¿Reducir Fondos De La Policía Haría A Austin Menos Segura? Esto Es Lo Que Dicen Los Expertos

Sep 30, 2020

Read this story in English.

Dos vallas publicitarias colocadas sobre la I-35 mientras los conductores entran en Austin dicen: "¡La Policía de Austin Desfinanciada, entre a su propio riesgo!"

Los carteles, pagados por la Policía Municipal de Texas, fueron erigidos después de que el Concejo Municipal aprobara en agosto recortar millones del presupuesto de la policía.

Cuántos millones depende de a quién le preguntes, pero la respuesta correcta no es ni breve ni simple: el Concejo inmediatamente recortó cerca de $100 millones, con la mayor parte del dinero consecuencia de transferir varias divisiones que hacen el trabajo de la policía -y seguirán haciendo el trabajo de la policía- fuera del departamento de policía (APD, en inglés). Durante el próximo año, el Concejo decidirá qué hacer con otros $50 millone que han sido reservados, incluyendo posiblemente volverlos a adjudicar al departamento de policía.

En respuesta a todo esto, el gobernador de Texas Greg Abbott ha dicho que Austin se volverá menos seguro.

"Algunas ciudades de Texas quieren desmantelar los departamentos de policía de nuestro estado", dijo en un video de YouTube a principios de este mes, instando a los candidatos que se postulan a cargos públicos a firmar un compromiso diciendo que se oponen a recortar fondos de los presupuestos de la policía. "Esta acción imprudente invita al crimen en nuestras comunidades y amenaza la seguridad de todos los tejanos, incluyendo a nuestros agentes de la ley y sus familias", dijo.

Lo que el gobernador y los carteles de la I-35 sostienen es que si se recortan los gastos de la policía, el crimen aumentará.

Pero los expertos en crimen y policía dicen que no hay relación causal entre el dinero gastado en la policía y los índices de criminalidad; no se puede decir que una baja en el primero lleve a un aumento en el segundo. De hecho, los expertos argumentan que puede no haber ninguna relación.

"No hay pruebas de que gastar más en la policía por sí solo sirva de algo", dijo Bill Spelman, profesor de la Escuela de Asuntos Públicos Lyndon B. Johnson de la Universidad de Texas y exmiembro del Concejo Municipal.

A medida que el gasto aumenta, los crímenes violentos fluctúan

El presupuesto de la policía de Austin casi se ha duplicado desde 2009, aumentando en $201 millones. En promedio, los fondos del departamento han aumentado $22,4 millones cada año.

Al mismo tiempo, la tasa de crímenes violentos, que incluye asesinatos, violaciones, robos y asaltos agravados, se ha disparado.

En 2009, la tasa de crímenes violentos de Austin fue la más alta de la última década. Por cada 1,000 residentes, hubo 4.76 crímenes violentos; en otras palabras, aproximadamente un crimen violento por cada 200 personas que viven en la ciudad.

(En 2019, el APD comenzó a reportar los índices de los crímenes de manera diferente y más delitos cayeron bajo el paraguas de los crímenes violentos. Debido a esto, KUT no puede comparar las tasas de crímenes pasados con las calculadas por APD a partir de 2019).

Si se gasta más dinero en la policía, afirman los políticos, la tasa de crímenes violentos debería bajar. Y en Austin, en principio, eso sucede. En 2012, tres años después y con $50 millones que se sumaron al presupuesto, la tasa de crímenes violentos había bajado a 3.63 por cada 1,000 residentes. Pero tres años después de eso, ese índice volvió a subir.

Los expertos dicen que no hay una relación probada entre el dinero que se destina a la policía y las tasas de criminalidad.

"No hay ninguna investigación que yo sepa que haya podido mostrar efectos direccionales en términos de aumento de los presupuestos de la policía que lleven a menos crímenes, o de disminución de los presupuestos de la policía que lleven a más crímenes", dice Jennifer Laurin, profesora de derecho en la Universidad de Texas en Austin.

Un salto en la cantidad de residentes significa un salto en los gastos

Gran parte del salto anual en el gasto policial está relacionado con el personal, según los resúmenes presupuestarios que el departamento presenta cada año. A medida que Austin crece y se vuelve más caro, el departamento de policía contrata más oficiales y aumenta los salarios básicos y los beneficios según lo establecido en un contrato con el sindicato de la policía.

El gasto del departamento de policía por cada residente de Austin también ha crecido. Entre 2009 y 2019, el presupuesto de la policía per cápita aumentó un 41%.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, entre los años 2000 y 2017, Austin tuvo el mayor salto en el gasto per cápita en policía entre las grandes ciudades del país. Esto sorprendió a Michael Sierra-Arévalo, un profesor del Departamento de Sociología de la UT Austin.

"De alguna manera se esperaría que bajara... [si] el crimen no ha aumentado", dijo.

Scott Henson, fundador de la organización sin fines de lucro Just Liberty, tiene una opinión más cínica. Dijo que los políticos y la policía han pedido constantemente más dinero para el departamento, independientemente de las tasas de delincuencia.

"Si la delincuencia baja, [los políticos] dicen: 'Oh, es porque la policía hizo un gran trabajo, dales más dinero'", dijo. "Si la delincuencia aumenta, [dicen] 'Oh, son tiempos que asustan'. Tenemos que darle más dinero a la policía. Así que la respuesta es siempre más dinero".

Se trata de cómo se gasta el dinero

"No es una cuestión de cuánto dinero recibes o de cuál es tu presupuesto, sino de lo que haces con lo que tienes", dijo a KUT Carsten Andresen, profesor asistente de justicia criminal en la Universidad de St. Edward.

Aunque los ocho expertos en delincuencia y policía con los que habló KUT estuvieron de acuerdo en que no hay relación entre el dinero gastado en la policía y las tasas de delincuencia, difirieron en cuanto a si el número de agentes de policía tiene algún efecto.

"Si los cambios en el presupuesto de la policía conducen a cambios en el número de policías en la calle, y todo lo demás [se mantiene] igual ... eso probablemente va a llevar a un cambio en las tasas de criminalidad", dijo Emily Owens, profesora del Departamento de Criminología, Leyes y Sociedad de la Universidad de California, Irvine.

Owens dijo que numerosos estudios han establecido esta relación, incluyendo un análisis del dinero que reciben los departamentos de policía locales para contratar más oficiales a través del programa federal de Servicios Policiales Orientados a la Comunidad, o COPS, en inglés.

En un estudio de 2018 que publicó mientras estaba en la Universidad de Princeton, Steven Mello analizó el programa del presidente Barack Obama, desde 2009 hasta 2014. Encontró que mientras el número de oficiales en las ciudades aumentaba en un 3.2%, las tasas de criminalidad disminuían en un 3.5%.

Pero otros expertos dijeron que sentían que otros estudios demostraban una relación débil entre el número de oficiales y las tasas de criminalidad. Una revisión de 2012 de la investigación sobre los efectos, si los hay, entre la policía y el crimen encontró que la conexión era difícil de precisar.

"Nos resulta difícil llegar a conclusiones firmes sobre la relación entre los niveles de policía y la delincuencia", escribieron los investigadores.

¿Cómo afectarán los recortes al presupuesto del Concejo al personal?

Veamos primero cómo el APD ha aumentado su fuerza policial a través del tiempo. De 2009 a 2019, el Departamento de Policía de Austin aumentó en casi un 21% el número de oficiales a tiempo completo consdierados en el presupuesto. (Esta cantidad incluye vacantes o posiciones que el departamento no ha sido capaz de ocupar. APD no pudo proveer información sobre oficiales a tiempo completo que fueron contratados  para el momento de publicación). 

Pero esa tendencia al alza se detendrá este año. En su voto para recortar millones del departamento de policía, el Concejo de la Ciudad se deshizo de casi todas las posiciones juramentadas que no habían sido ocupadas, lo que equivale a cerca de 150 puestos de trabajo. También canceló tres clases de entrenamiento de cadetes, lo que supone una reducción de aproximadamente $13 millones en el presupuesto. Eso significa que el departamento no entrenará a ningún oficial nuevo para el próximo año, una decisión que para el concejo era necesaria ya que la ciudad audita los materiales para el entrenamiento de la Policía.

De acuerdo con cifras presentadas por el personal de presupuesto de la ciudad, para el próximo junio el Departamento de Policía comenzará a tener menos oficiales de los que planeó a principios de este año; en lugar de 1,815 oficiales, el departamento estima que tendrá 1,757. Eso es similar a los niveles de personal estimados en el presupuesto para el 2013.

No está claro cuántos oficiales de policía son apropiados para Austin. El APD ha dicho desde hace tiempo que necesita dos oficiales por cada 1,000 residentes, una proporción que los consultores externos dijeron que parecía arbitraria en un estudio de 2012 sobre el personal de la policía.

Un portavoz del APD escribió en un correo electrónico que el departamento ya no utiliza esta proporción para determinar las necesidades de personal. Pero de acuerdo con los cálculos de KUT, ha mantenido este nivel de personal policial durante la última década.

¿Cómo más podría gastarse el dinero?

Owens dijo que otra parte importante de esta conversación es: si reducimos el gasto en la policía, ¿a dónde va ese dinero?

"Lo que veo en el movimiento 'definanciar a la policía' y la presión para reducir el gasto en policías es, por ser simplista, no reducir el gasto en la policía y luego prenderle fuego a ese dinero", dijo. "Lo que la gente está pidiendo... es transferir fondos de los presupuestos de la policía para gastar ese dinero en cosas como formación laboral, prestación de servicios."

Owens ha investigado los efectos de otras inversiones sociales en las tasas de delincuencia y encontró, por ejemplo, que las nuevas viviendas para personas de bajos ingresos están relacionadas con una disminución de los delitos violentos. En un estudio, ella y su colega estimaron que la construcción de viviendas de bajos ingresos en un vecindario redujo los robos y asaltos en un 2%. Aunque la presencia de la policía puede haber tenido un mayor efecto en la delincuencia, escribió, las viviendas para individuos de bajos ingresos ofrecen otros beneficios además de la disuasión de la delincuencia: vivienda asequible, por ejemplo.

De los recortes que la Ciudad hizo a los gastos de la policía, unos $20 millones se reinvierten inmediatamente en otros departamentos y proyectos. Esto incluye dinero para la salud pública, violencia familiar e iniciativas para las personas sin hogar.

Henson, quien dijo que cree que la Ciudad debería haber recortado aún más los fondos del APD, dijo que si no hay correlación entre el gasto en la policía y las tasas de crímenes violentos, ¿por qué seguir gastando una cantidad cada vez mayor de dinero en la policía?

"Este es un ejemplo de lo que normalmente es una crítica conservadora al gobierno, donde seguimos lanzando dinero a este problema asumiendo que más dinero nos hace más seguros", dijo Henson. "¿Hay otras formas en las que podríamos gastar este dinero? ¿Tiene que ir todo a la policía?".

 

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Audrey McGlinchy a audrey@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @AKMcGlinchy.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.