Sin Guardería, Profesora De UT En Austin Lucha Por Ayudar A Sus Hijos Y Estudiantes

Sep 4, 2020

Read this story in English.

Cuarta parte en una serie de cuatro artículos.

Hay mucho que cuidar en la vida de Ayelet Haimson Lushkov. Es madre de un niño de 1 año y de una niña de 3, y también da clases de licenciatura y postgrado en la Universidad de Texas (UT, en inglés). 

"Se siente como si hubiera mucha gente que necesita cosas de ti como madre y como profesora", dijo. “El COVID realmente intensificó eso". 

Haimson Lushkov y su esposo son profesores de clásicos en la UT. Antes de la pandemia, sus hijos iban al Centro de Desarrollo Infantil de la universidad, pero cuando el campus cerró, el centro también. Ella y su marido tuvieron que hacer la transición a dar clases en línea con dos niños pequeños alrededor. 

"Es difícil mantener el ancho de banda emocional para responder constantemente a las necesidades de los propios hijos y al mismo tiempo ser comprensivo con un estudiante que podría no tener la conexión a Internet adecuada o que tiene un pariente que tiene COVID o que simplemente está estresado, preocupado y confundido", dijo.

No hay buenas opciones

La pareja se esforzó por dar conferencias a través del Zoom y terminar el semestre de primavera con los niños gateando sobre ellos. 

Cuando el centro reabrió a finales de agosto, Haimson Lushkov no se sentía cómoda enviándolos otra vez. Para mantener sus espacios, ella y su esposo tuvieron que pagar la matrícula de la guardería. 

Se dieron cuenta de que no podían seguir enseñando, reunirse con los estudiantes graduados y asistir a las reuniones de la facultad con los niños en la casa, así que contrataron a una niñera para que viniera unas horas al día.

PRIMERA PARTE |Falta De Guarderías No Es Sólo Un Problema Para Padres, También Podría Paralizar Economía De Texas

SEGUNDA PARTE |El Trabajo Es Secundario Para Una Madre De Austin Sin Guardería Durante La Pandemia

TERCERA PARTE |No hay Solución Para Una Madre De Austin Que Lucha Con El Cuidado De Sus Hijos Durante La Pandemia

“Efectivamente, pagaremos el doble por el cuidado de los niños", dijo Haimson Lushkov. "Es un tremendo privilegio que podamos hacer eso".

Explicó que tendrán que recurrir a sus ahorros, así que sólo será sostenible hasta diciembre. Para entonces, dijo, espera que los casos en Austin hayan disminuido y se sienta más cómoda enviando a los niños de nuevo a la guardería.

"Parece que no hay buenas opciones en este momento", dijo. "Parece que muchas de las decisiones que los padres tienen que tomar tienen cascadas de consecuencias que no son lo que queremos".

Haimson Lushkov dijo que desearía que hubiera una inversión más universal en la educación temprana.

"Es una situación difícil y frustrante para vivir", dijo. 

'Se siente como si siempre estuvieras fallando'.

Ahora que el semestre ha comenzado, Haimson Lushkov está viendo cómo le va con su elección. Por un lado, dice, está feliz de no haber enviado a los niños otra vez a la guardería. Al menos un niño ha dado positivo en el test de COVID-19 allí. 

Pero ella y su esposo están luchando para cumplir con las exigencias del trabajo mientras los niños compiten constantemente por su atención.

"Es como si siempre estuvieras fallando en algo", dijo Haimson Lushkov. "O no me preparo lo suficiente para mis cursos, o no presto suficiente atención a mis hijos". 

"O no me preparo lo suficiente para mis cursos, o no presto suficiente atención a mis hijos"

Ella enseña en un curso que se supone introduce al estudiante de primer año en la escritura, la investigación y la discusión a nivel universitario. Haimson Lushkov dice que se siente presionada para hacer que estos estudiantes tengan una buena experiencia tomando la clase en línea, ya que esta es su introducción a la universidad. 

"No puedo darles la experiencia estándar", dijo. "Estoy tratando de sobrecompensar de otras maneras que las cosas se vean bien y ... centrarme en construir la comunidad y pensar en formas de hacer que los estudiantes se comprometan para que no se pierdan detrás de sus cámaras. Pero eso duplica el tiempo de preparación".

Y el tiempo es limitado ahora mismo. La niñera viene sólo 20 horas a la semana, entre sus conferencias en vivo, las reuniones de la facultad y del comité, y la preparación de las clases, se pasan rápido. 

La niña de 3 años ya ha dejado a la niñera y ha interrumpido sus clases. Haimson Lushkov dice que sabe que su hija echa de menos a sus amigos y la vieja rutina y que está harta de quedarse tanto tiempo en casa. Eso la afecta cuando trata de mantenerse al día en su trabajo. 

"Estoy bastante segura de que en una semana estaré destrozada", dijo. "Ya lo estoy sintiendo. Tenemos muchas más reuniones de la facultad y demandas aleatorias de nuestro tiempo que aparecen. Ya siento que estoy corriendo hacia una paralización laboral, espero que de ahora en adelante sea peor". 

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Claire McInerny a claire@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en@ClaireMcInerny.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favorconsidera hacer una donaciónpara apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres enKUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.