Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Activistas alertan sobre crisis por escasez de trabajadores que ayudan a las personas con discapacidad

An oxygen tank, fan and other equipment in a room.
Julia Reihs
/
KUT
Encontrar asistentes comunitarios, cuidadores que ayudan a las personas con discapacidad a permanecer en sus hogares, ha sido cada vez más difícil en Texas. Los trabajadores que ayudan a las personas con Medicaid sólo cobran 8,11 dólares la hora, un salario fijado por la legislatura estatal.

Read this story in English.

Activistas dicen que se ha hecho muy poco para solucionar la grave escasez de trabajadores que ayudan a las personas con discapacidad que viven en casa en Texas.

Estos trabajadores, conocidos como asistentes comunitarios, ayudan a las personas con discapacidad a hacer cosas básicas como levantarse de la cama, hacer la comida y limpiar. Son la clave para ayudar a las personas con discapacidad a prosperar en casa y a mantenerse fuera de las instituciones.

Pero encontrar a estos trabajadores es cada vez más difícil, especialmente para la gran parte de personas con discapacidades que reciben Medicaid.

Cathy Robles Cranston, defensora del grupo de derechos de los discapacitados ADAPT Texas, ha estado trabajando para conseguir que los legisladores estatales y los funcionarios de salud aumenten el salario de los asistentes comunitarios como ella, muchos de los cuales son pagados a través de Medicaid.

"No tenemos beneficios, no tenemos atención médica, no tenemos vacaciones", dijo. "Nuestra edad media es de 50 años y en nuestro estado empezamos con 8,11 dólares la hora. Si eso no es una crisis, ¿qué es?".

Los grupos que emplean a los asistentes comunitarios no pueden contratar a trabajadores a ese precio, dijo. Así que ADAPT Texas pide que el salario base se fije en 15 dólares la hora, lo que hará que estos puestos sean algo más competitivos en el mercado laboral actual.

"La gente puede ir a trabajar a Amazon o Target o McDonald's y ganar 15 dólares la hora", dijo Cranston.

“No tenemos prestaciones, no tenemos seguro médico, no recibimos vacaciones pagas. Nuestra edad media es de 50 años y en nuestro estado empezamos con 8,11 dólares la hora. Si eso no es una crisis, ¿qué es?”
Cathy Robles Cranston, asistente comunitaria

Pero el cambio de ese salario base depende de los legisladores estatales, porque la Legislatura tiene que dar el visto bueno a la financiación de Medicaid.

"No existe la voluntad de nuestra Legislatura estatal de poner los fondos necesarios para aumentar el salario base", dijo.

ADAPT Texas y otros defensores de los derechos de los discapacitados dicen que los funcionarios de salud del estado tampoco han hecho lo suficiente para aumentar lo que ganan los asistentes comunitarios. Piden la dimisión de la Comisionada de Salud y Servicios Humanos de Texas, Cecile Young.

En un comunicado de prensa la semana pasada, argumentaron que Young "no pidió ni un solo centavo de aumento para los asistentes comunitarios", incluso en las partes de la solicitud de presupuesto reservadas para elementos "excepcionales".

"Necesitamos a alguien que reconozca este problema y aporte una solución", escribieron. "Ella no tiene ni el interés, ni aparentemente la intención de hacer nada para ayudar".

En una carta enviada a ADAPT Texas en febrero, Young dijo que está "comprometida a asegurar que todos los clientes de Medicaid tengan acceso a una red adecuada de trabajadores de la salud que proporcionen servicios esenciales, incluyendo los proporcionados por los asistentes de la comunidad."

Ella dijo que estaba trabajando en la solicitud de presupuesto para la sesión legislativa de 2023 y planeaba "resaltar la necesidad de fortalecer la fuerza de trabajo de los asistentes."

"Además, el personal está estudiando los datos que podrían ponerse a disposición del público y utilizarse para informar a los responsables de la toma de decisiones sobre los salarios de los asistentes", escribió.

Sin embargo, Cranston dijo que ya existe una crisis y que el problema debía abordarse hace años. La mano de obra de los asistentes comunitarios -que son unas 300.000 personas, en su mayoría mujeres y personas de color- está envejeciendo rápidamente.

Cranston, que es asistente de su marido, dijo que ella misma está "envejeciendo".

"No puede encontrar un asistente que haga de refuerzo", dijo. "Si me pasa algo a mí, ¿qué le va a pasar a mi marido? Hay mucha gente en esta situación".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.