha la entrevista a continuación (en inglés) o lee la transcripción en español para aprender más sobre la positividad tóxica y cómo mantener el optimismo y la realidad en equilibrio.

Esta transcripción ha sido editada ligeramente para mayor claridad:

 Junice Rockman: Es más que ser feliz. Es más que sólo optimismo. La positividad tóxica ocurre cuando hay una sobregeneralización de la felicidad, del optimismo. [Es] este estado general de ser que resulta en- y necesita estar conectado a- este resultado negativo, que es la negación, minimización e invalidación de las experiencias humanas auténticas.

KUT: ¿Puede darnos uno o dos ejemplos de cómo podría ser o sonar la positividad tóxica?

Cuando alguien dice, "Me acaba de pasar esto realmente difícil", y luego alguien responde y dice, "Oh, bueno, al menos ahora conoces a X, Y y Z". O, "Al menos es mejor ahora que después". Literalmente he visto a la gente decir: "Estarás bien. Eres fuerte", ¿sabes? Y eso descarta la experiencia de esa persona.

En momentos como este -la pandemia del coronavirus continúa, y hay un montón de noticias difíciles sobre las discusiones en curso y la conciencia sobre el racismo, ¿qué hay de malo con un poco de positivismo?

Hay una lista de unas 10 distorsiones cognitivas. Una de las cosas en la lista es el pensamiento de todo o nada. Es como un péndulo. Tiene que ser todo una cosa o no serlo. Es útil para nosotros alejarnos de ese pensamiento de todo o nada. No tiene que ser todo o nada. Puede ser ambas cosas.

Podemos sentarnos con alguien en la silla de su dolor y aún así reconocer lo que siente y dejarle tener experiencias auténticas. Todavía podemos practicar el arte de no dar consejos no solicitados y retroalimentarnos y tener más curiosidad sobre la perspectiva de alguien. Y al mismo tiempo, ofrecer positividad y espacios para la gratitud en equilibrio.

La positividad como un todo es una gran cosa, por cierto. Siempre y cuando no estemos haciendo una de estas cinco cosas, siempre y cuando no usemos la positividad para negar, desconectar, ignorar, disociar o descartar las ideas de alguien más. Así que si no estamos haciendo eso, entonces, bien por la positividad.

 ¿Qué le pasa a la otra persona en la relación o la relación en sí misma si una de las personas está exhibiendo una positividad tóxica y emplea algunas o todas de esas "D"?

Creo que la otra persona a menudo se sentirá muy invalidada, no escuchada. En algunos casos, he visto que la gente ha discutido el sentirse retraumatizada o reabandonada, por así decirlo, porque el silencio se siente vergonzoso.

En otras palabras, la falta de reconocimiento de lo que dijeron se sentía como un silencio y eso producía una reacción en cadena. Puede sentirse aislante. Por lo tanto, no es un lugar seguro para mí para compartir lo que realmente estoy experimentando.

¿Qué pasa cuando alguien emplea la positividad tóxica?

Cuando el cerebro y el sistema nervioso central se inundan y se desbordan, básicamente tenemos un mecanismo de defensa que se activa cuando nos apoyamos en ese sentimiento y esa emoción, o esas experiencias, o nos asomamos. Y a veces la gente se inclina tanto [sobre ese sentimiento] que comienza a desconectarse.

En el otro extremo, desde una perspectiva clínica, hay trastornos disociativos en los que la gente, como habilidad para sobrellevar la situación, se adhiere al hábito, a la forma de comportarse y al pensamiento conductual que es realmente inadaptado, ya que tienen como hábito la despersonalización. Son un observador externo en su vida. No sienten cosas, no sólo emocionalmente. Cuando trabajo con clientes que experimentan esto, tampoco tienen muchos sentimientos en su cuerpo somáticamente. Es porque aprenden a cerrar esas partes de sí mismos porque en algún nivel, sintieron que era demasiado difícil.

Y luego, en el lado más liviano, a veces la gente simplemente no sabe qué decir. No saben cómo manejarlo, y no quieren decir algo equivocado. Así que, por lo tanto, o no dicen nada o dicen algo que está realmente fuera de contacto con esa positividad tóxica.

¿Cuáles son algunas cosas que la gente puede hacer cuando se enfrentan a información difícil o dura de alguien si sienten que no pueden pensar en algo que decir o están preocupados por decir algo equivocado?

Creo que aquí es donde tenemos la oportunidad como seres humanos de dejar ir nuestro ego, de dejar ir la idea de que tenemos que saberlo todo y que tenemos que hacerlo todo perfectamente. Y si no hay nada más, es absolutamente apropiado decir, "Eso suena como si fuera realmente difícil. ¿Cómo fue para ti? o Dios, no puedo imaginar. Cuéntame más".

Creo que el "dime si necesitas algo" casi se siente como un pequeño cliché. Creo que a menudo para las personas que están luchando con una pena o una pérdida o una depresión o enfermedad, hay una cierta vergüenza que viene con la necesidad de [recibir] ayuda de todos modos. La mayoría de las veces, no van a volver a pedir ayuda si realmente necesitan algo. Así que creo que para ser más específico decir, "¿Has estado comiendo? ¿Te gustaría que te llevara algo de comida? ¿Te ayudaría tener una conversación o una llamada de Zoom? ¿Te gusta el café?" Ya sabes, ese tipo de cosas. Algo específico, porque entonces pueden decir sí o no muy específicamente.

¿Es posible reentrenar nuestros cerebros para que se centren en una respuesta diferente, más apropiada o buscar algo más que hacer además de la positividad exagerada o las respuestas inapropiadas?

Una de esas cosas es ser capaz de sentarse, ser capaz de literalmente ponerse cómodo sentado en los espacios donde nos sentimos un poco incómodos y ponerse cómodo al sentarse en un poco de silencio. No tenemos que llenar cada hueco en la conversación con una respuesta o una risa o un comentario sobre el clima.

Parte de eso significa que también tenemos que reentrenar nuestro cerebro para que se sienta cómodo con nosotros mismos. Porque creo que en la medida en que podamos estar cómodos con nuestra propia incomodidad, con nuestro propio dolor, con nuestra propia desconexión, con nuestras propias pruebas o traumas, es la medida en que también podemos extender eso a otras personas.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Jennifer Stayton a jstayton@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @jenstayton.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.