Dan Luz Verde A Los Deportes De Otoño, Pero Algunas Escuelas Sopesan La Posibilidad De Jugar

Jul 29, 2020

Read this story in English.

Mientras las escuelas hacen sus planes para el semestre de otoño, una pregunta relacionada es qué pasa con los deportes. Estados como California, Washington y Nuevo México han postergado los deportes de otoño a la primavera. Pero en Texas, donde los viernes por la noche en el otoño son para el fútbol americano, las escuelas públicas van a dar a los atletas la oportunidad de volver a jugar.

Esta es una gran temporada para el equipo de voleibol de la Escuela Secundaria Fulshear.

Los Chargers ganaron el primer campeonato estatal de la escuela el año pasado, y tienen muchos jugadores experimentados que regresan. Pero a medida de que los casos de coronavirus en Texas subían y bajaban y luego volvían a subir, cada vez estaba menos claro si tendrían la oportunidad de defender su título.

"Mi mayor preocupación en todo esto es que mis seniors no tengan su temporada de seniors [último año de la preparatoria]. No tenerla hubiera sido devastador", dijo Sydney Gotcher, el entrenador del equipo.

Gotcher dio un suspiro de alivio a principios de esta semana cuando la Liga Interescolar Universitaria, o UIL en inglés, anunció su plan para el otoño.

Los deportes y las actividades como la banda de música se aprobaron. Las escuelas en las cuatro divisiones más pequeñas pueden comenzar el 3 de agosto. Las escuelas en las dos divisiones más grandes pueden comenzar un mes después.

La idea es que como las escuelas más grandes tienden a estar en áreas densamente pobladas con más casos de coronavirus, el retraso dará tiempo a que la propagación se reduzca.

"Dados todos los desafíos, la variedad de formas en que el COVID-19 está impactando en diferentes comunidades a través de Texas, esta es la mejor solución que podríamos desarrollar basándonos en lo que sabemos hoy en día", dijo Jamey Harrison, subdirector de la UIL.

Harrison dijo que la UIL no está ni cerca de cancelar los deportes de otoño y sólo lo haría como último recurso. Pero las escuelas pueden optar por no participar. Es una decisión con la que los directores deportivos de todo el estado están lidiando.

"Supongo que lo que más me preocupa es esta enfermedad, [cómo] esta terrible enfermedad podría afectar a nuestra comunidad. Y con eso, me pregunto, ¿es realmente seguro permitir que nuestros hijos vuelvan [a jugar]?" dijo Cheryl Fillmore, directora atlética de la Escuela Secundaria West Oso en Corpus Christi.

West Oso abrirá el 24 de agosto. Las primeras semanas de clases serán principalmente en línea, ya que los equipos de voleibol y fútbol americano de la escuela pueden empezar a practicar mucho antes de eso.

"Dado que no hay instrucción cara a cara, si no pueden hacerlo, ¿es realmente seguro para ellos volver a la arena atlética? Nos preocupa eso", dijo Fillmore.

Las escuelas deben seguir ciertas pautas de distanciamiento social. Los jugadores deben usar un protector facial o cubrebocas en todo momento, a menos que estén jugando o haciendo ejercicio. Los estadios y gimnasios estarán limitados a la mitad de su capacidad de espectadores. Cualquiera que haya tenido fiebre debe mantener una temperatura normal durante tres días antes de volver a la escuela. Gotcher, el entrenador de voleibol de Fulshear, planea filmar las prácticas para identificar quiénes estaban cerca en caso de que un jugador o entrenador contraiga el virus.

Los entrenadores se dan cuenta de que aunque jueguen según las reglas, no hay garantía de que puedan llegar al final de la temporada, pero al menos hay una oportunidad.

"Creo que si seguimos las reglas como debemos, y lo haremos como entrenadores, creo que hay una posibilidad razonable de que podamos salir adelante", dijo Rodney Webb, presidente de la Asociación de Entrenadores de Escuelas Secundarias de Texas y entrenador principal del equipo de fútbol americano de la escuela secundaria Denton Guyer.

Tal y como están las cosas, Webb no ve la cancelación o el retraso de la temporada como una opción.

"Sabes que mucha gente diría: 'Ah, ahí está el entrenador de fútbol hablando. Sólo quiere que le den su dosis de fútbol americano". Nuestros hijos necesitan esta distracción. Nuestras escuelas lo necesitan. Nuestras comunidades lo necesitan", dijo Webb. "Está entramado en el tejido de nuestra sociedad. Esos viernes por la noche son un microcosmos de todo lo bueno de nuestra sociedad".

La pregunta que los padres, directores y superintendentes tienen que responder es si lo bueno que generan esos viernes por la noche vale la pena el riesgo que viene aparejado con ellos.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en texasstandard.org y en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.