Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

Texas se encuentra en una isla energética. En los años 70, una empresa intentó forzar un cambio.

Una central eléctrica desaparecida en las afueras de Vernon, Texas, marca el lugar probable de la "Conexión de Medianoche".
Abigail Mueller
/
For KUT
Una central eléctrica desaparecida en las afueras de Vernon, Texas, marca el lugar probable de la "Conexión de Medianoche".

Read this story in English

Pasamontañas. La oscuridad de la noche. El contrabando de recursos a través de las fronteras.

Estos son algunos de los ingredientes que componen el mito de un suceso conmemorado como la "Conexión de Medianoche".

El 4 de mayo de 1976, una compañía eléctrica con sede en Texas envió electricidad desde una subestación en Vernon, Texas, a Altus, Oklahoma. Al hacerlo, rompían un acuerdo entre las compañías eléctricas de Texas para mantener la electricidad dentro de las fronteras del estado.

A primera vista, la decisión de la empresa de conectar la electricidad entre Texas y Oklahoma era una medida para proteger sus intereses comerciales. Pero el legado de la "Conexión de Medianoche'' ha ido mucho más allá. El efímero intento de unir más estrechamente la red de Texas con el resto del país planteó cuestiones sobre la fiabilidad y la supervisión eléctrica de Texas que, desde el apagón de 2021, parecen aún más acuciantes en la actualidad.

"La batalla fue estimulante y nos enseñó mucho sobre los pros y los contras de la interconexión", dijo Richard Cudahy, autor del que parece ser el artículo definitivo sobre el tema, titulado "La segunda batalla del Álamo: La Conexión de Medianoche".

¿Qué llevó a la "Conexión de Medianoche"?

En 1935, Estados Unidos promulgó la Ley de Compañías de Servicios Públicos. Exigía que las compañías eléctricas que supervisaban diferentes servicios públicos estuvieran integradas, es decir, que tuvieran conexiones físicas entre sí para que la energía pudiera fluir entre ellas.

Esto supuso un gran problema para una compañía eléctrica con participaciones en Texas. Central and Southwest Corporation (Corporación Central y del Sudoeste) poseía cuatro empresas de servicios públicos en Texas, Oklahoma y Luisiana. Tenían que conectarlas o la empresa se desharía.

El problema era el siguiente: los proveedores de electricidad de Texas habían mantenido durante mucho tiempo un acuerdo informal para no enviar energía a través de las fronteras estatales. La decisión se tomó como una forma de evitar la regulación federal. Si la energía se quedaba en Texas, las empresas y los reguladores estatales con los que trabajaban tendrían más control.

Central y Southwest Corporation tenían que elegir: romper el acuerdo de Texas de no enviar energía a través de la frontera o someterse a la ley federal y dividirse en empresas más pequeñas.

A map of utility companies in Texas and neighboring states at the time of the Midnight Connection.
Un mapa de las empresas de servicios públicos de Texas y los estados vecinos en la época de la "Conexión de Medianoche."
/
Richard Cudahy
A map of utility companies in Texas and neighboring states at the time of the Midnight Connection.

"Estaba destinada a convertirse en chatarra a menos que pudiera lograr la integración eléctrica, lo que requería unir cada una de sus cuatro empresas de servicios públicos constituyentes, no sólo en cuanto a la propiedad final (como ya se ha logrado), sino también en cuanto al intercambio intencionado de electricidad", escribió Cudahy.

Afortunadamente para la empresa, pasaron unas cuatro décadas antes de que alguien llamara la atención sobre el hecho de que las empresas de servicios públicos de Central y Southwest no estaban conectadas entre sí. A principios de los años 70 se presentó una demanda en nombre de las empresas de electricidad de Oklahoma, argumentando que Central y Southwest no cumplían la ley federal.

En respuesta, la empresa realizó un estudio para demostrar las ventajas de conectar sus cuatro empresas de electricidad, aunque eso supusiera una conexión a través de las fronteras estatales. El estudio argumentaba que hacerlo haría que sus servicios fueran más eficientes y ahorraría dinero a los clientes. En otras palabras, la conexión era una obviedad.

"Creo que pensamos que teníamos una buena posición, una buena posición de interés público para perseguir y llevar a cabo esto para lograr esos ahorros para nuestros clientes", dijo Holman King, uno de los vicepresidentes en ese momento de una de las empresas de servicios públicos de la compañía, West Texas Utilities.

Fue entonces cuando Central y Southwest decidió dar un paso audaz. Conectaría dos de sus empresas de servicios públicos y enviaría energía a través de las líneas estatales, desafiando el acuerdo de Texas de no hacerlo, en lo que desde entonces se ha conocido como la "Conexión de Medianoche".

"Se dieron cuenta de que tenían que hacer algo. Y su respuesta fue conectarse al otro lado del río Rojo y a Oklahoma", dijo a KUT Brad Jones, director general interino del Consejo de Fiabilidad Eléctrica de Texas.

“Es algo dramático", dijo. "Simplemente lanzaron una línea [eléctrica] a través del río Rojo".

Uno podría imaginarse a un equipo de trabajadores de la transmisión con pasamontañas y ropa negra, arrastrándose sigilosamente por esta subestación, preparándose para accionar secretamente un interruptor.

Pero King dijo que el suceso no fue tan dramático como la leyenda lo cuenta. La conexión se realizó posiblemente alrededor de la medianoche, pero el movimiento en sí se hizo para forzar una confrontación legal, no para contrabandear electricidad en secreto.

"Fue una estrategia legal para demostrar que el servicio interestatal no tendría ningún efecto sobre la operación eléctrica en Texas", dijo King.

¿Qué ocurrió después de la "Conexión de Medianoche"?

Una vez que otras empresas de servicios públicos se dieron cuenta de que había una conexión a través de las líneas estatales, comenzó el verdadero drama. Las compañías eléctricas de Texas empezaron a desconectarse de West Texas Utilities y entre sí. La idea era que si seguían conectadas a un sistema que ahora estaba conectado a la red de Oklahoma, también estarían sujetas a la supervisión federal.

Mientras que las empresas de San Antonio y Austin siguieron conectadas, Houston Lighting y Texas Utilities cortaron los lazos con el resto de la red.

"La Conexión de Medianoche, por lo tanto, presumiblemente colocó a todo el estado de Texas y a todas sus empresas de servicios públicos bajo la jurisdicción federal", escribió Cudahy. "Podría decirse que estas empresas de servicios públicos sufrieron la mancha irrevocable del poder interestatal".

Al margen de las respuestas de otras empresas de servicios públicos, la "Conexión de Medianoche" forzó la esperada batalla legal y regulatoria. La Comisión de Servicios Públicos de Texas (PUC, por sus siglas en inglés), que se había constituido apenas el año anterior, tuvo de repente que afrontar un gran escándalo.

"Eran nuevos", dijo King. "Les cayó una papa caliente en el regazo que realmente no querían o no sabían qué hacer con ella".

A black and white headshot of Holman King, who worked as a vice president at West Texas Utilities during the Midnight Connection.
Courtesy of Holman King
Holman King trabajó como vicepresidente en West Texas Utilities durante la "Conexión de Medianoche".

Aunque al principio parecía que ambas partes de esta discusión sobre la interconexión estaban protegiendo intereses comerciales, pronto quedó claro que la lucha era por cuestiones mucho más importantes.

King, que era ingeniero eléctrico de formación, dijo que la interconexión tenía sentido desde el punto de vista de la fiabilidad y la eficiencia.

"Creo que si uno se detiene a mirar, verá, en primer lugar, que las interconexiones se practican en todo el mundo como medio de fiabilidad, que es una práctica aceptada", dijo.

Pero para las demás empresas de servicios públicos de Texas, la lucha contra la interconexión tenía que ver con la independencia de Texas. King dijo que el tenor de las audiencias de la PUC demostró en parte esto.

“Los abogados se dedicaron a insultar", dijo. "Hablaban de piratas y rehenes y cosas por el estilo".

Cudahy titula su artículo "La segunda batalla del Álamo" precisamente por esta razón. Dice que el bando que luchaba contra la interconexión consideraba esta batalla como un derecho de Texas a renunciar a la supervisión federal y a permanecer aislado del resto de la red eléctrica del país.

Para King, ese razonamiento es absurdo.

"Simplemente no entiendo y no estoy convencido de que haya un beneficio que no sea el fomento de Texas para mantener el aislamiento", dijo a KUT.

Un año después de que se realizara la conexión eléctrica entre Texas y Oklahoma, la PUC ordenó que se cortara. Las pérdidas para el bando de King siguieron llegando. En medio de un aluvión de presentaciones legales, un juez dictaminó en 1979 que la orden de la PUC se mantenía.

Los aislacionistas, como los llamaba King, habían ganado. A día de hoy, Texas mantiene su propia red.

¿Cuál es el legado de la "Conexión de Medianoche"?

Aunque la "Conexión de Medianoche'' tuvo lugar a las afueras de Vernon, poca gente de la ciudad ha oído hablar de ella.

"He vivido en Texas toda mi vida, pero no tenía constancia de ello", dijo a KUT Marty Mangum, administrador de la ciudad de Vernon.

Un bibliotecario local, el propietario de la sociedad histórica y un comisionado de la ciudad tampoco habían oído hablar de ello.

Cars drive down the main street of downtown Vernon, a city near the Oklahoma border where the Midnight Connection occurred.
Abigail Mueller
/
Abigail Mueller for KUT
Un mural del icono histórico local, Harvey Dean, en el centro de Vernon.

Pero aunque los detalles del suceso se hayan desvanecido, las repercusiones de la "Conexión de Medianoche" han sido duraderas. La batalla legal y reglamentaria resultante codificó un acuerdo entre las empresas de servicios públicos de Texas para no conectar la red de Texas a través de las fronteras estatales, para seguir siendo una isla energética.

Pero las nuevas normas para la red de Texas crearon algunas excepciones.

Aunque King y su equipo perdieron la batalla, ambas partes llegaron a un compromiso. Acordaron permitir un número limitado de conexiones a través de las líneas estatales por medio de lo que se llama corriente continua. A diferencia de la corriente alterna, ésta es una forma de flujo eléctrico menos potente y más fácil de cortar.

Actualmente hay cuatro conexiones de corriente continua entre Texas y las redes vecinas. King las califica de "anémicas", no son suficientes para garantizar una energía fiable.

“No creo que hayamos perdido la esperanza"

El año pasado, mientras millones de personas estaban sentadas en sus casas sin electricidad, King se preguntó si las cosas podrían haber sido diferentes si Texas hubiera tenido la capacidad de extraer más energía de otros estados.

Empezó a escribir cartas a los legisladores después del apagón. En ellas citaba la "Conexión de Medianoche" y decía que la interconexión podría haber evitado los apagones generalizados que sufrieron los tejanos y, potencialmente, los cientos de muertes registradas.

"En 1976, se intentó conectar la red de Texas a los sistemas eléctricos vecinos", escribió King recientemente al representante Dade Phelan, presidente de la Cámara de Representantes de Texas. "En febrero de 2021, los tejanos pagaron un alto precio por la victoria de los aislacionistas".

King recibió algunas respuestas, pero no cree que sus cartas hayan tenido mucho impacto.

"Creo que probablemente la mayoría de las personas que recibieron esas [cartas] dijeron: 'Bueno, aquí hay un viejo carcamal de algún lugar', y las tiraron a la basura", dijo.

Desde el apagón, se ha renovado el interés por realizar más conexiones de corriente continua de menor tamaño. Una propuesta que se está estudiando, llamada Southern Cross Project (Proyecto de la Cruz del Sur), pasaría por la frontera de Luisiana.

Pero los reguladores estatales y muchas otras personas del mundo de la energía de Texas siguen oponiéndose a unir más estrechamente la red de Texas con el resto del mundo, esa conexión más grande por la que King y otros lucharon.

"Nuestra independencia nos permite actuar con rapidez cuando las cosas van mal", dijo a KUT el presidente de la Comisión Pública, Peter Lake.

Lake, y otros, dicen que el riesgo de una mayor supervisión, la potencial pérdida de control, supera cualquier beneficio.

Pero esa continua oposición no significa que King crea que su sueño de una red eléctrica más interconectada nunca se hará realidad.

"La mayoría de esas personas ya no están, en ambos lados", dijo. "Pero creo que nuestro lado sentía que estaba justificado. ... Y no creo que hayamos perdido la esperanza de que finalmente ocurra".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Audrey McGlinchy is KUT's housing reporter. She focuses on affordable housing solutions, renters’ rights and the battles over zoning. Got a tip? Email her at audrey@kut.org. Follow her on Twitter @AKMcGlinchy.
Mose Buchele focuses on energy and environmental reporting at KUT. Got a tip? Email him at mbuchele@kut.org. Follow him on Twitter @mosebuchele.
Related Content