Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Trabajadores Latinos De La Construcción En Austin Han Sido Golpeados Por El COVID. Según Un Estudio, La Culpa Es De Las Políticas Económicas

A construction worker stands near a sign about social distancing at a construction site.
Jorge Sanhueza-Lyon
/
KUT
Un trabajador de la construcción, junto con un cartel sobre distanciamiento social en una obra en construcción en abril.

Read this story in English.

Snehal Patel, doctor de medicina interna y profesor adjunto de la Escuela de Medicina Dell de la Universidad de Texas, dijo que desde los primeros días de la pandemia estaba claro que el coronavirus estaba causando estragos en las comunidades latinas de Austin.

"Nos dimos cuenta en la primera semana aquí", dijo.

Estaba muy claro desde el inicio de la epidemia que había un impacto desproporcionado ocurriendo aquí, en las comunidades de color y entre las categorías ocupacionales vulnerables.
Snehal Patel, Escuela de Medicina Dell

Patel, que ha estado reuniendo datos de admisión del Centro Médico Dell Seton, dijo que nueve de los primeros 10 pacientes de COVID que llegaron eran latinos.

En los primeros tres meses, dijo, el 78% de los pacientes con COVID de Dell Seton eran latinos. La mayoría hablaba español como su idioma principal. Y cuando se los desglosa por ocupación, la mayoría trabajaba en la construcción, mantenimiento u otros trabajos de primera línea.

De acuerdo con los datos de Patel, el 36% de esos pacientes trabajaban en la construcción; el 11% en trabajos mecánicos, eléctricos o de fontanería; el 10% en trabajos de conserjería o limpieza; y el 6% en mantenimiento y jardinería.

"Quedó muy claro desde el inicio de la epidemia que habia un impacto desproporcionado ocurriendo aquí, en las comunidades de color y entre las categorías ocupacionales vulnerables", dijo.

Los epidemiólogos encontraron que los trabajadores de la construcción en Austin, específicamente, tenían cinco veces más probabilidades de ser hospitalizados por COVID-19 que otros trabajadores de la región. En el área de Austin, hay aproximadamente 69.000 trabajadores de la construcción.

Según un nuevo informe del Centro de Derechos Humanos y Justicia Bernard y Audre Rapoport de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, estas tendencias son el resultado de las políticas que fracasan para los trabajadores de bajos salarios, así como del rápido crecimiento de Austin.

Trabajadores 'esenciales'

Karen Engle, la fundadora y co-directora del centro, dijo que los trabajadores de la construcción fueron puestos en una situación difícil por los legisladores estatales desde el principio.

Poco después de que se declarara la pandemia, el gobernador Greg Abbott designó a los trabajadores de la construcción como esenciales, lo que significa que siguieron trabajando mientras el coronavirus comenzaba a propagarse rápidamente por las comunidades.

Si la gente no tiene licencia por enfermedad, es menos probable que se quede en casa si tiene síntomas.
Karen Engle, Centro de Derechos Humanos y Justicia Bernard y Audre Rapoport

Estos obreros en gran medida no tienen acceso a cosas como la compensación laboral y la licencia por enfermedad pagada, dijo Engle. La compensación laboral es una forma de seguro que proporciona salarios perdidos y beneficios médicos a las personas lesionadas en el trabajo.

"La mayoría de las empresas de construcción no ofrecen compensación laboral", dijo. "Y Texas es el único estado del país que no exige que los empleadores la proporcionen".

Austin ha tratado de obligar a pagar la licencia por enfermedad, pero las leyes estatales de prelación prohíben a las ciudades de Texas ampliar varias protecciones para los trabajadores.

"Si las personas no tienen licencia por enfermedad, es menos probable que se queden en casa si están experimentando síntomas", señaló Engle.

Dijo que también es menos probable que los trabajadores se hagan una prueba sin tener una baja por enfermedad remunerada, porque si la prueba resulta positiva, se verán obligados a faltar al trabajo, y les faltará su cheque de pago.

"Dado que tanta construcción se realiza sobre una base contractual y es altamente precaria", dijo, "entonces también significa que no sólo se perderán esos días en el trabajo, sino que tal vez no se pueda volver al trabajo o a otro proyecto".

Impacto desproporcionado

Los investigadores descubrieron que la raza también era un factor que hacía que los trabajadores de la construcción de Austin tuvieran más probabilidades de entrar en contacto con el virus.

La población latina aquí es más propensa a trabajar en empleos con exposición de alto riesgo al COVID-19 sin las protecciones adecuadas como mascarillas, guantes, protectores faciales, rastreo de contactos y pruebas de rutina, dijo Patel.

A pesar de constituir sólo el 34% de la población en Austin y el Condado de Travis, los investigadores encontraron que "los individuos latinos constituyen el 50% de los que han dado positivo en las pruebas de coronavirus, el 54% de las hospitalizaciones relacionadas con el COVID y el 51% de las muertes relacionadas con el virus" hasta el 9 de octubre.

Estas comunidades tienen más probabilidades de no tener seguro, de enfrentarse a la inseguridad alimentaria y de tener viviendas y servicios públicos menos estables, así como una confianza significativamente menor en los servicios gubernamentales que trabajan para atender a las personas con esas necesidades.

Engle dijo que también hay muchos latinos que trabajan en empleos de primera línea en Austin que son indocumentados y por lo tanto tienen aún menos protecciones.

"El hecho de que sean vulnerables está relacionado con sus ocupaciones", dijo, "pero sus ocupaciones están relacionadas con su raza y su etnia, y el ingreso de sus trabajos".

Abandonados

Además de estos problemas subyacentes, los investigadores dicen que el crecimiento explosivo de Austin exacerbó el problema.

Las limitadas regulaciones y los bajos impuestos han atraído a las empresas a Austin, junto con una afluencia de trabajos de bajos ingresos donde los trabajadores tienen pocas protecciones.

Engle dijo que está bien documentado que el crecimiento de Austin ha hecho que sea demasiado caro para las comunidades de color de bajos ingresos vivir aquí.

Patel dijo que le preocupa ver estas desigualdades en una ciudad que "se marca a sí misma como una ciudad liberal o progresista". Está claro, dijo, que Austin tiene políticas a nivel de la ciudad que no abordan "las vulnerabilidades estructurales de los que están en mayor riesgo" de enfermarse gravemente por COVID-19.

"En cierto modo, esto no es inesperado", dijo Patel. "Es trágico. Y creo que es el resultado de vulnerabilidades y políticas de larga data que aumentan la vulnerabilidad entre ciertos trabajadores de primera línea".

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Ashley Lopez a alopez@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @AshLopezRadio.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content