Estudiantes Universitarios Y De Secundaria En Austin Dan Positivo Al COVID En Tasas Mucho Más Altas

Sep 16, 2020

Read this story in English.

Los estudiantes de secundaria y universitarios dan positivo en COVID-19 a una tasa mucho más alta que la población general del área, dice el principal experto en salud pública de Austin.

En su reunión semanal sobre el COVID-19 con los comisionados del Condado de Travis, el martes por la mañana, el director interino de Salud Pública de Austin, el Dr. Mark Escott, destacó la necesidad de seguir usando mascarillas o cubrebocas y mantener el distanciamiento social a medida que los estudiantes de secundaria y universitarios empiezan las clases, aunque las escuelas y universidades están brindando principalmente instrucción remota a los alumnos.

La tasa de casos positivos en el área metropolitana de Austin es del 4.8%, lo que significa que aproximadamente el 5% de las pruebas dan un resultado positivo para el COVID-19. Mientras que la tasa positiva ha disminuido constantemente entre muchos grupos demográficos y por edad, ha estado aumentando constantemente entre las personas de 10 a 19 años y de 20 a 29 años, dijo Escott.

La semana pasada, los estudiantes de secundaria tuvieron la tasa positiva más alta con un 14% -más del triple de la tasa positiva general- sobre un total de 107 pruebas.

Los estudiantes universitarios tuvieron una tasa de 9.4% - el doble de la tasa positiva en el área de Austin- sobre un total de 235 pruebas.

A los niños de primaria y secundaria les fue mejor en términos de cantidad de casos positivos la semana pasada. De los 36 estudiantes de secundaria que se hicieron el examen, el 5.6% dio positivo, mientras que los alumnos de primaria tuvieron una tasa positiva del 1.5% sobre un total de 48 pruebas.

"A medida que las universidades han estado en sesión, a medida que las escuelas continúan incrementando sus oportunidades [de clases] presenciales -así como otras actividades como eventos deportivos y reuniones sociales- estamos viendo esos incrementos en aquellos grupos de edad que son más propensos a reunirse", dijo Escott. "Estamos trabajando con nuestros superintendentes, así como con nuestros institutos y universidades para tratar de controlar la propagación en estas circunstancias".

Escott dijo a principios de este mes que Salud Pública de Austin se había reunido con grandes complejos de apartamentos en el vecindario del Campus Oeste. Según contó, la autoridad sanitaria se reunió con las fraternidades y hermandades en el campus de la Universidad de Texas en Austin ayer.

"Lo que realmente necesitamos es que los jóvenes se involucren en la prevención [evitando] esas grandes reuniones y asegurándose de que llevan mascarillas y [mantienen] la distancia social", dijo.

Escott señaló que el aumento de casos positivos no se ha traducido en un aumento de las hospitalizaciones o en un mayor uso de ventiladores, ya que los pacientes son más jóvenes y no se ven afectados por los efectos respiratorios del COVID-19.

La sesión informativa se produce después de que más de 90 estudiantes del campus de la UT dieran positivo antes del partido de fútbol americano de los Longhorn del sábado. La universidad realizó pruebas rápidas obligatorias a los estudiantes que esperaban poder asistir al partido contra la Universidad de Texas en El Paso, examinando a casi 1,200 estudiantes. Esos resultados no se reportaron en los números de APH, dijo la autoridad sanitaria, porque las guías de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades dicen que sólo los resultados de las pruebas de tipo PCR pueden incluirse entre los casos confirmados, mientras que las pruebas rápidas se consideran como "probables".

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Andrew Weber a aweber@kut.org. También puedes seguirlo en Twitter en @England_Weber.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.