Demanda Sin Precedentes Presiona A Los Bancos De Alimentos De Texas

Apr 27, 2020

Click here to read this story in English.

Con tantos tejanos sin trabajo debido a las órdenes de quedarse en casa por el COVID-19, los bancos de alimentos se han sumado a los esfuerzos en  la primera línea de respuesta en el estado. El aumento de la demanda está empujando a los bancos de alimentos de Texas al límite, ya que ellos también esperan que les llegue la tan necesitada ayuda estatal y federal.

Cuando se emitieron las órdenes de quedarse en casa en Texas a finales del mes pasado, los bancos de alimentos sabían que jugarían un papel clave para quienes estuvieran a punto de perder su trabajo. No sabían entonces lo rápido que crecería su papel, casi de la noche a la mañana.

"Nunca habíamos visto nada parecido," dijo Cecilia Cole, CEO de Feeding Texas. "Está en todas partes. Golpeando cada uno de los condados del estado. Está afectando a todos los estados de la nación. Está impactando a las comunidades en todas partes," agregó. 

Según Cole, los 21 bancos de alimentos de Texas -que su organización sin fines de lucro ayuda a dirigir- están viendo un enorme aumento del 88% de asistentes en todo el estado. Su red de bancos de alimentos distribuye un 50% más de comidas desde hace una semana.

"Los bancos de alimentos están haciendo lo que mejor saben hacer. Son ágiles. Son creativos. Son capaces de cambiar los recursos rápidamente y estoy muy orgullosa del trabajo que están haciendo, y de cómo lo están haciendo," dijo Cole. "Pero he oído que en todo el estado podrían quedarse sin comida y no poder mantener el ritmo," advirtió.

Estos 21 bancos de alimentos también trabajan para servir a una red de miles de despensas, comedores, iglesias y centros comunitarios que dan comida a los necesitados. Estos socios más pequeños se están quedando sin comida. Cole dijo que se estima que alrededor del 30% han cerrado sus puertas.

"El oeste de Texas es otro ejemplo de bancos de alimentos golpeados duramente," explicó Cole. "Fueron doblemente golpeados porque fueron golpeados por la caída de los precios del petróleo y la gasolina al mismo tiempo. Esa es otra área del estado que es muy rural con grandes distancias entre los sitios de distribución. Se perdieron socios. Muchos voluntarios abandonaron."

Cole y su equipo han estado tratando de conseguir ayuda federal o estatal para proporcionar un salvavidas para los bancos de alimentos de Texas. Los paquetes de estímulo aprobados por el Congreso y el presidente a finales de marzo destinaron $72 millones de esos fondos de emergencia para los bancos de alimentos de Texas durante la pandemia por el COVID-19. Pero no se espera que ese dinero se distribuya hasta julio. 

"Hemos estado súper asustados," dijo el presidente y director ejecutivo del Banco de Alimentos de San Antonio, Eric Cooper. "Nuestra comunidad se ha estado reuniendo y muchas corporaciones, fundaciones e individuos han hecho donaciones financieras para ayudarnos a cerrar esa brecha," explicó. 

Pero a este ritmo, Cooper dijo que su banco de alimentos no puede depender sólo de la filantropía para "llenar" esa brecha entre los recursos disponibles y el número de personas que buscan asistencia alimentaria durante la pandemia. Cooper, junto con los bancos de alimentos del oeste de Texas, Houston y el norte del estado, presentaron solicitudes de ayuda estatal a principios de abril a través del Departamento de Administración de Emergencias de Texas (TDEM, en inglés). Cooper dice que solicitó hasta $12 millones en ayuda.

"Entre todos, solo estábamos tratando de informar al gobernador sobre lo que realmente estaba sucediendo en las ciudades de Texas, y que los tejanos no están trabajando," dijo Cooper. "Muchos de ellos han gastado sus últimos dólares de sueldo, y ahora esas familias no tienen comida."

Antes de las órdenes de quedarse en casa, el banco de alimentos de San Antonio servía a unas 60,000 personas cada semana en 16 condados. Ahora ese número se ha duplicado a 120,000 e incluye a muchas personas que van por primera vez. De acuerdo con Cooper, el 70% de las personas que se han presentado, incluyendo trabajadores despedidos, nunca habían tenido que recurrir a la asistencia de alimentos.

A finales de la semana pasada, Cooper y varios otros bancos de alimentos fueron informados por el estado que en lugar del dinero que buscaban, Texas trabajará para obtener 44 millones de libras de alimentos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés). Cooper espera que su banco de alimentos obtenga el 12 por ciento de esos alimentos.

"Por las 60,000 personas adicionales que estamos alimentando, esta comida extra ayudará en gran medida a asegurar que las 120,000 personas que estamos alimentando cada semana tengan acceso a comidas saludables," dijo Cooper.

Un portavoz del estado dijo al Texas Standard que las 44 millones de libras no llegarán todas juntas a la vez. Es una proyección de 90 días de la necesidad de los bancos de alimentos de Texas. FEMA limita las solicitudes de los bancos de alimentos del estado a solo un suministro de alimentos cada 30 días. Así que, por ahora, el estado está buscando 14 millones de libras para los bancos de alimentos hasta el próximo mes.

Celia Cole, de Feeding Texas, dice que está agradecida por estas solicitudes de ayuda. Pero aún no está claro cuándo llegará la comida a los bancos de alimentos y cuánto tiempo durará bajo esta mayor demanda.

"No va a satisfacer todas las necesidades," dijo Cole. "Seguiremos presionando por alimentos y recursos adicionales para asegurarnos de poder servir a la gente que necesita nuestra ayuda ahora mismo."

Mientras tanto, Cole quiere que Texas flexibilice algunos de sus requisitos de elegibilidad para los beneficios del Programa Estatal de Asistencia Nutricional (SNAP, en inglés). Rachel Cooper es analista de políticas en el Centro de Prioridades de Políticas Públicas. Para ella, una barrera importante para los tejanos que tratan de acceder a los beneficios del SNAP en este momento es que su elegibilidad todavía se basa en el valor de su coche o en si tienen una cuenta de ahorros. Cooper también cree que las familias de Texas con niños que normalmente reciben almuerzos gratuitos o a bajo costo en la escuela deberían recibir ese dinero.

"El Congreso [durante la pandemia] autorizó que cada niño que normalmente recibía comidas escolares gratuitas o a bajo costo pueda ahora recibir el valor de esas comidas en una tarjeta de débito y enviarla a las familias," dijo Cooper. "Texas aún no ha resuelto ese tema, pero esperamos que se muevan rápido para implementar ese programa."

Los funcionarios de salud del estado dicen que están esperando que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos apruebe su plan para hacer justamente eso. Celia Cole de Feeding Texas espera que estos cambios en los programas de asistencia alimentaria en Texas lleguen pronto, dando a los bancos de alimentos un poco de alivio.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.