Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Biblioteca Más Pequeña De Texas Recibe Un Enorme Reconocimiento Después De Haber Enfrentado Momentos Difíciles

marathon_library_sign.jpg
Courtesy Marathon Public Library
/

Read this story in English.

El dicho de “las cosas buenas vienen siempre en cantidades pequeñas” es un cliché. Pero en el caso de Marathon Public Library, es verdad.

Con solo 723 pies cuadrados, la biblioteca es la más pequeña en Texas. Pero esta se ha convertido en un recurso importante para miembros de la pequeña comunidad del lejano Oeste de Texas.

“Las pequeñas bibliotecas rurales, en general, juegan un rol crítico en su comunidad,” dice Erin Stovall, presidente de la junta directiva de la biblioteca. “Dado que somos una comunidad muy pequeña, podemos proveer servicios personalizados y programas que los miembros de nuestra comunidad necesitan.”

La biblioteca de Marathon es el único punto de acceso público a la internet y otros recursos digitales. También da materiales a estudiantes locales y maestros al principio del año escolar, ofrece docenas de programas para niños y adultos y llena los huecos extracurriculares en la comunidad.

Por ejemplo, el Distrito escolar independiente de Marathon no ofrece clases de teatro. Así que dos veces al año, la biblioteca es la anfitriona de teatro de Missoula Children, durante un programa que dura una semana y culmina en una presentación.

En marzo, los esfuerzos de la biblioteca fueron reconocidos por el Institute of Museum and Library Services. El grupo nominó a Marathon Public Library para la medalla nacional del museo y servicios bibliotecarios, un reconocimiento de gran prestigio. Parece estar muy lejos, cuando hace unos años parecía que la biblioteca podría cerrar por completo.

La biblioteca solía ser una sucursal del sistema de Alpine Public Library. Pero en 2012, los administradores en Alpine planearon el cierre de su sucursal en Marathon debido a un presupuesto apretado. Fue en ese momento que la gente, como la directora ejecutiva actual, Erin Stovall, entró en acción.

“Cuando los miembros de nuestra comunidad se enteraron del riesgo en que estaba nuestra biblioteca, todos se unieron … para salvarla,” dijo Stovall.

El grupo creó una organización independiente sin fines de lucro para administrar la biblioteca. A esto le siguieron mejoras.

“En 2013, cuando inicié como voluntaria, las tres hileras de abajo en todos los estantes estaban completamente vacías. Solo ofrecíamos un programa”, dijo Stovall. “Ahora, ya sabes, nuestros estantes, tuvimos que hacer más. Estamos a reventar.”

Ha sido difícil ofrecer el mismo nivel de servicio durante la pandemia. Pero el personal de la biblioteca ha encontrado formas de arreglarse. Mandan libros y actividades a niños inscritos en el programa para después de la escuela. Y la biblioteca ha sido un centro para gente con preguntas sobre beneficios de desempleo, el estado de los cheques de estímulo o registrarse para pruebas de COVID-19.

Se siente bien ser reconocido por el duro trabajo que se requiere para hacer que una biblioteca siga funcionando, dice Stovall.

“Siendo honestos, cuando leí el correo electrónico [sobre un reconocimiento] habían lágrimas de alegría en mis ojos,” dice. “Fue muy emotivo.”

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.