Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

Los esfuerzos por ampliar la supervisión de la policía de Austin se han atascado. ¿Qué espera en 2024?

Varios coches de policía estacionados en un estacionamiento.
Gabriel C. Pêrez
/
KUT

Read this story in English

En mayo, los votantes de Austin aprobaron una amplia propuesta para incrementar la supervisión policial. Meses más tarde, la ciudad ha tardado en poner en marcha la Ley de Supervisión de la Policía de Austin, y los cambios pueden no llegar pronto en el nuevo año.

Echemos un vistazo a por qué es así y hacia dónde podrían ir las cosas en 2024.

Esto es lo que hace la Ley de Supervisión de la Policía de Austin (APOA, en inglés)

La medida aprobada por los votantes amplía la supervisión de la policía en general. Digamos que un oficial es acusado de mala conducta y hay una investigación para determinar si la disciplina está justificada. Con la APOA, la Oficina de Supervisión Policial de la ciudad, dirigida por civiles, tendrá más poder en la investigación e incluso podrá citar a los agentes.

Tal vez lo más importante sea que la APOA permitiría a la oficina ver los expedientes laborales de los agentes, en los que se detallan quejas e incidentes anteriores. Este es un gran escollo.

El sindicato de la policía de la ciudad, la Asociación de Policía de Austin (APA), dice que el acceso viola la ley estatal que prohíbe a los civiles ver estos archivos.

Luego está la demanda

Equity Action, el grupo que consiguió que la APOA se incluyera en la boleta electoral, presentó una demanda este mes para obligar a la ciudad a aplicar la medida.

Esto pone a la ciudad en una situación delicada. Ha estado tratando de negociar un contrato de trabajo a largo plazo con el sindicato de la policía y dice que tiene que incorporar la APOA en el acuerdo antes de seguir adelante. El sindicato de la policía abandonó las conversaciones contractuales a principios de 2023.

La oficina del fiscal de distrito José Garza retiró la semana pasada los cargos contra 17 agentes que fueron acusados de agresión durante las protestas por justicia racial de 2020. El alcalde de Austin, Kirk Watson, que ha prometido "abordar la muy rota relación" entre la ciudad y el Departamento de Policía de Austin (APD, por sus siglas en inglés), aseguró que es un movimiento para conseguir que la conversación en torno a la policía "se desatasque".

Sin embargo, menos de una semana después, la oficina de Garza acusó a otro agente de policía.

El presidente de la APA, Michael Bullock, dijo a KUT el miércoles que la acusación podría obstaculizar las negociaciones contractuales. Pero dijo que espera que las conversaciones puedan reiniciarse después de que se resuelva la demanda.

"Tenemos que superar algunos obstáculos. En última instancia, todo el mundo quiere llegar a un contrato y, ya sabes, eso es lo mejor para la ciudad y el departamento", dijo. "Así que eso es lo que vamos a tener que trabajar para finalmente, pero con una demanda pendiente que complica las cosas".

Los dirigentes municipales han dicho que esperan que las negociaciones para un nuevo contrato puedan continuar el año que viene.

¿Qué aspecto tiene ahora la supervisión?

Esta semana, un informe de la Oficina de Supervisión Policial mostró que la policía de Austin ha visto una disminución general en las quejas en los últimos cuatro años.

El informe encontró que la policía de Austin investigó solo el 6.8% de las quejas externas en 2022, en comparación con el 62% en 2019.

Kathy Mitchell, asesora principal de Equity Action, dice que eso se debe a que la oficina de supervisión no ha podido funcionar como se supone que debe hacerlo debido a un fallo de arbitraje de 2021 que le quitó sus poderes de investigación. La APOA fue en gran medida una respuesta a eso: trató de garantizar y mejorar el poder de investigación de la oficina a través de un referéndum de los votantes.

"Esto es lo que ocurre cuando no se dispone de un componente de supervisión civil eficaz e independiente", afirmó. "Así que lo que este informe muestra es lo que ocurre con la rendición de cuentas cuando el sistema de supervisión ha sido esencialmente desmantelado".

"La disminución del número de quejas externas investigadas por la APD refleja una oportunidad para que la policía construya confianza con la comunidad", dijo en un comunicado Gail McCant, quien dirige la oficina de supervisión.

Traducido por Maria Arce

Andrew Weber is a general assignment reporter for KUT, focusing on criminal justice, policing, courts and homelessness in Austin and Travis County. Got a tip? You can email him at aweber@kut.org. Follow him on Twitter @England_Weber.
Luz Moreno-Lozano is the Austin City Hall reporter at KUT. Got a tip? Email her at lmorenolozano@kut.org. Follow her on X @LuzMorenoLozano.
Related Content