Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations
Streaming troubles? We've made changes. Please click here on kut.org/streams for more information.

La vacuna contra el VRS para embarazadas puede cambiar las reglas de una enfermedad

Una persona con bata blanca sostiene un cilindro metálico en un laboratorio.
Vivian Abagiu
/
University of Texas at Austin
Jason McLellan, profesor del Departamento de Biociencias Moleculares de la UT Austin, ayudó a desarrollar la ciencia básica que subyace a una oleada de nuevas vacunas contra el VRS.

Read this story in English

Durante seis décadas, no hubo ninguna vacuna aprobada para una de las causas más comunes de enfermedad grave en lactantes, niños pequeños y adultos mayores: el VSR o virus respiratorio sincitial. Hasta ahora.

El 2023 ha sido un año de grandes avances, con la aprobación de múltiples vacunas y tratamientos. El lunes, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó una vacuna para embarazadas, la primera contra el VRS que ofrece protección a lactantes vulnerables.

Entre los científicos responsables de este descubrimiento se encuentra Jason McLellan, profesor del Departamento de Biociencias Moleculares de la UT Austin. Aunque la mayoría de las personas se infectan repetidamente con el VSR a lo largo de su vida, según McLellan, sólo supone una fuerte amenaza para determinados grupos.

"El VRS causa una enfermedad importante en los muy jóvenes y en los ancianos", dijo. "Para los adultos sanos, es una especie de resfriado fuerte".

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el VSR es la principal causa de hospitalización en lactantes. La agencia calcula que hasta 80,000 niños menores de 5 años son hospitalizados por VRS cada año. Los adultos mayores son hospitalizados en cifras que oscilan entre 60,000 y 160,000 cada año a causa del virus, y entre 6,000 y 10,000 mueren.

A pesar de estas aleccionadoras estadísticas, afirma McLellan, no siempre se ha comprendido la magnitud del VRS.

"La mayoría de las veces, cuando la gente enfermaba de VRS, no lo sabía, y se la agrupaba como una enfermedad parecida a la gripe", explica. "Sólo en la última década, más o menos, con las pruebas específicas para el VRS, se ha apreciado que muchas de estas hospitalizaciones y muertes por enfermedades respiratorias se deben realmente al VRS".

Una oleada de avances

Un repunte de casos durante la temporada invernal de VRS de 2022 también aumentó la concientización sobre el virus común, dijo McLellan. Casualmente, el momento coincidió con una oleada de actividad en las pruebas y el desarrollo de vacunas y tratamientos.

A finales del año pasado, los ensayos clínicos de vacunas de diversas empresas farmacéuticas se encontraban en sus fases finales. En mayo, la vacuna de GSK para adultos mayores de 60 años, denominada Arexvy, se convirtió en la primera vacuna contra el VRS aprobada por la FDA. Poco después se aprobó Abrysvo, de Pfizer, para adultos mayores. El lunes, Abrysvo también fue aprobada para mujeres embarazadas de entre 32 y 36 semanas de gestación.

Aunque estas vacunas cruzaron la línea de la meta casi al mismo tiempo, todas se basan en décadas de trabajo.

"El VRS se aisló por primera vez en chimpancés en 1956 y, desde entonces, muchos investigadores llevan décadas tratando de comprender la virología básica", explica McLellan. "Cómo entra el virus en las células, cuáles son sus proteínas, cómo causa la enfermedad y cómo fabricar vacunas".

Varios factores contribuyeron a que transcurriera tanto tiempo antes de que se aprobaran vacunas eficaces. Uno de ellos fue un intento fallido de desarrollar una vacuna contra el VRS para lactantes en la década de 1960, que en última instancia hizo que los niños que la recibieron tuvieran más probabilidades de enfermar gravemente. Dos murieron. Esa tragedia hizo que los investigadores se mostraran especialmente cautelosos con las vacunas contra el VRS para lactantes, señaló McLellan.

Además, la tecnología tenía que ponerse al día. Él y sus colegas de los Institutos Nacionales de Salud desempeñaron un papel fundamental en este avance al desarrollar una nueva forma de diseñar y estabilizar las proteínas que ciertos virus utilizan para entrar en las células. Este avance también fue fundamental para el desarrollo de las vacunas contra el COVID-19, el trabajo por el que McLellan es quizás más conocido.

¿Y ahora qué?

La vacuna de Pfizer aún necesita el visto bueno de los CDC para poder administrarse a mujeres embarazadas. Una vez aprobada, la FDA y los CDC seguirán vigilando la eficacia de la vacuna.

De cara a la temporada de otoño e invierno del VRS, los CDC recomiendan que los lactantes menores de ocho meses reciban un nuevo tratamiento con anticuerpos monoclonales que puede ayudar a prevenir la infección. Con este tratamiento, los lactantes reciben inyecciones de anticuerpos, que pueden ofrecerles protección antes de que tengan edad suficiente para reunir su propia respuesta inmunitaria.

Mientras tanto, McLellan y sus colegas del laboratorio de la Universidad de Texas trabajan en otros virus, como el metapneumovirus humano, otro virus similar al VRS que provoca enfermedades graves en niños y ancianos. También se centra en otros patógenos que podrían causar brotes importantes en el futuro.

"El desarrollo de vacunas lleva mucho tiempo", afirma. "Ha habido muchos financiadores que están empezando a destinar dinero a cómo fabricar vacunas contra diferentes familias de virus. En caso de que haya una gran epidemia o pandemia en el futuro, ya estaremos preparados".

If you found this reporting valuable, please consider making a donation to support it. Your gift pays for everything you find on KUT.org. Thanks for donating today.

Olivia Aldridge is KUT's health care reporter. Got a tip? Email her at oaldridge@kut.org. Follow her on X @ojaldridge.
Related Content