Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Una nueva ola de sindicalismo llega a Texas

starbucks_UT_24th.jpg
Addie Costello
/
Texas Standard
El Starbucks de la calle 24 y Nueces, cerca de UT Austin, se sindicalizó el 7 de marzo.

From Texas Standard:

Nuevos sindicatos de trabajadores han surgido en lugares no tradicionales de Texas en los últimos meses. La tendencia obtuvo un amplio reconocimiento cuando los empleados de una tienda Starbucks de Buffalo, Nueva York, se sindicalizaron en 2021. Ahora, en Texas, al menos cinco lugares de trabajo han solicitado la sindicalización, cuatro de ellos tiendas de Starbucks en San Antonio y Austin.

Esas son algunas de las 54 tiendas de Starbucks en 19 estados que ahora tienen sindicatos.

Lillian K. Allen, miembro del sindicato en un Starbucks cercano al campus de la Universidad de Texas en Austin, dice que el sindicato da a los empleados más capacidad para negociar con su empleador.

"Estamos formando un sindicato para obtener una voz, para abogar por nosotros mismos y por las cuestiones que son fundamentales para nosotros como socios, de una manera en la que tenemos una influencia real", dijo Allen.

La tienda de Allen, situada en la calle 24 y Nueces, cerca de la famosa franja de tiendas y restaurantes "The Drag" de UT, se sindicó en marzo.

Pero los trabajadores del sector servicios como Allen no son, históricamente, los típicos miembros de un sindicato. Esto se debe a que los trabajos de servicios, según el profesor de historia de la Universidad Estatal de Texas, Tom Alter, solían considerarse temporales. La gente no permanecía en ellos el tiempo suficiente para hacer posible la sindicalización. Pero eso cambió tras el colapso económico de 2008; la inestabilidad del mercado laboral obligó a la gente a permanecer en trabajos peor pagados durante más tiempo del esperado, dice Alter.

"Creo que mucha gente se está dando cuenta de que esto es cada vez más permanente. Y una vez que ves algo como permanente o al menos más duradero, empiezas a invertir más en el lugar de trabajo y quieres mejorarlo", dice Alter.

En Alamo Drafthouse, otro establecimiento de Austin, los trabajadores de la sala de cine del sur de Austin formaron un sindicato en febrero con la ayuda de Industrial Workers of the World.

"Definitivamente hay un rejuvenecimiento de los sindicatos", dijo el portavoz de IWW Maxim Baru, "[y] un cambio demográfico y sindical, entre los miembros, que está teniendo lugar y que está cambiando las prioridades de los sindicatos".

Baru atribuye a la pandemia el aumento aparentemente más acusado de los sindicatos en los últimos tiempos. Es lo contrario de lo que Baru esperaba.

"Cuando la pandemia llegó por primera vez en 2020, creo que muchos de nosotros esperábamos que los índices de sindicalización disminuyeran", dijo Baru. "Pero de hecho, tuvimos una explosión absoluta de la cantidad de personas que estaban presentando solicitudes para conseguir un sindicato en su trabajo".

Zach Corpstein, que ayudó a organizar el sindicato en Alamo Drafthouse, dice que la pandemia fue definitivamente el factor que impulsó la sindicalización allí. Dice que los empleados no estaban contentos con la respuesta de la empresa a la COVID-19.

"Uno de los problemas que continuó cuando reabrimos en 2020 fue la falta de transparencia y la escasa comunicación, y sentimos que estaba perjudicando la seguridad no sólo de los empleados, sino también de los clientes y de la comunidad", dijo Corpstein.

Alamo Drafthouse y Starbucks no respondieron a las solicitudes de comentarios del Texas Standard para este artículo.

Ahora, con el levantamiento de las restricciones de la pandemia en muchos lugares, Alter, el profesor de historia del Estado de Texas, dice que los esfuerzos para sindicalizarse podrían ser aún más fáciles para los empleados.

"Pueden reunirse, pueden tener esas discusiones cara a cara a altas horas de la noche en las que elaboran estrategias y comparten sus experiencias. Creo que esto sólo sirve para que este movimiento crezca aún más", dijo.

Pero la sindicalización puede tener un aspecto muy diferente de un estado a otro. Texas, por ejemplo, es un estado con Derecho al Trabajo, lo que significa que no se puede obligar a nadie a afiliarse a un sindicato ni a pagar cuotas sindicales, y no hay una inscripción automática en el sindicato de un lugar de trabajo, a diferencia de, por ejemplo, Nueva York.

Y algunos, como Glenn Hamer, de la Asociación de Empresas de Texas, sostienen que el estatus de Derecho al Trabajo de Texas da más libertad a los empleados.

"Los empleados deberían tener la posibilidad de elegir si quieren o no participar en un sindicato, y si lo hacen, deberían tener la posibilidad de elegir cualquier tipo de contribución política que se haga", dijo Hamer.

Pero el derecho al trabajo en Texas también contribuye al bajo número de sindicatos en el estado. U.S. News & World Report situó a Texas entre los 10 estados con menor índice de afiliación sindical.

Esa baja clasificación hace que los cinco nuevos sindicatos registrados en dos meses este año sean aún más sorprendentes. Algunos de esos nuevos miembros del sindicato, incluida la empleada de Starbucks Lillian Allen, que han decidido participar en este nuevo movimiento sindical, dicen que lo hacen por ellos mismos y por los futuros empleados.

"Merece la pena porque nosotros lo valemos, y porque los compañeros que vengan detrás de nosotros lo van a merecer", dijo Allen. "Se merecen que el tiempo que estén allí sea lo mejor posible, y queremos asegurarnos de que así sea".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content