Estos Negocios De Austin Están Luchando Por Mantener La Música Sonando Tras La Cancelación De SXSW

Mar 9, 2020

Click here to read this story in English. 

Ahí estaban, casi 30 de ellos reunidos alrededor del bar, lamiéndose las heridas, hablando de hojas de cálculo y huérfanos.

Menos de 24 horas después de la cancelación de South by Southwest por preocupaciones acerca del COVID-19, dueños de nightclubs, restaurants, mánagers, representantes y bartenders se reunieron en el Empire Control Room con un simple objetivo: encontrarle un nuevo hogar a esos cientos de huérfanos – shows de música en vivo, fiestas diurnas y otros eventos que se quedaron sin casa luego de la cancelación del festival.

Las hojas de cálculo serían clave.

La decisión el pasado viernes de cancelar el monstruo económico que ha tomado el centro de la ciudad cada primavera por los últimos 34 años envió ondas de choque a través del ecosistema que sostiene a la escena musical de Austin – desde ayudantes de bar y camareras hasta bartenders, ingenieros de sonido, directores de producción y artistas hasta dueños.

Así que Steve Sternschein decidió encontrar la manera de, al menos, amortiguar el efecto de esa ola. Y necesitaba ayuda para lograrlo.

El gerente de Heard Productions, que dirige Empire y Parish, comenzó una campaña de GoFundMe y convenció a cerca de 70 negocios que se unieran. El colectivo, llamado Banding Together, espera recaudar $100,000 para cubrir los gastos y las pérdidas de salarios de los artistas y trabajadores contratados para eventos relacionados con el festival y buscar nuevos locales para las exhibiciones y espectáculos que están, al menos oficialmente, cancelados.

No va a ser fácil.

Sternschein dijo el sábado que la industria necesita dejar de lado el espíritu competitivo o de otra manera las cosas se vendrán abajo.

“Tenemos que dejar eso de lado y decir, ‘OK, ¿qué es lo mejor en general?’ ¿Qué es lo mejor para los artistas que están llegando? ¿Qué es lo mejor para el público que viene a los eventos?,” dijo.

Sternschein, quien también fue presidente del Red River Cultural District, incluyó a esta organización sin fines de lucro en el esfuerzo y a su director ejecutivo, Cody Cowan. Cowan ayudó a manejar Mohawk por 10 años.

Cowan y Sternschein presidieron la reunion del sábado, instando a los presentes a pensar en la cancelación – tan devastadora e inesperada como parece – como una fiesta y no un funeral.

Los representantes de clubes y restaurants estaban comprensiblemente serios. El año pasado, el festival produjo un estimado de $356 millones y atrajo a más de 400,000 personas de todas partes del mundo. Ese dinero representa una fuente importante de ingresos para esos lugares – y gente – que aloja a los asistentes a SXSW.

El festival genera aproximadamente una quinta parte de los ingresos anuales de Heard Presents, la compañía que Sternschein maneja. Para trabajadores a tiempo completo y parcial, SXSW es una línea de vida. Perderla, dice Cowan, puede poner en peligro la seguridad de los espacios donde viven.

“Vas a ver a mucha gente a la que le va a costar mucho pagar la renta – tanto negocios como empleados,” dice el.

Jason McNeely, dueño/socio de Hotel Vegas y Barracuda, y Shaun Dickerson de Swan Dive, hablan durante una reunión el sábado de miembros de la industria de la música para discutir la cancelación de SXSW.
Credit Julia Reihs / KUT

Jason McNeely, uno de los dueño de Barracuda y Hotel Vegas, dice que le gustaría ver más apoyo por parte de la Oficina de Música de la ciudad y que espera que gente con más conexiones en la alcaldía apoye al grupo.

"Necesitamos que nuestros amigos en la Oficina de Música trabajen con nosotros, ellos nos deben eso -ese es su trabajo, y temenos que exigirles eso,” dice. “No he recibido una sola llamada de nadie de la ciudad y estoy sorprendido y un poco perturbado por eso.”

Contra todo eso está la perspectiva de organizar reuniones en medio de las preocupaciones sobre COVID-19, que ya causado la muerte de 19 personas en los Estados Unidos y más de 3,500 a nivel global desde finales de enero.

Banding Together está trabajando con la ciudad para garantizar la seguridad de los participantes, dijo Sternschein.

Dr. Mark Escott, director médico interino de Austin Public Health, dijo el viernes que la declaración conjunta de emergencia por parte de la ciudad y el condado prohíbe congregaciones de más de 2,500 personas – lo que excede la capacidad del local más grande participando en el colectivo, Stubb’s. Si bien no ha habido un caso de COVID-19 en el Condado Travis, oficiales están hacienda pruebas a personas bajo sospecha de tener el virus y Escott y otras autoridades han dicho que es solo cuestión de tiempo.

En cuanto a los patrocinantes, que comenzaron a abandonar el barco antes de la cancelación del festival, Cowan dijo que un pequeño grupo ha sugerido que podrían considerar apoyar eventos desde la distancia y algunas compañías de alcohol contactaron al grupo para saber cómo pueden ayudar a mantener los bares bien provistos mientras los espectáculos continúan.

Otros detalles, como si los locales cobrarán entrada para recuperar los costos, están todavía por decidirse. Algunos sugirieron la idea de sugerir una donación, mientras otros quería poner una cifra en dólares.

Y, por supuesto, están las hojas de cálculo.

Sternschein es el dueño de Empire Control Room, Garage y The Parish.
Credit Julia Reihs / KUT

Sternschein dice que espera tener una idea más clara en los próximos días. Dice que Banding Together va a seguir el ejemplo de Red River Cultural District, que produce Free Week y Hot Summer Nights, para simplificar las comunicaciones y el proceso de reservaciones, así como la asignación del dinero recaudado.

En general, el espera que la cooperativa ad hoc sea útil llenando los vacíos -en programación y en salarios de los trabajadores de todo tipo que han sido la piedra angular del festival – mientras balancean las necesidades de seguridad.

“Nosotros vamos a salir de esto. Va a ser desagradable. Da mucho miedo – especialmente para los grupos que están más expuestos. Pero, yo creo que el mundo es un lugar aterradoramente j… todo el tiempo, y hay muchas maneras en que te puede pasar,” dijo Sternschein. “Y parte de la razón por la que organizamos eventos musicales es para darle a la gente un descanso de la dura realidad de que estamos atravesando el espacio a miles de millas por hora en esta pequeña roca, y que somos apenas motas de polvo. Así que bueno, ¿coronavirus? Lo que sea. Es solo una cosa más.”

¿Tiene algún tip noticioso? Envíele un mensaje al reportero Andrew Weber a la dirección de correo electrónico aweber@kut.org. Sígalo en Twitter @England_Weber.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.