Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

¿Cómo se cambia una escuela que fracasa? Con salarios más altos y liderazgo estudiantil.

Un profesor con capucha sostiene un rotulador de borrado en seco mientras habla con los alumnos en una clase.
Michael Minasi
/
KUT News
La maestra de séptimo grado Natasha Turner repasa una lección el 12 de enero, en Manor Middle School.

Read this story in English

Cuando Marcus Jones se convirtió en el director de Manor Middle School en 2019, el campus estaba en una posición difícil. En ese momento, la Agencia de Educación de Texas (TEA, por sus siglas en inglés) le había dado a esta escuela intermedia una "F" durante los últimos tres años escolares en función de cómo se desempeñaban los estudiantes en las pruebas estandarizadas estatales.

"Tener una 'F' como que pone un ojo negro en la comunidad porque todo lo que la comunidad escucha es Manor Middle School 'F, F, F, F, F, F,'" dijo Jones. "No importa lo que hagamos, todo lo que se oye o se ve es que Manor Middle School [tiene una] 'F'".

Jones dijo que la baja calificación no solo afecta la forma en que las familias ven a la escuela, sino que también puede dificultar la contratación de personal. De cara al año escolar 2019-2020, tenía 13 vacantes.

"A medida que voy llenando mis vacantes, estoy compitiendo contra otros campus que tienen una calificación más alta que yo y que podrían tener una mejor posición en la comunidad", dijo. "A veces eso hace que atraer gente al campus sea un poco más difícil. Hay que ser mucho más creativo".

Las consecuencias de obtener una “F” van más allá de la percepción local y la contratación de personal, y pueden llevar a la intervención del Estado.

Si un distrito escolar tiene un plantel que recibe una "F" durante cinco años consecutivos, TEA puede reemplazar al superintendente y a la junta escolar elegida democráticamente con sus designados. Esta situación exacta se ha estado sucediendo en el Distrito Escolar Independiente de Houston o HISD, en inglés, el distrito escolar más grande en el estado, y ha dado lugar a turbulencias y un salto en la renuncia de maestros.

El director Marcus Jones lleva americana marrón, sweater gris, moño y gafas. Está de pie en el auditorio de una escuela.
Michael Minasi
/
KUT News
El director Marcus Jones en la foto del 12 de enero, en Manor Middle School.

Sin embargo, existe otra opción para evitar una absorción estatal. La Legislatura de Texas aprobó una legislación bipartidista en 2017 - Proyecto de Ley del Senado 1882 - que permite a un distrito escolar público asociarse con una escuela chárter para operar un campus que falla. La asociación evita que el estado intervenga durante un par de años.

Esta era la opción que el Distrito Escolar Independiente de Manor estaba considerando a principios de este año escolar.

La presidente de la junta escolar Monique Celedon esperaba que pudieran evitar dar este paso. Ella tiene una fuerte conexión personal con Manor Middle School. No sólo asistieron sus cinco hijos, sino que la madre de Jones fue maestra allí.

"Recuerdo haber rezado con ella cuando tenía 12 años y estaba embarazada esperando al Dr. Jones", dijo Celedon. "La relación se remonta mucho tiempo atrás, así que realmente estaba alentando a Manor Middle School y al Dr. Jones para que pudieran sacar esto adelante".

Por ahora, parece que la escuela ha sido capaz de elevar su calificación lo suficiente para evitar entrar en una asociación de escuelas chárter. El distrito y el personal de Manor Middle School lograron esto centrándose en la mejora de varias áreas clave en el Título 1 de la escuela.

Más estudiantes asumieron roles de liderazgo para mejorar el clima del campus

El proceso de mejora de la calificación global del estado de la Manor Middle School requirió un enfoque multifacético que incluía tanto recursos financieros del distrito como un énfasis en la mejora del clima del campus para involucrar a los estudiantes y retener a los maestros.

Ahí es donde Dione Mayes, coordinadora de justicia restaurativa del distrito, entró en la ecuación.

"Para mí, la justicia restaurativa comienza con la creación de relaciones: saber quiénes son los estudiantes, saber quién es el personal ... y tratar de asegurarse de que todos tengan un buen día", dijo.

Mayes dijo que ella y otros miembros del personal tomaron diferentes medidas para ayudar a los estudiantes a sentirse valorados. Por un lado, ha contribuido al crecimiento de un programa de liderazgo estudiantil, que ha pasado de menos de 10 alumnos a más de 70. También ha buscado formas de infundir confianza en los alumnos. Ella también ha buscado maneras de incorporar más diversión en el día escolar a través de actividades como Pep rallies en los que sirven almuerzos para alentar a los estudiantes.

Una pared de estrellas de papel con los nombres de los alumnos en una pizarra colgada en un pasillo. La pizarra dice: "Este es tu año para brillar".
Michael Minasi
/
KUT News
Una pared de estrellas con los nombres de los alumnos en un pasillo el 12 de enero, en Manor Middle School.

Además de las iniciativas que levantan el ánimo de los estudiantes y promueven la resolución de conflictos, Mayes también ha trabajado en formas de liberar a los profesores para que se centren en la enseñanza. Según dijo, durante el último año escolar vio la necesidad de ayudar a los profesores de matemáticas a dedicar la mayor parte posible de la clase a la instrucción. Así que la escuela puso en marcha un plan en el que los estudiantes se encargan de diferentes tareas en el aula.

"Se encargan de los pases al baño. Se encargan de ayudar con la asistencia, de repartir la tecnología e incluso de la tutoría entre compañeros", explica Mayes. "Sólo eso ha quitado 10, 15 minutos a un maestro en los que puede, literalmente, quedarse ahí y dar una enseñanza de calidad".

El objetivo de dar a los profesores la oportunidad de centrarse en lo que están enseñando es aumentar la competencia en matemática de los estudiantes y, por extensión, su rendimiento en las pruebas estandarizadas estatales.

Mayes dijo que Manor Middle School también encontró maneras de apoyar y celebrar a los estudiantes que necesitaban más ayuda para mejorar sus resultados en matemática. Mayes pidió a esos estudiantes una lista de sus cosas favoritas. Los Takis, picantes, salados y a veces adictivos chips de tortilla enrollados, a menudo encabezaban la lista. Cuando los alumnos alcanzaban ciertos hitos, Mayes los sorprendía con una bolsita de Takis u otro capricho especial.

"A los niños les encantan los Takis. [El director Jones] compró un millón de Takis", explica. "Para ellos, fue algo así como 'oh, vaya', te has acordado de mis cosas favoritas".

Jones dijo que el personal quería animar a los estudiantes sin que tuvieran que sentir la carga de lo que podría significar otra calificación reprobatoria del estado.

"Estos son problemas de adultos en su mayor parte, y creo que depende de los adultos - yo primero y ante todo - solucionar estos problemas y hacer lo correcto para nuestro campus y nuestra cultura y nuestras familias", dijo.

Contratar y retener a los maestros resultó esencial para el éxito de los alumnos

Otro factor clave para mejorar la competencia de los alumnos en lectura y matemáticas fue contratar y retener a los profesores.

"Dedicamos mucho tiempo a contratar a personas que tuvieran la misma visión que yo", afirma Jones. "Personas que se preocupan por la justicia social. Personas capaces de reflexionar sobre sus propios prejuicios y sobre cómo su posición y su puesto en el mundo influyen en la forma en que ven a otras personas".

"Creo que ese fue un primer paso clave decir que hemos invertido en nosotros, apoyamos a los maestros que están aquí, y creemos que son el personal para llevar esto hasta el final".
Robert Sormani, superintendente del ISD de Manor

En Manor Middle School, el 69% de los estudiantes son hispanos, alrededor del 20% son negros, poco más del 5% son blancos y menos del 2% son asiáticos. Al igual que el distrito en su conjunto, más de tres cuartas partes de los estudiantes se consideran económicamente desfavorecidos. Y, en general, puede ser más difícil retener a los maestros en las escuelas de Título 1, que son los campus con un alto porcentaje de estudiantes de hogares de bajos ingresos.

Una de las cosas que el ISD de Manor hizo para tratar de conservar a los maestros y el personal en este campus fue proporcionar estipendios de retención. En total, le costó al distrito 350,000 dólares.

"Creo que fue un primer paso clave para decir que hemos invertido en nosotros, apoyamos a los maestros que están aquí, y creemos que son el personal para llevar esto hasta el final", dijo el Superintendente del ISD de Manor Robert Sormani.

Erica Hoffman, profesora de Inglés en la Manor Middle School, dijo que la retención es buena para la moral. Ella comenzó su carrera docente en el campus y dijo que no fue disuadida por la calificación de "F" cuando se unió.

"Tenemos un grupo fuerte de personal que ha regresado cada año, y hay personas muy centrales en cada área temática que creo que son realmente importantes", dijo. "Debido a que nos vemos regresar cada año, y hemos tenido un equipo de liderazgo consistente con el Dr. Jones, hemos construido nuestra relación sólo como personal".

Hoffman y otros miembros del personal también lucharon duro para evitar la asociación de la escuela chárter porque quería proteger lo que estaban cultivando en el campus.

"No tener esa garantía de que estaríamos aquí fue algo muy duro de pensar", dijo.

Un cartel con el icono de un caballo de carreras dice: "¡Creemos en ti! Está colgado en el pasillo de una escuela.
Michael Minasi
/
KUT News
Carteles alentadores en uno de los pasillos de Manor Middle School el 12 de enero.

Manor Middle mejora a una "D"

Los recursos y el tiempo que Manor Middle School y el personal del distrito pusieron en mejorar el clima del campus y aumentar la competencia en lectura y matemáticas están empezando a dar sus frutos.

Aunque TEA no puede publicar las calificaciones para el año escolar 2022-2023 debido a una demanda que desafía los cambios en su sistema de rendición de cuentas, la agencia envió a los distritos datos sin procesar. Los distritos pueden usar esos datos para calcular la calificación que esperan recibir. Cuando el ISD de Manor hizo eso, el distrito determinó que Manor Middle School obtendría una "D", lo que significaba que podría evitar una asociación de escuela chárter por el momento.

"Definitivamente tenemos que hacer mucho más porque una 'D' está bien, es mejor de lo que éramos, pero ese no es nuestro objetivo final, y allí no es adonde quiero que nuestra comunidad y las familias lleguen", dijo Jones.

Aunque Jones no está satisfecho con una 'D', dijo que enterarse de que una escuela chárter no iba a empezar a funcionar en Manor Middle fue un gran alivio después de tanta incertidumbre.

"Me tomó un tiempo procesarlo porque han sido duros los últimos meses", dijo. "Acabo de poner en mi mente que voy a hacer mi mejor esfuerzo y trabajar duro, pero sólo tengo que prepararme para el futuro".

Mayes, la coordinadora de justicia reparadora, dijo que a pesar de enfrentarse a tantos escépticos creía que el campus tendría éxito.

"Oímos a los detractores decir: 'Oh, no va a funcionar, van a tener que asociarse' [con la escuela chárter], cosas así", explica. "Así que cuando nos lo anunciaron, por dentro me dije: '¡Te lo dije! Pero también me hizo súper feliz porque ahora sé que tenemos más años para luchar, más años para mejorar con estos chicos".

"Definitivamente tenemos que hacer mucho más, porque una 'D' está bien, es mejor de lo que éramos, pero no es nuestro objetivo final."
Director Marcus Jones

Celedón, presidenta del consejo escolar, dijo que se echó a llorar cuando recibió la noticia.

"Este es un gran logro no sólo para nuestros alumnos, sino también para nuestros maestros y nuestra comunidad", dijo.

Mientras Manor Middle School está fuera de peligro por ahora, el campus debe obtener una calificación de "C" de TEA en los próximos dos años escolares para evitar por completo una asociación con una escuela chárter. En última instancia, el superintendente Sormani dijo que evitar la asociación no es el objetivo principal.

"El punto es el logro académico y conseguir que el campus sea autosuficiente en su crecimiento y progreso académico", dijo.

Cree que van por buen camino.

Becky Fogel is the education reporter at KUT. Got a tip? Email her at rfogel@kut.org. Follow her on Twitter @beckyfogel.
Related Content