Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Mientras el Tribunal Supremo de Texas sopesa la prohibición del aborto, las partes dicen que es poco probable que la detengan ahora

An open door looks into a room with an examination table with stirrups
Gabriel C. Pérez
/
KUT

Read this story in English

El Tribunal Supremo de Texas escuchará los argumentos orales este jueves del reto legal federal en curso contra la prohibición del aborto a las seis semanas en el estado.

Para los proveedores de servicios de aborto en Texas -algunos de los cuales son demandantes en el caso- hay pocas esperanzas de que el caso refuerce el derecho al aborto en el estado.

Kathy Kleinfeld dice que los últimos meses han sido algunos de los más duros de su larga carrera trabajando en clínicas que ofrecen abortos. Kleinfeld es la administradora de Houston Women's Reproductive Services, una clínica que sólo ofrece la píldora abortiva.

Desde que entró en vigor la prohibición de las seis semanas, dijo, cada consulta de pacientes que ella y su personal han realizado ha estado plagada de ansiedad.

"Cuando abrimos la puerta y el médico está allí y saludamos a la mujer y nos preparamos para hacerle un sonograma, se produce un momento en el que casi contenemos la respiración por ella", dijo.

El proyecto de ley 8 del Senado (SB 8) prohíbe que una paciente aborte en Texas si el médico detecta cualquier actividad cardíaca del feto, lo que puede ocurrir a las cinco o seis semanas de embarazo.

Kleinfeld dijo que las pacientes que tienen embarazos avanzados -y pueden permitírselo- deben concertar una cita para abortar en otro estado, muchos de los cuales están actualmente saturados de pacientes de Texas. También deben calcular el viaje, el alojamiento y el cuidado de los niños.

Y luego, por supuesto, están las innumerables pacientes que no tienen medios económicos para nada de eso.

"En un momento, lo que encontramos en un sonograma podría cambiar a la mujr por completo para siempre", dijo Kleinfeld. "Y cuando tenemos que decirles que sus opciones son limitadas debido a esta ley que es una violación directa (al caso judicial) Roe v. Wade, eso es muy duro".

Kathy_Kleinfeld.jpg
Gabriel C. Pérez
/
KUT
Kathy Kleinfeld, administradora de Houston Women's Reproductive Services, dice que los últimos meses han sido unos de los más duros de su carrera.

Esta es quizás una de las mayores frustraciones para los proveedores de aborto en Texas.

La ley SB 8 que entró en vigencia en septiembre, viola claramente el caso Roe, el precedente legal de los años 70 que legalizó los abortos hasta las 24 semanas de embarazo.

Amy Hagstrom Miller, fundadora y directora general de Whole Woman's Health -una cadena de clínicas que practican abortos en Texas- dijo que lleva muchos años luchando contra las restricciones al aborto en el estado. Dijo que es chocante que la ley siga en vigencia.

"Incluso para alguien tan avezado en esta pesadilla regulatoria que es la estrategia para tratar de quitar básicamente el derecho al aborto en la última década", dijo, "incluso con todo lo que me sorprende por el tiempo que la SB 8 se ha aplicado".

Los legisladores estatales redactaron la ley SB 8 para que fuera aplicada por ciudadanos particulares, en lugar de por el Estado, lo que es prácticamente inaudito. Eso ha hecho que desafiar la ley sea complicado para los proveedores de abortos.

Los tribunales no han hecho las cosas menos complicadas, dijo Hagstrom Miller.

En diciembre, el Tribunal Supremo de Estados Unidos mantuvo la ley en vigencia, pero permitió que las clínicas siguieran adelante con una demanda limitada contra algunas agencias estatales.

Stephen Vladeck, profesor de derecho de la Universidad de Texas en Austin, dijo que, en cuanto se dictó la sentencia, supo que se trataba, en el mejor de los casos, de una victoria vacía para los proveedores de servicios de aborto.

"En cierto modo, mantiene viva su demanda", dijo, "pero no en un sentido en el que puedan lograr algo".

John Seago, director legislativo de Texas Right to Life, dijo que también tiene claro que este reto legal en particular no es una amenaza real para la ley.

"El caso federal pendiente no tiene realmente el potencial de impedir que los particulares demanden a la industria del aborto", dijo, "porque el Tribunal Supremo redujo quiénes son los demandados adecuados y válidos".

Seago dijo que el tribunal redujo la lista de demandados a las agencias estatales y a los funcionarios encargados de otorgar licencias, que no tienen la tarea de hacer cumplir la prohibición en virtud de la ley SB 8.

"La realidad es que en este momento no hay ningún vehículo legal en marcha que la industria del aborto pueda utilizar para impedir que se aplique la Ley de Latidos".
John Seago, Texas Right to Life

"El autor del Senado, Bryan Hughes, dejó muy claro en el pleno y en múltiples ocasiones que no quiere que ningún gobierno haga cumplir esta ley", dijo.

Sin embargo, este es el desafío que actualmente tiene ante sí el Tribunal Supremo de Texas.

Después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos emitiera su fallo el mes pasado, el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito -uno de los tribunales de apelación más conservadores del país- se puso del lado de los funcionarios republicanos que pidieron al tribunal que enviara el caso al Tribunal Supremo de Texas. Ese tribunal está formado en su totalidad por jueces republicanos elegidos.

Incluso si los proveedores de aborto prevalecen y los jueces dicen que las agencias estatales no pueden aplicar la ley, Seago dijo que sigue siendo una victoria para los grupos antiabortistas.

"La realidad es que en este momento no hay ningún vehículo legal que la industria del aborto pueda utilizar para impedir que se aplique la Ley de latidos del corazón", dijo.

Vladeck dijo que hasta que no haya un fallo del Tribunal Supremo de Texas, el tribunal de distrito de Austin que anteriormente vio el caso tampoco puede hacer nada.

"Hay un litigio en el tribunal estatal", dijo. "Pero incluso mientras eso avanza lentamente, hay muy pocos mecanismos para que esos casos produzcan realmente algún fallo que bloquee la SB 8. Y así, realmente estamos en este purgatorio kafkiano donde la ley está en vigencia a pesar de que la ley en los libros sugeriría que es abiertamente inconstitucional".

Vladeck dijo que lo que está ocurriendo con este caso debería ser una señal para la gente de que los tribunales no van a reivindicar de forma fiable los derechos constitucionales.

"Mucha gente lo verá y dirá que es sólo porque se trata del aborto", dijo. "Y creo que lo que hay que decir una y otra vez es: 'Hoy es el aborto, pero mañana podría ser cualquier otra cosa'".

Vladeck dijo que tal vez eso signifique que los defensores deben poner sus miras en otra parte, posiblemente en la Legislatura estatal.

Hagstrom Miller también se ha dado cuenta de ello.

"He desviado mi mirada de los tribunales para buscar justicia, lo que en este país es algo realmente desgarrador", dijo. En su lugar, ha mirado al Congreso y a la Casa Blanca para proteger el derecho al aborto.

"Deberíamos poder confiar en el sistema judicial para defender los derechos humanos de la gente en Texas, y creo firmemente que el acceso al aborto seguro es una cuestión de derechos humanos".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.