La Ciudad Podría Almacenar El Equivalente A Tres Lagos De Austin Bajo Tierra Para El 2040

Sep 1, 2020

Read this story in English.

Austin obtiene actualmente toda el agua que consume de la zona de Highland Lakes, pero eso no siempre va a poder ser así. La ciudad recientemente dio un primer paso para almacenar cantidades masivas de agua bajo tierra. Si el plan funciona, podría ayudar a Austin a sobrevivir ya que el cambio climático amenaza los suministros de agua tradicionales.

La técnica se llama almacenamiento y recuperación de acuíferos o ASR, en inglés. En ella, los servicios públicos bombean agua a los acuíferos subterráneos para guardarla para más tarde. El almacenamiento y la recuperación de los acuíferos se promociona como una buena manera de aprovechar los extremos climáticos, capturando el exceso de agua en épocas de inundaciones para luego utilizarla en épocas de sequía.

Kevin Critendon, director adjunto de Austin Water, dijo que la técnica podría ayudar a la ciudad a hacer frente a los impactos de la sequía o a la "alteración del sistema" en Highland Lakes.

El clima se está volviendo más extremo debido al cambio climático. Los lagos ya han bajado peligrosamente sus niveles de agua gracias a la sequía de 2011 y se han enlodado peligrosamente debido a las inundaciones de 2018.

"Si tuviéramos un sistema como [el ASR], podríamos haber usado sólo agua que ya había sido tratada y almacenada en una instalación de almacenamiento de ASR", dijo Critendon.

Otro beneficio de almacenar agua bajo tierra es que no se evapora bajo el caliente sol de Texas. El lago Travis, donde Austin almacena actualmente gran parte de su agua, pierde entre 7 y 9 pulgadas por mes en la evaporación de la superficie en el verano.

Critendon dijo que el almacenamiento y la recuperación del acuífero es un gran emprendimiento, pero no es algo raro.

"Incluso en Texas, hay tres grandes instalaciones de ASR que ya están en funcionamiento", dijo. "La más antigua está en la ciudad de El Paso y es de 1995".

El primer paso para Austin es encontrar el acuífero adecuado. Para ello, la ciudad aprobó la semana pasada un contrato de $6 millones con una empresa de ingeniería. La compañía hará un estudio de los acuíferos cercanos para ver cuál podría ser el adecuado. Un posible candidato es el Acuífero Carrizo-Wilcox que corre cerca de la frontera oeste del Condado de Travis, pero Critendon dijo que la empresa también buscará otros.

Una vez que se determine una buena ubicación, los ingenieros eventualmente cavarán pozos de prueba para bombear el agua hacia adentro y hacia afuera para ver cómo reacciona el acuífero. Si todo va de acuerdo al plan, Austin almacenará 60,000 acres-pies de agua bajo tierra para el 2040. El lago Austin tiene alrededor de 22,000 acres-pies de agua.

Aunque la finalización del sistema de almacenamiento subterráneo de Austin está todavía a 20 años, la ciudad ya ha ganado elogios por sus esfuerzos.

El climatólogo estatal de Texas John Nielsen-Gammon publicó recientemente un artículo con otros investigadores sobre la política del agua de Texas. Y advirtió sobre la llegada de sequías más extremas a lo largo de este siglo que podrían incluir "mega-sequías" de décadas de duración.

"Hay algunas dudas sobre si debemos referirnos a lo que se avecina como una sequía", dijo Nielsen-Gammon a KUT cuando se publicó el artículo. "Porque una sequía es algo que ocurre temporalmente y desaparece. Y estamos hablando de algo que efectivamente va a ser permanente, al menos en términos de vida humana".

El artículo señaló a Austin como una ciudad de Texas que está trabajando proactivamente para prepararse para tales eventos con proyectos como el almacenamiento subterráneo.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Mose Buchele a mbuchele@kut.org. También puedes seguir a Mose en Twitter en@mosebuchele.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.