Respuestas A Tus Preguntas Sobre La Búsqueda De La Vacuna Contra El COVID-19

May 29, 2020

Read this story in English.

La nueva pandemia del coronavirus ha provocado muchas preguntas e incertidumbre este año. ¿Cómo se transmite el virus? ¿Estoy en riesgo? ¿Qué es seguro hacer? Pero además de esas preocupaciones inmediatas, la pandemia está cambiando nuestras vidas para siempre en formas que sólo ahora estamos empezando a comprender.

En el primer episodio de la serie en vivo "Now what?” (¿Y ahora qué?), Jennifer Stayton habla con Jason McLellan, profesor asociado de biociencia molecular en la Universidad de Texas en Austin, sobre la búsqueda de una vacuna contra el COVID-19. 

McLellan también fue investigador postdoctoral en el Centro de Investigación de Vacunas del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Puedes ver el video de la entrevista en inglés. O puedes leer la transcripción en español que ha sido editada ligeramente para mayor claridad abajo del video. 

KUT: Muy bien. Así que, antes que nada, tengo que preguntar: obviamente, la escena detrás de usted no es en su oficina; es una ilustración. Describa lo que estamos viendo detrás de usted. ¿Qué es eso? 

 

McLellan: Sí, es una representación artística de los viriones del coronavirus, probablemente dentro de un pulmón infectado. Mi laboratorio determinó las primeras estructuras atómicas de las proteínas en punta, que son lasproyecciones blancas en la superficie del virus. Así que hemos estado trabajando con varias compañías para tratar de hacer algunas de estas imágenes lo más precisas posibles. Se han hecho algunas películas y animaciones. 

Y esto puede ser útil para entender a qué nos enfrentamos, qué está causando la pandemia. Y creo que estos tipos de imágenes pueden ser útiles. 

KUT: Y vamos a llegar a todo eso mientras hablamos hoy sobre su investigación y también sobre en dónde estamos en el camino hacia una vacuna. En primer lugar, voy a hacer la pregunta que estoy segura que lo preguntan mucho, y lo que todo el mundo quiere saber. Cuando escuchen expectativas o promesas sobre una vacuna dentro de 12 meses, 18 meses, e incluso se habla de acelerarla hacia finales de este año, la administración (Trump) tiene la Operation Warp Speed (Operación Velocidad Máxima) ¿alguna de esas conversaciones es realista para el cronograma de desarrollo de una vacuna contra el COVID-19? 

McLellan: Sí, creo que sí. Creo que a principios de este año, en enero y febrero, pensamos con optimismo que tal vez en 18 a 24 meses, pero las cosas han progresado muy bien. Algunos de los datos que han salido han sido muy buenos, así que ya hemos terminado básicamente con un ensayo clínico de fase uno para uno de los grupos, [El laboratorio] Moderna está desarrollando una vacuna en colaboración con los Institutos Nacionales de Salud (NIH, en inglés) basada en un antígeno que mi laboratorio diseñó. Y la fase uno se ve bien; están comenzando la fase dos. Y creo que una fase tres en julio, podría estar terminada a finales del verano.
 

Los datos iniciales se ven bien; la vacuna parece ser segura en las dosis más bajas y está generando los tipos de respuestas inmunes que esperábamos. 

Entonces sólo se trata de tratar de ampliar la escala y de hacer millones, decenas de millones, cientos de millones de dosis; cómo distribuirlas; quién las recibe primero. Pero creo que tendremos múltiples vacunas desarrolladas y seremos optimistas. 

KUT: ¿Es un problema que haya múltiples vacunas desarrolladas? Quiero decir, si se desarrollan en diferentes compañías, diferentes países, en cierto modo todas con diferentes cronogramas. ¿Es un escenario que es útil o es un escenario que podría crear más complicaciones o confusión? 

McLellan: Creo que será útil. Creo que el beneficio es que si sólo tuviéramos una vacuna, estaríamos poniendo todos los huevos en una sola canasta. Si hay un solo problema en una cadena de suministro, entonces no hay dosis. Así que probablemente no quieras tener 100 vacunas diferentes. Pero dos, tres, cuatro tipos diferentes de vacunas, todas -esperamos- con una eficacia similar, creo que nos permite llevar las vacunas a más personas más rápido y con menos probabilidad de tener potenciales problemas de producción. 

KUT: Ahora, usted estaba describiendo un cronograma que ha estado en marcha desde principios de este año, asumo que es más rápido que el desarrollo de un cronograma de vacunas normal. Quiero decir, normalmente hablamos de años, si no de una década o más. 

McLellan: Sí. Históricamente, ha estado más cerca de las décadas... una o dos décadas. 

Una de las vacunas en las que trabajé como becario postdoctoral en los Institutos Nacionales de Salud en el Centro de Investigación de Vacunas es una vacuna para el virus sincitial respiratorio. Allí, creamos el antígeno de la vacuna en 2013, y ahora está en la fase dos de los ensayos clínicos, siete años más tarde, y probablemente todavía falta un par de años para la fase tres. Así que, una década es el tipo de progreso normal. Así que tratar de hacer una vacuna y hacer la fase uno, la fase dos, la fase tres y luego empezar a fabricarla en un año es bastante fenomenal. 

KUT: Usted mencionó una investigación sobre antígenos en la que participa y que está relacionada con una vacuna en la que [el laboratorio] Moderna está trabajando. Cuéntenos sobre esa investigación y lo que está pasando allí y cómo eso orienta el desarrollo de esta vacuna en particular. 

McLellan: Sí, entonces, la idea de una vacuna es exponer el cuerpo humano al patógeno, ya sea todo el patógeno que ha sido debilitado o inactivado o está muerto, o una porción del patógeno. En el caso de los coronavirus, la porción del virus a la que queremos exponernos es la proteína en punta, los pequeños puntos blancos en la superficie de los viriones (partículas del virus morfológicamente completas e infecciosas) detrás de mí. Esa proteína en punta es responsable de la primera unión con los receptores en la superficie de nuestra célula. Y luego, después de unirse, la proteína en punta sufre este gran cambio conformacional que fusiona la membrana del virus con nuestras membranas, y que permite que el contenido del virus entre en la célula.

Lo que queremos hacer es aumentar la respuesta inmune contra la punta y evitar que funcione. Así que, si hacemos anticuerpos contra la espiga (la punta), estos se unirán a ella, evitarán la unión de los receptores, evitarán la fusión de las membranas, y entonces esa partícula no podrá infectarnos. 

Cuando piensas en eso, estas proteínas pueden existir en múltiples conformaciones (formas), y ¿cuál es la conformación óptima? Bueno, la conformación óptima es la forma que existe en la superficie del virus. Mi laboratorio ha estado involucrado en determinar las estructuras de estas proteínas en punta y luego, basados en la información estructural, hacer ingeniería racional en mutaciones en las proteínas que las bloquean y esa confirmación es la que se muestra detrás de mí.

Y luego cuando lo presentas al sistema inmunológico, tu cuerpo lo reconoce y produce anticuerpos. Entonces, cuando se encuentra con el virus infeccioso, está preparado y listo para reconocer la proteína en punta tal como existe en la superficie del virus. Mi laboratorio hace mucha de la biología estructural de las glicoproteínas virales y luego, la ingeniería basada en proteínas para tratar de encerrarlas en una confirmación particular que creemos que es óptima para el desarrollo de la vacuna. 

KUT: En general, ¿cuánto se tiene que saber sobre una enfermedad en particular para desarrollar una vacuna? Porque, usted sabe, este es un nuevo coronavirus. Esto es nuevo. Todo está sucediendo rápidamente. ¿Cuánto conocimiento se necesita sobre esto antes de que el trabajo de la vacuna pueda continuar? 

McLellan: Sí, creo que hay toda una gama. La gente ha desarrollado vacunas durante décadas - o más tiempo- sabiendo muy poco sobre el patógeno real y lo que nuestro enfoque busca, es tratar de utilizar realmente un enfoque de ingeniería muy racional. 

Así que aunque este es un nuevo coronavirus, no es el primer coronavirus. Y sabemos de los coronavirus desde finales de los años 60. Mi laboratorio ha estado trabajando con el laboratorio del Dr. Barney Graham en el Centro de Investigación de Vacunas del NIH (Institutos Nacionales de Salud) estudiando los coronavirus desde alrededor de 2013. Y hemos hecho un montón de trabajo determinando las estructuras de las proteínas de los coronavirus junto con el laboratorio del Dr. Andrew Ward en el Instituto de Investigación Scripps. Así que determinamos las primeras estructuras de estas proteínas en punta. Diseñamos mutaciones. Funcionó muy bien para el coronavirus del MERS. Y para el primer coronavirus del SARS. 

Y así tuvimos todo este conocimiento de fondo sobre cómo diseñar los antígenos, cómo presentarlos. Y una vez que este nuevo coronavirus apareció, pudimos traducir rápidamente todo ese conocimiento previo. Sabíamos qué mutaciones estabilizadoras poner en la proteína en punta y comenzar el desarrollo de la vacuna. Si no lo hubiéramos sabido, podría habernos retrasado meses o años. 

KUT: Así que suena como una situación un poco inusual, pero en el buen sentido, que ya existiera este trabajo hecho con antelación y hubiese una especie de conocimientos de base para trabajar desde que el nuevo coronavirus apareció. 

McLellan: Sí. Y ese es un punto extremadamente importante: la idea de que la investigación de la ciencia básica reciba fondos del gobierno federal y de filantropía y asociaciones para estudiar ampliamente las enfermedades, las enfermedades infecciosas, el cáncer y otras. Es muy difícil predecir dónde va a venir el próximo descubrimiento o dónde va a ser el próximo brote. Así que es realmente importante hacer estudios amplios. 

Al igual que el brote de Zika hace varios años. Necesitamos gente que trabaje en estas cosas antes de que los patógenos aparezcan. Ese no era el momento de comenzar cinco o diez años de investigación científica básica. Por eso necesitamos saber antes mucho sobre el tema para poder empezar rápidamente a formular intervenciones. 

KUT: Me imagino que es un poco más difícil cuando no hay una emergencia inmediata de salud pública, sin embargo, cuando se habla mucho de vacunas y su desarrollo y las cosas se mueven rápidamente. Me imagino que entre esos episodios, es mucho más difícil generar interés. 

McLellan: Sí, puede ser. Y ese es en cierto modo nuestro trabajo como investigadores: tratar de vender nuestras ideas. Y hay una financiación limitada de subsidios, y es un ambiente competitivo. Así que tenemos que presentar un caso fuerte para investigar los temas que nos interesan. En nuestro caso, nos sentimos muy confiados con los coronavirus. Empezamos a trabajar en ellos después de que el coronavirus del MERS apareciera en 2012. Ese fue el segundo que surgió en la población humana después del primer coronavirus del SARS en 2002. 

En ese momento sentimos que probablemente habría más brotes de coronavirus. Así que queríamos empezar a trabajar en ello. Y resultó que había otro y estábamos razonablemente bien preparados en términos científicos. 

KUT: ¿Puede recordarnos un poco sobre esos otros dos brotes? Porque hemos estado escuchando mucho sobre ellos conjuntamente con el nuevo coronavirus. Sólo recuérdele a la gente brevemente lo que fueron esos dos brotes. 

McLellan: Sí. El coronavirus del SARS surgió en 2002 en China. El principal reservorio de los coronavirus humanos son los murciélagos, los “murciélagos de herradura”. Es probable que los murciélagos, el principal reservorio del coronavirus del SARS, tuvieran un reservorio secundario en la “civeta de la palmera”, esas criaturas similares a los gatos. Y entonces eso llevó a un brote. La tasa de mortalidad fue mayor. Entonces, alrededor del 10% de todos los casos confirmados condujeron a una muerte, lo que en realidad es bastante alto. Y afectó a unas 8,500 personas. 

Entonces, pudo contenerse relativamente bien dentro de China, aunque hubo alguna propagación afuera. Así que fue más una epidemia que una pandemia global. 

Para el coronavirus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS, en inglés), que surgió en 2012 en la Península Arábiga en Arabia Saudita. Ese es un virus aún más letal, tiene una tasa de mortalidad del 35% con sólo alrededor de 2,500 personas infectadas. No se propaga fácilmente de persona a persona, como se propaga este nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2 (o COVID-19).

KUT: Tenemos, de hecho, una pregunta de alguien en Facebook sobre la inmunidad de la manada. ¿Alguna vez tuvimos inmunidad de grupo para cualquier virus del SARS o cualquier coronavirus que no sea del tipo del SARS? ¿Alguna vez hubo inmunidad de grupo para alguno de estos virus? 

McLellan: Ahora hay siete coronavirus humanos, tres de los cuales han causado las enfermedades más graves: SARS-1, SARS-2 y MERS. Y luego hay cuatro que circulan por temporadas. Causan principalmente enfermedades respiratorias leves, como el resfriado común. Así que para esos cuatro, generalmente tenemos algún grado de inmunidad colectiva. La mayoría de las personas han sido infectadas. Y eso hace que las reinfecciones que siguen sean menos severas. 

Para el primer SARS, de nuevo, sólo 8,500 personas se infectaron. Así que realmente no hay inmunidad de grupo. No hay transmisiones adicionales después de 2003. Lo mismo con el MERS. Y ahora con el SARS-CoV-2, todavía estamos, creo, con un porcentaje relativamente bajo de personas infectadas. Por supuesto, las estimaciones varían debido a problemas con las pruebas, pero posiblemente estamos por debajo del 10% y pensemos que para la inmunidad de la manada para el SARS-CoV-2 podríamos necesitar estar más cerca del 60% o 70%. 

KUT: Quiero volver al proceso de desarrollo de la vacuna un poco porque oímos hablar de personas que han sido inoculadas con una vacuna en algunos de los ensayos que ya han sucedido. ¿Cómo se determina cuándo una vacuna es exitosa? ¿Cuál es la bandera en un ensayo que dice, bien, estamos listos para entrar en la producción en masa de la que hablaba? ¿Qué significa eso? 

McLellan: Primero tiene que pasar las pruebas de seguridad y así que la fase uno del ensayo clínico está realmente buscando la seguridad. Y eso es generalmente en decenas de personas, digamos 40 personas más o menos, creo que la vacuna de Moderna es de 45 personas. Entonces todo el mundo, las 45 personas, están recibiendo las vacunas. Así que no hay placebo. Y generalmente se trata de dosis crecientes. Para que las primeras personas reciban la dosis más baja, podrían esperar una semana o dos y ver cómo responden. Si eso se ve bien, las siguientes personas reciben la dosis más alta. Así que estamos tratando de obtener una estimación de la seguridad y de la dosis. 

Y entonces, lo que realmente quieres observar es la eficacia, la capacidad de prevenir enfermedades graves o prevenir infecciones. Y ahí es donde realmente necesitas algo como el gran ensayo clínico de fase tres donde tienes miles de personas. Un grupo está recibiendo un placebo. El otro grupo está recibiendo la vacuna. Y luego esperas ver alguna diferencia entre los dos grupos. 

La bandera en sí, depende mucho de cómo se construye, en particular, el ensayo clínico de fase tres. Habrá puntos finales primarios y puntos finales secundarios. La gente tiene que decidir cuáles son. ¿Estás tratando de disminuir las infecciones? ¿Estás tratando de disminuir la gravedad de la enfermedad? ¿Los días de hospitalización? ¿Las muertes? Todos esos son diferentes puntos finales potenciales o puntos finales secundarios. Y eso es lo que hay que ver. Si logras el umbral que buscas y que la gente cree que puede ser útil, entonces potencialmente avanzas y comienzas la licencia y la distribución de la fabricación. 

KUT: Tengo curiosidad por esos pasos. Quiero preguntar un poco más sobre cada uno de ellos: sobre ese paso inicial, el paso de seguridad como lo estaba describiendo, acabo de empezar a pensar, bueno, es un tipo de persona particular la que se inscribiría para ser un participante, para ser un voluntario de esa primera ronda de pruebas. ¿Ha hablado con alguna de esas personas antes? 

McLellan: No he hablado personalmente con ellos, pero es bastante cool en la era actual. Algunos de ellos están en Twitter y otros han estado twitteando sobre ello. Una de las personas que tuvo una reacción adversa más severa a la dosis más alta tenía una historia y como que twitteó un poco sobre eso. Así que ha sido interesante obtener algo de esta información en tiempo real. Creo que mucha gente estaba emocionada de ser parte de esto.
 

Creo que dependiendo de la vacuna en general, no esperamos demasiados eventos adversos demasiado graves. En general, algo de enrojecimiento y otras cosas, tal vez fiebre. Pero sí, creo que son personas muy valientes al ofrecerse como voluntarios para hacer esto. 

KUT: Hable un poco más sobre el segundo paso, el paso de la eficacia. Dijo que hay tres grupos diferentes y que hay un placebo y diferentes dosis. Hablemos entonces, exactamente, más específicamente, de cómo se prueba esto. ¿Qué buscan los investigadores en ese paso de la eficacia? 

McLellan: Algunas de las cosas que podemos hacer inicialmente, incluso en la fase uno, es sacar sangre a los vacunados y ver si están produciendo anticuerpos contra el virus o contra la proteína que son potencialmente neutralizantes. Entonces, sabemos que con la vacuna estamos tratando de obtener una respuesta de anticuerpos y particularmente una respuesta de anticuerpos que pueda neutralizar o inhibir la entrada del virus. 

Y así podemos obtener la concentración de esos anticuerpos -los títulos [virales]-, podemos tener una idea de lo bien que estamos trabajando. Sabemos que las personas que han sido infectadas con SARS-CoV-2 y se recuperan, tienen una cierta concentración de anticuerpos. Nos gustaría que la vacuna produjera una concentración similar o potencialmente más alta. Así que podemos obtener algo de esa información inicial. 

Para algunos de los ensayos, se ve bastante bien. Estamos obteniendo esos tipos de anticuerpos. Pero en última instancia, quieres saber si hay protección, si estamos protegiendo de una enfermedad grave. Y ahí es donde podrías observar si tuvieras varios miles de personas en un grupo que recibiera el placebo y en un grupo que recibiera la vacuna, podrías potencialmente observar, después de varios meses, el número de personas hospitalizadas en cada grupo y compararlas y ver si hay una significación estadística. O los días de hospitalización, esos son los tipos de medidas que estás observando. 

KUT: Quiero desviarme de la vacuna por un segundo, porque cuando mencionó los anticuerpos, sé que las personas que han estado siguiendo su investigación y siguiendo de cerca algunos de estos desarrollos, probablemente están pensando en la investigación que pueden haber escuchado sobre los anticuerpos de las llamas. Ahora, eso es para un tratamiento, no para una vacuna. Pero háblenos un poco sobre su investigación, porque obviamente se trata de las llamas y la gente está interesada en saber por qué motivos está estudiando a las llamas y cómo se relacionan con todo esto. 

McLellan: Creo que en términos generales se puede pensar en intervenciones para los virus, para este coronavirus en particular, en tres modalidades diferentes: vacunas, anticuerpos e inhibidores de moléculas pequeñas. Así que para las vacunas, como he mencionado, estamos tratando de inyectar un virus o una porción del virus en una persona y luego dejar que su cuerpo genere una respuesta inmune. Anticuerpos y células T (un tipo de linfocitos). Así que eso es una inmunización activa. Requiere que el vacunado genere una respuesta inmunológica activa. 

En cuanto a los anticuerpos, podemos purificar los anticuerpos de una llama o de un humano y procesarlos y luego inyectarlos en una persona. E inmediatamente después de la inyección, la persona tiene una concentración muy alta de este anticuerpo protector circulando en su sistema, y debe estar protegida. La concentración del anticuerpo disminuirá con el tiempo porque su cuerpo no está produciendo más. Y entonces podría necesitar un estímulo cada uno o dos meses. 

Pero esto puede ser útil, por ejemplo, para proteger a los trabajadores de la salud, para las personas que sabemos que van a estar expuestas a un montón de virus. Podrías inyectarles inmediatamente un anticuerpo y tenerlos protegidos por un cierto tiempo y ellos podrían ser parte de un tratamiento. Si alguien se infecta o es probable que se haya infectado, se le podría administrar el anticuerpo y con suerte eso resolvería la infección o disminuiría la gravedad de la enfermedad. 

Así que hay mucho trabajo en marcha ahora para aislar los anticuerpos monoclonales de las personas que han sobrevivido al COVID-19. Y también hemos estado trabajando con las llamas. Las llamas producen dos tipos de anticuerpos. Uno es muy similar a los anticuerpos que producimos, los anticuerpos convencionales. El otro es un anticuerpo mucho más pequeño que es realmente único en la familia de los camélidos. Es decir, las llamas, los camellos, las alpacas. Y la porción que reconoce el virus es mucho más pequeña que la homóloga humana. Esto le permite encajar en pequeños bolsillos y grietas en los que tal vez los anticuerpos convencionales no pueden, y entonces estos pequeños anticuerpos pueden ser realmente estables. Pueden ser potencialmente nebulizados en un inhalador que los lleve directamente al pulmón, al tracto respiratorio donde la infección tiene lugar. 

Y hemos sabido que los camélidos pueden producir este tipo de anticuerpos durante décadas. Hay compañías enteras que han empezado a trabajar con este tipo de tecnología. Y comenzamos a trabajar en esto en 2016, tratando de aislar un nano-cuerpo de camélidos que se une ampliamente a todas las proteínas similares a las de los coronavirus. 

Fallamos en ese aspecto, pero fuimos capaces de aislar estos nano-cuerpos que pueden encontrar y neutralizar al MERS. Y al primer coronavirus del SARS. Y resulta que uno de los que se une al primer coronavirus del SARS también se une a la proteína en punta del SARS-CoV-2, y la puede neutralizar. Y se ve muy bien. Está encontrando un sitio bastante conservado. Y nuestros colegas en Bélgica están avanzando rápidamente en el desarrollo preclínico. 

KUT: Por lo tanto, Jason, se utiliza la palabra "fracaso" al hablar de un intento anterior o de un intento de lograr algo para todos los coronavirus. Pero me imagino que la palabra "fracaso" probablemente tiene un significado diferente en su línea de trabajo, porque un fracaso aquí, sin embargo, podría abrir una puerta en otro lugar o conducir al conocimiento de algo más. Así que imagino que algo que puede parecer un fracaso no siempre es necesariamente un fracaso, cuando se habla de investigación y desarrollo de vacunas. 

McLellan: Sí, usted sabe, de hecho, nosotros sentimos mucho en la ciencia. Hay un montón de cosas que estamos tratando de hacer, tratando de que los experimentos funcionen y siguen fallando. Y luego, eventualmente, hay un gran avance y lo llevamos a cabo. Así es como funciona la ciencia. Y uno se acostumbra a eso. Mucha gente que viene al campo está acostumbrada a tener siempre éxito. Y toma un tiempo darse cuenta de que la mayoría de los experimentos van a fracasar. Pero normalmente hay un progreso neto, y eso es lo que funciona. En este caso, no logramos nuestro principal objetivo, pero de todos modos terminamos obteniendo algunas moléculas que parecen eficaces contra los coronavirus y que podrían potencialmente intervenir en esta pandemia. 

KUT: ¿Tiene alguna preocupación acerca de los cronogramas que estamos escuchando? Usted dijo que es optimista sobre algo que se está desarrollando tal vez dentro de este año, pero también hablamos de cómo es un cronograma muy comprimido en comparación con el desarrollo habitual de una vacuna. ¿Le preocupa en absoluto que esto vaya tan rápido porque obviamente tenemos una crisis de salud pública en marcha ahora mismo? ¿Le preocupa eso, ese cronograma apretado?

McLellan: Uno siempre está preocupado por la seguridad. Pero de nuevo, estamos aprovechando un montón de información previa, tanto en el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus que se ha producido durante la última década, la gente que hace las vacunas contra el SARS-1, las vacunas contra el MERS. Esas nunca han sido autorizadas. Pero ha habido mucho trabajo con animales y algunos ensayos clínicos tempranos. Las diferentes modalidades de las vacunas, ya sea una vacuna basada en ADN, en ARNm [mensajero de ácido ribonucleico]  o un [vector] adenoviral. 

Hay mucha investigación en esas plataformas en general. Así que sabemos bastante sobre esto. Conocemos en general el perfil de seguridad, y estamos pasando por los pasos, fase uno, fase dos, fase tres, siendo cautelosos. Y estamos aprendiendo sobre la marcha. Creo que siempre hay alguna preocupación, pero no es la primera vez que hacemos esto. Hay mucha investigación previa que se puede aprovechar. 

KUT: Jason, siento que debería preguntarle: estamos hablando de vacunas, estamos hablando de seguridad. Imagino que se encuentra en las redes sociales y en otros lugares con gente que se preocupa por las vacunas, que no cree que funcionen, que se preocupa por ellas. ¿Cómo le responde a la gente que no cree en las vacunas como vehículo de ayuda en este campo? 

McLellan: Sí, en realidad no nos ocupamos de las creencias. Hay ciencia, hay datos que muestran que son seguras y eficaces. Creo que lo mejor que podemos hacer como científicos es generar los datos. Si la gente cree o no, no es algo que realmente podemos controlar. 

KUT: No quiero precisar un número en particular, pero dijo que es optimista sobre el cronograma de este año, sobre algo que sucederá este año. ¿Podría poner un porcentaje o la probabilidad de que para finales de año podamos ver una vacuna? Creo que esto es algo en lo que la gente está obviamente muy centrada y muy preocupada y esperanzada. 

McLellan: Sí. Creo que es probable en un 90% que una o más vacunas sean aprobadas. Ahora, eso es diferente a tener a todo el mundo vacunado a finales de año. Podría tomar otro año o dos generar suficientes dosis y distribuirlas a todas. 

KUT: Así que vamos a hablar de ese paso del proceso, que había mencionado antes. Una vez que una vacuna se desarrolla, es aprobada, es segura, está lista para ser usada, ¿qué pasa entonces? Obviamente tiene que ser ampliamente distribuida y administrada. 

McLellan: Sí, tiene que ser fabricada y distribuida. Es cierto. Y mucho de eso va a depender de las empresas, de su capacidad, de si otras empresas ayudan al fabricante, usted sabe, una especie de alianzas y grupos que trabajen juntos en eso. Creo que uno de los objetivos es generar inicialmente un millón de dosis por mes para finales de este año, aumentando a 10 millones de dosis por mes para el año que viene. Pero todavía tenemos más de 300 millones de personas en el país. Así que todavía va a tomar mucho tiempo. Y tenemos que determinar quién la recibe primero de manera ordenada. Y creo que esas son discusiones que probablemente están sucediendo ahora y deberían ocurrir. 

KUT: Tenemos otra pregunta de la audiencia con respecto a las vacunas. ¿Existe alguna garantía de que todo este trabajo conduzca a una vacuna? ¿O es posible que pueda tomar un tiempo muy, muy largo o que nunca haya una? 

McLellan: Creo que es poco probable que nunca haya una. Creo que llevará a una vacuna. Lo que no sabemos, por ejemplo -bueno supongo que una de las grandes preguntas- es la duración de la inmunidad que ofrece la vacuna o incluso la infección natural. Así que sabemos que las personas infectadas, generan una respuesta inmune. Pero no sabemos cuánto tiempo después de eso podrían potencialmente reinfectarse. Así que esa es una gran pregunta. No va a ser lo mismo para todas las personas. 

Vemos que las personas están generando un rango de respuestas inmunes, algunas bastante débiles, otras bastante robustas. Las personas con infecciones más asintomáticas estarían generando una respuesta inmunológica más débil que las personas con enfermedades graves que han estado expuestas durante mucho tiempo a una gran cantidad de virus. 

Así que creo que esa es una de las cosas en las que estamos más interesados en términos de desarrollo de vacunas: ¿cada cuánto tiempo necesitaría una vacuna? ¿Todos los años? ¿Podrías ser cada unos dos años? Y creo que esa es una de las principales preguntas. Pero todos los datos sugieren hasta ahora que varias de las vacunas que se están desarrollando son inmunogénicas, están produciendo títulos de anticuerpos y respuestas inmunes que son comparables a lo que se ha observado en una infección natural. Y eso es una muy buena señal. 

KUT: Jason, está hablando de esa respuesta. Sé que la gente sabe lo que está mencionando. Usted sabe, hay vacunas que se dan una vez en la vida. Hay una vacuna contra la gripe que se supone que debes recibir cada año, y hay algunas intermedias. Así que parte de este trabajo debe ser averiguar qué tipo de respuesta se genera y qué tipo de vacuna estaríamos buscando. 

McLellan: Sí, parte de eso es que tal vez tengamos que esperar un poco para ver si puedes reinfectarte después de un año o después de dos años, y tal vez algunos de esos estudios pueden empezar a hacerse en animales para darnos una idea de eso. Pero es cierto que en el caso de la gripe, el virus cambia mucho. Evita nuestra respuesta inmunológica. Así que cuando te vacunas cada año, no son exactamente los mismos componentes en la vacuna. Cambian para tratar de predecir los cambios de la gripe.
 

Sabemos que este coronavirus está cambiando un poco. Las proteínas en punta (o de espiga) pueden estar acumulando una mutación por mes. Es una molécula muy grande. No esperamos que eluda a las vacunas que se están desarrollando ahora en un futuro próximo. Pero estas son todas las cosas que estamos investigando, tratando de averiguar cómo el virus evoluciona. Y qué tipo de respuestas de anticuerpos y vacunas estamos obteniendo de cada una de las diferentes vacunas que se están desarrollando. 

KUT: Iba a preguntarle sobre ese cambio, si ha visto cambios en el coronavirus, en este nuevo coronavirus. Dijo que cambia una vez al mes o ¿cómo se ve esa parte ahora mismo? 

McLellan: Sí, hay grandes estudios en marcha. Cuando la gente se infecta, el virus se puede aislar. Todo el genoma puede ser secuenciado. Y podemos empezar a ver los cambios en el genoma que se están acumulando y cómo se desviaron de una de las primeras cepas. Y para la proteína en punta en sí, estamos viendo que se producen algunas mutaciones. Tal vez una sustitución en particular parece bastante prevalente, como si hubiera sido seleccionada. Y es algo que hay que vigilar y ver cuántos cambios se acumulan en la superficie de la espiga porque eso podría afectar a las respuestas de la vacuna y los anticuerpos. Pero hasta ahora, no está cambiando demasiado como preocuparnos. 

KUT: Por lo tanto, Jason, quiero pedirle que se aleje un poco de los detalles de su trabajo. Y tengo curiosidad: el tipo de trabajo que hace, especialmente ahora, está investigando, está trabajando en una vacuna, el desarrollo está avanzando. Y ahora mismo, también sabemos que el número de muertos por COVID-19 en Estados Unidos es muy cercano a las 100,000 personas. Y me pregunto si podría hablar un poco, supongo, más personalmente sobre lo que es trabajar en proyectos de investigación como este que son literalmente de vida o muerte. ¿Cómo es eso para usted? 

McLellan: Nos parece muy interesante, por eso lo hacemos. Potencialmente podríamos trabajar en cualquier cosa, y he elegido investigar las enfermedades infecciosas y tratar de desarrollar intervenciones para ellas. Es bueno que nuestro laboratorio pueda tener un rol en ayudar a combatir esta pandemia, ya sea en el diseño de un antígeno de la vacuna o el desarrollo de una vacuna, o porque estamos haciendo un montón de trabajo con el aislamiento y la caracterización de los anticuerpos. Y, sí, ha sido frenético. 

Los estudiantes y los postdoctorados en el laboratorio han estado trabajando sin parar. Tenemos algunas personas trabajando todo el día tratando de sacar cosas, enviando reactivos y plásmidos (pequeñas moléculas de ADN circular) a investigadores de todo el mundo para tratar de ayudarlos. Hemos enviado más de 100 paquetes de algunas de nuestras proteínas y plásmidos para tratar de facilitar la investigación de otras personas. Así que ha sido interesante. Ha sido bueno. Este es el tipo de investigación que queremos hacer. 

KUT: Y sólo para hablar un poco más acerca de lo que es estar trabajando en este campo en este momento. Cuando habla con sus colegas, ¿qué tipo de historias comparten? ¿De qué hablan? 

McLellan: No hemos encontrado mucho tiempo para hablar. Todos estamos muy ocupados. Nos pondremos al día más tarde. 

KUT: Jason, muchas gracias por su tiempo y su diálogo de hoy. 

McLellan: Gracias por invitarme. Fue divertido.

"Now what?” (¿Y ahora qué?) es una serie semanal en vivo en asociación con la Universidad de Texas y la Escuela de Medicina Dell. Cada semana, reporteros de KUT hablarán con los principales científicos, investigadores y pensadores de toda la universidad sobre lo que necesitamos saber sobre el COVID-19. 

Síguenos en Facebook y regístrate en las alertas de KUT News para recibir una notificación cuando estas conversaciones comiencen, junto con otras actualizaciones locales importantes sobre la pandemia.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.