No hay Solución Para Una Madre De Austin Que Lucha Con El Cuidado De Sus Hijos Durante La Pandemia

Sep 3, 2020

Read this story in English.

Tercera parte en una serie de cuatro artículos.

Eligia Rivera estaba en un estacionamiento de la Escuela Secundaria Webb el pasado mes de mayo, ayudando a las familias a través de una fila para recoger comestibles. La organización sin fines de lucro para la que trabaja, Austin Voices for Education and Youth (Voces de Austin para la Educación y la Juventud), distribuye alimentos cada semana en escuelas de Austin. 

Desde que comenzó la pandemia, dijo, Austin Voices ha visto una mayor necesidad de asistencia. Ella siente empatía por estas familias; la pandemia también cambió drásticamente su vida.

"Los aliento", dijo. "Estoy pasando por esto tanto como ustedes".

Dos trabajos, cero cuidado de niños

Antes de la pandemia, Rivera dejaba a su hijo de 9 años en la escuela todas las mañanas, y luego llevaba a su hijo de 1 año a la casa de su tía en Bastrop. Su hijo mayor asistía a un programa extracurricular, y ella los recogía a ambos después de salir del trabajo.

Fue una rutina que funcionó hasta marzo, cuando la vida normal se detuvo.

Rivera y su marido se habían separado a principios de año, y él se había mudado de su casa de Montopolis en marzo.

Rivera estaba comenzando una nueva fase como madre soltera cuando las escuelas cerraron y se les dijo a los residentes que debían refugiarse en sus hogares. Estaba nerviosa de que su tía o su madre cuidaran a los niños porque ambas eran consideradas de alto riesgo frente al COVID-19.

Entonces la orden de emergencia de quedarse en casa dejó a su marido sin trabajo, y ella era la única que mantenía a los niños.

PRIMERA PARTE | Falta De Guarderías No Es Sólo Un Problema Para Padres, También Podría Paralizar Economía De Texas

SEGUNDA PARTE | El Trabajo Es Secundario Para Una Madre De Austin Sin Guardería Durante La Pandemia

"Incluso antes, estaba luchando un poco", dijo. El salto de un niño a dos hizo mella en su presupuesto. Luego, cuando la pandemia golpeó y ambos niños pasaron a estar en casa todo el día, sus cuentas del supermercado se dispararon.

"Por eso terminé consiguiendo un segundo trabajo", dijo. Hizo turnos en Walmart al terminar de trabajar como asistente administrativa en Austin Voices.

Rivera necesitaba trabajar, pero también necesitaba a alguien que cuidara a sus hijos.

Su esposo se había mudado con sus padres, pero ella no quería enviarlos allí, porque no creía que estuvieran tomando las mismas precauciones de seguridad que ella.

"Tuve que tomar la difícil decisión de que él se mudara [de nuevo], porque estaba disponible... para poder vigilarlos y no exponer a los niños", dijo. 

A pesar de lo difícil que era vivir con su exesposo, Rivera se dio cuenta de que tenerlo en la casa era la solución más fácil para el rompecabezas de la guardería. Le ofreció una rutina consistente y pudo monitorear a su hijo mayor mientras terminaba el año escolar remoto. 

Pero para mayo, su esposo volvió al trabajo, y Rivera tuvo que analizar quién podía cuidar a los niños. 

Nuevo cuidador, nueva rutina

Rivera siempre tuvo una familia que podía ayudarla, así que nunca tuvo que depender de una guardería. Pero muchos de sus parientes disponibles para cuidar a los niños se consideraban de alto riesgo por el coronavirus.

Decidió enviar a los niños con la madre de su marido; era la mejor opción que tenían. 

Pero no era una solución permanente. 

Su suegra viaja de ida y vuelta entre Austin y México para ver a su familia. Se va durante meses, y en mayo, cuando le dijo a Rivera que podía cuidar a los niños, también se preparaba para dejar Austin durante el verano.

"Es una preocupación cada vez mayor saber y estresarse sobre dónde llevaré a mis hijos el mes que viene", dijo.

Cuando su suegra se fue a México, el padre de Rivera se ofreció a cuidar a los niños los días en que ella distribuía comida para Austin Voices. 

El padre de Rivera, Juan Manuel Rivera, vigila a sus hijos, Elías y Jair, que juegan fuera de su casa en Montopolis.
Credit Gabriel C. Pérez / KUT

Rivera dijo que una de las partes más difíciles de tener que encontrar una nueva guardería cada dos semanas es que cada cuidador tiene una rutina diferente. 

"Sé que algunos de los días que [mi papá] los ha estado cuidando, [el niño] no duerme la siesta", explicó. "Vuelvo a casa y sigo intentando hacer cosas para el trabajo y él está de mal humor el resto del día, y yo digo: 'Oh, no has dormido la siesta, ¿verdad?'". 

Su padre le ha dicho que es difícil vigilar a los dos niños y puede que no pueda hacerlo por mucho más tiempo. Pero esa no es la mayor preocupación de Rivera; su hijo mayor comenzará la escuela virtual de nuevo la próxima semana. Eso significa que no sólo necesita a alguien que cuide a los niños, sino también alguien que le ayude con la escuela.

Tomándolo 'día a día'

Con su marido trabajando, Rivera pudo dejar su trabajo en Walmart en agosto. Dijo que tiene suerte de poder trabajar desde casa para Austin Voices y necesita una guardería sólo un día a la semana cuando le toca repartir comida.

"Ni siquiera sé si es un buen plan, pero voy a intentar aguantar tanto como pueda, seguir cuidando de ellos aquí", dijo. "Sé que mi padre no va a querer cuidar del bebé por tanto tiempo". 

No hay mucho que Rivera pueda hacer con un niño pequeño activo, así que trabaja siguiendo el horario del bebé. 

"Trato de despertarme lo más temprano posible, cuando los niños están dormidos, porque es el único momento en el que puedo hacer una buena cantidad de trabajo", cuenta. "Tan pronto como se levantan, todo se acaba de ahí en adelante".

Rivera ayuda durante un evento de distribución de alimentos en la escuela secundaria Juan Navarro Early College en el norte de Austin el mes pasado.
Credit Gabriel C. Pérez / KUT

Además, está tratando de asegurarse de que nadie se enferme con COVID-19. Su trabajo consiste en llevar comida a las familias si alguien está enfermo y ayudarles a navegar por el sistema de salud y encontrar recursos si han perdido su trabajo. Ella estima que alrededor del 20% al 30% de las familias que ayudó durante el verano tenían a alguien que contrajo el virus.

"Es difícil concentrarse en demasiadas cosas a la vez", dijo. "Sé que tengo que trabajar ocho horas y sé que tengo que alimentar a los niños, y tengo que hacer un poco de limpieza para mantener decente [el hogar]. Estoy tratando de tomarlo día a día, supongo, como mucha gente que conozco".

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Claire McInerny a claire@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en@ClaireMcInerny.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.