"Nos Dispararon A Todos": Paramédica De Austin Narra Violencia Policial Durante Protestas Pacíficas

Jun 5, 2020

Read this story in English.

Liz Brake tuvo un largo día el sábado. Mucha gente lo tuvo. Se podría decir que todo el país lo tuvo. 

Como paramédica voluntaria en las calles de Austin, trabajó en medio de olas de gas pimienta, de olas de balas tipo beanbags disparadas por las fuerzas de seguridad y, durante horas, bajo los cánticos de los manifestantes, blanco de esas mismas balas.

Las beanbags, balas con pequeños perdigones de plomo y disparadas por escopetas calibre 12, dejaron en el hospital a por lo menos tres personas que protestaban por los asesinatos cometidos por la Policía de George Floyd, Mike Ramos y otros estadounidenses negros, lo que dio lugar a un debate más amplio sobre el uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en Austin.

Un día después de ese largo sábado, Brake, una paramédica certificada, y su novio, un paramédico entrenado en el ejército, volvieron al centro de la ciudad. Aunque se canceló un evento organizado por la Coalición para la Justicia de Austin, sabían que la gente saldría a manifestarse igual. Aún así, Brake pensó que ya había visto lo peor.

"Dispararon a la gente a quemarropa. Eso es letal."

Se reunieron con miembros de Austin Street Medics, un grupo que, según ella había entendido, había llegado a un acuerdo informal con el Departamento de Policía de Austin.

"Nos dijeron que si teníamos la cruz roja puesta y cruzábamos los brazos sobre nuestro rostro cuando fuéramos a ayudar a alguien, que el jefe de policía se había puesto de acuerdo con [su] gente y les había dicho: 'No ataquen a los paramédicos'", dijo Brake, que planea terminar su certificación como paramédica cuando acabe la pandemia.

El mitin del domingo en el Capitolio estatal comenzó pacíficamente, dijo Brake. La marcha hacia el Ayuntamiento tuvo pocos incidentes. Pero luego, contó, un pequeño grupo comenzó a generar problemas.

Un paramédico voluntario sujeta con cinta adhesiva roja una mochila para formar una cruz roja.
Credit Gabriel C. Pérez / KUT

Por la tarde, esas personas, que Brake identificó como mayormente blancas, comenzaron a tirar piedras y botellas de agua a la policía a lo largo de la I-35. El Departamento de Policía de Austin (APD, en inglés) dijo más tarde que las protestas fueron "secuestradas" por manifestantes, y Brake coincidió. 

Dijo que ella y otros, incluido un manifestante negro que acababa de ser rociado con gas por la policía, impidieron que un agitador lanzara un ladrillo a otros oficiales.

Sin embargo, la gente se escabulló entre la multitud, dijo Brake, lanzando objetos a la policía, mientras que los manifestantes pacíficos en la primera línea -muchos de los cuales eran negros y morenos- fueron los más afectados por la respuesta de la policía.

MENOS LETAL

Pronto, un helicóptero que sobrevolaba advirtió a la gente que sería rociada con gases lacrimógenos si no abandonaban la interestatal. Brake dijo que las advertencias fueron silenciadas y que no hubo suficiente tiempo para despejar el área.

"Sabíamos que estábamos a punto de ser rociados con gas lacrimógeno. Sin embargo, había familias allí. Había niños allí. Había una niña de 10 años que fue rociada con gas delante de nosotros. Tuvimos que atenderla por los gases. Entiendo la necesidad de hacer eso... de sacar a la gente de la I-35. Entiendo esa parte", dijo Brake. "Pero sabían que había familias allí. Sabían que había niños. Deberían haber hecho un mejor intento por sacar a los niños antes de hacer lo que hicieron".

Con el gas lacrimógeno, dijo Brake, vinieron más beanbags o balas de goma, que el APD ha calificado repetidamente como una munición "menos letal". A medida que las beanbags pegaban, más y más gente comenzó a agolparse en el área de maniobras de los paramédicos bajo la carretera.

"Lo que mucha gente no sabe es que esas balas de goma y las balas de control de disturbios sólo no son letales a cierta distancia", dijo. "A la gente le dispararon a quemarropa. Eso es letal, si te disparan en el cuello o la cara o directamente en el pecho -a la izquierda- se detendrá tu corazón. Eso te matará. Y vi que le dispararon a la gente a quemarropa". 

Brake dijo que vio heridas que podrían involucrar fracturas internas en brazos, clavículas, costillas. Dijo que vio gente con disparos en la cabeza que podría tener fracturas de cráneo y hemorragias cerebrales. 

"Apuntaron sus balas hacia nosotros en la primera línea, hacia la gente pacífica que no los tocaba, que no instigaba, que no tiraba cosas."

"Se podría decir que, por el estado de la gente tras recibir un disparo, necesitaban una sala de emergencia y la necesitaban inmediatamente o iban a morir", dijo. "Y eso fue sólo a primera hora de la tarde".

Brake dijo que el servicio de emergencias del condado de Austin-Travis mantenía un lugar de recogida no oficial en la gasolinera Shell en la Séptima y la I-35 para aquellos que sufrieron lesiones graves.

Después de eso, ella y los otros paramédicos tomaron aire para recuperarse. Hubo una pausa. La gente repartió agua y snacks. La gente recogió la basura que había quedado en la I-35.

Alrededor de las 6 p.m., la multitud se dispersó. Una ola de gente se dirigió por la calle Ocho de regreso hacia al Capitolio. Brake se puso en marcha, por si acaso.

En el camino de regreso, según Brake, un par de policías les preguntaron cómo estaban y les dijeron que se mantuvieran a salvo.

A QUEMARROPA

Luego, las cosas dieron nuevamente un giro: la multitud volvió a acercarse al cuartel general del APD. La gente empezó a tirar botellas a la policía.

Dos policías de Austin observan a los manifestantes durante las manifestaciones que cerraron la I-35 el sábado.
Credit Jorge Sanhueza-Lyon / KUT

En respuesta, la policía disparó beanbags o balas de goma, pero no a la gente que tiraba cosas, dijo Brake.

"Apuntaron sus balas hacia nosotros en la primera línea, hacia la gente pacífica que no los tocaba, que no instigaba, que no tiraba cosas", dijo. "Estábamos haciendo nuestros cánticos, y nos dispararon a todos".

Alrededor de las 11 p.m., la policía le disparó con una bala de goma a un hombre negro de 20 años que estaba filmando la protesta. Su familia lo identificó como Justin Howell, un estudiante de la Universidad Estatal de Texas. El jefe de policía, Brian Manley, dijo el lunes que el oficial que disparó, que todavía está de servicio, le apuntaba a alguien que estaba tirando cosas a la policía.

Brake dijo que a Howell no le dispararon una sola vez.

"Cuando eso sucedió, cuando le dispararon a ese chico, le dispararon por delante y por detrás. Le dispararon los policías sobre la 35, y le dispararon los policías del APD. Le dispararon por delante y por detrás", dijo Brake. "Eso fue lo que vimos. Le dispararon en el cuello y en la parte posterior de la cabeza. Porque cuando le dispararon en la parte de atrás de la cabeza empezó a caer, y luego le dispararon en el cuello".

Defense Technology, el fabricante de las balas que usó el APD, sugiere un "rango efectivo" de entre 20 y 50 pies, y sugiere apuntar sólo a grupos de músculos grandes, como muslos o glúteos, para minimizar "las lesiones graves o que amenazan la vida".

El APD dijo que no ha confirmado la historia de Brake y que hay una investigación en curso. "Puede que sea una pregunta que aún estamos trabajando en responder nosotros mismos", escribió un portavoz en un correo electrónico.

Después de que dispararan a Howell, Brake dijo que un aluvión de balas de goma de la I-35 y el nivel de la calle impidieron que los paramédicos respondieran rápidamente. Según Brake, el joven tuvo convulsiones durante unos tres minutos. Cuando la paramédica principal se acercó a él, dijo que la tregua que habían acordado con la policía se había roto.

"La paramédica principal de Austin Street Medics corrió inmediatamente al frente para llegar hasta este chico, y ella levantó las manos, hizo la cruz frente a su cara. Esa fue la señal, como, 'Hey, soy un paramédico'. Tiene puesta su camisa de paramédico. Tiene todas sus cosas mostrando que dice que es paramedico, y le dispararon", dijo Brake. "Le dispararon en las manos que estaba usando para proteger su cara".

Un hombre que transmitió el incidente en Facebook, pero que no quiso ser identificado para este artículo, dijo que se sentía como una zona de guerra. Dijo que parecía como si fueran los blancos de las prácticas de tiro.

Un adolescente latino y una mujer embarazada también fueron hospitalizados el fin de semana después de que la policía les disparara con beanbags.

Brake dijo que se siente avergonzada.

"He vivido en Austin toda mi vida y estoy absolutamente disgustada con el APD. Este no es nuestro APD. Este no es el APD con el que crecí. Esa ya no es nuestra gente, y eso es triste", dijo. "Es vergonzoso".

Un día, después de que acabe la pandemia, Brake espera terminar su entrenamiento como paramédica y conseguir un empleo con el Servicio de Emergencia del Condado de Austin-Travis, un trabajo que significa trabajar de cerca con el APD a diario. Dijo que espera que haya un cambio en el departamento para entonces, y que empiece a parecerse más al APD con el que creció.

El Jefe de Policía Manley dijo que la fuerza que el APD usó el fin de semana pasado "no es lo que nos propusimos hacer como departamento de policía".

Defensores de justicia criminal pidieron al Ayuntamiento de Austin que reconsidere el presupuesto del APD, y los miembros del consejo discutirán el uso de la fuerza del departamento de policía el jueves y el viernes.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Andrew Weber a aweber@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @England_Weber.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.