Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

Austin dio 1,000 dólares al mes a familias durante un año. La mayor parte del dinero se destinó a vivienda.

La fachada de un complejo de departamentos en una colina.
Gabriel C. Pérez
/
KUT News
Un nuevo estudio revela que la mayoría de las personas que recibieron 1,000 dólares al mes durante un año como parte del programa de ingresos garantizados de Austin gastaron ese dinero en vivienda.

Read this story in English

Las personas que recibieron 1,000 dólares al mes de la ciudad de Austin durante un año gastaron la mayor parte del dinero en vivienda, según un nuevo estudio.

Ciudades de todo el país, como Cambridge (Massachusetts) y Ann Arbor (Michigan), han empezado a probar estos programas de renta garantizada, o programas de renta básica universal. En estos programas, las familias con bajos ingresos suelen recibir una cantidad fija de dinero en efectivo cada mes, a veces mediante ingreso directo en una cuenta bancaria o en una tarjeta magnética. Pueden gastar el dinero como quieran.

Austin puso en marcha su primer programa de renta garantizada en 2022. La ciudad seleccionó 135 hogares para que cada uno recibiera el dinero durante un año. Los que respondieron a una encuesta del Urban Institute, una organización de investigación sin fines de lucro, dijeron que gastaron el 60% del dinero en pagos de alquiler e hipoteca. (Cincuenta y cuatro de los 135 hogares que participaron respondieron a la encuesta.) Al final del programa piloto de un año, una mayor proporción de los que recibieron el dinero en efectivo dijeron que tenían menos probabilidades de ser desahuciados o de que les embargaran la casa.

Ese fue el caso de Taniquewa Brewster. Brewster dijo que la mayor parte del dinero que recibió de la ciudad a partir de 2022 se destinó al alquiler y a ayudar a amigos, familiares y vecinos a pagar la comida y la vivienda. El año pasado, Brewster tuvo que ser hospitalizada durante una semana y utilizó parte del dinero para cubrir sus gastos de hospital.

Brewster, madre de cinco hijos y sin empleo fijo cuando empezó a recibir el dinero en efectivo, también lo utilizó para pagar clases nocturnas para convertirse en agente especializada en alquileres.

Cuando los depósitos en efectivo terminaron en septiembre, había conseguido un trabajo como administradora de propiedades en un complejo de departamentos. Ahora gana unos 3,000 dólares al mes.

Brewster dice que antes de conseguir el trabajo empezó a preocuparse, ya que su año en el programa estaba llegando a su fin.

"Estaba preocupada porque había llegado a depender [del dinero]", dijo. "La perspectiva de no tenerlo me estresaba".

Otros participantes pensaban lo mismo, según el estudio del Urban Institute. Aunque las personas que recibieron el dinero en efectivo de la ciudad pudieron cubrir mejor sus gastos de vivienda y se sintieron más seguras de no perder sus casas, también manifestaron un mayor grado de preocupación al final del año del programa.

"Tiene sentido", afirma Mary Bogle, investigadora principal asociada del Urban Institute. "La gente tiene este colchón durante un año y entonces estás al final del mismo y te vas a preocupar mucho porque has experimentado una vida menos estresada. De repente vuelves a estar estresado".

Bogle dijo que un año a veces no es tiempo suficiente para lograr lo que hizo Brewster: tomar clases y conseguir un empleo o un trabajo mejor pagado.

El programa piloto de la ciudad terminó en agosto. Un mes después, el Consejo de la Ciudad aprobó otros 1.3 millones de dólares para continuar con el programa de renta garantizada. Pero los legisladores estatales pusieron coto a programas como éste.

A principios de este mes, el senador estatal Paul Bettencourt, republicano por Houston, pidió al fiscal general Ken Paxton que se pronunciara sobre la legalidad de los programas de renta garantizada. En su carta, Bettencourt citaba programas del condado de Harris y de Austin, y cuestionaba si las rentas básicas garantizadas pueden ser gestionadas por el gobierno de un condado y si violan una disposición de la Constitución estatal.

"Francamente, un programa de renta básica universal sin condiciones... es más una lotería por socialismo que por política pública", dijo Bettencourt a KUT, refiriéndose específicamente al programa del condado de Harris.

Las opiniones emitidas por el fiscal general no son vinculantes, pero pueden citarse en procedimientos judiciales.

Audrey McGlinchy is KUT's housing reporter. Got a tip? Email her at audrey@kut.org. Follow her on Twitter @AKMcGlinchy.
Related Content