Un Objetivo De Los Cierres De Las Escuelas De AISD Es Modernizar Los Edificios. ¿Qué Significa Esto?

Nov 8, 2019

Click here to read this in English.

Terminó la jornada escolar y un grupo de maestros de la Primaria T.A. Brown y la Primaria Webb están parados afuera de un remolque de construcción, vestidos con chalecos de seguridad, cascos y gafas de protección. Están a punto de hacer un recorrido por su escuela nueva. 

“No solemos traer a tantas personas para hacer un recorrido, sobre todo tan cerca de la finalización de una obra,” dice Drew Johnson, que trabaja en el departamento de construcción del AISD. 

En 2016, un ingeniero estructural encontró que el entrepiso en el edificio antiguo de T.A. Brown se estaba desmoronando. Este daño podría haber causado el derrumbe del piso en cualquier momento, de modo que el AISD decidió evacuar la escuela de inmediato. Desde entonces, los estudiantes han estado aprendiendo en salones de clase tipo remolque en otras primarias. 

El distrito decidió que era necesario demoler la escuela y construir un edificio nuevo y más moderno. Cuando los votantes aprobaron el bono del 2017, la construcción de la escuela pudo comenzar.

Esta tarde, el grupo de maestros se encuentra dentro de la cafetería del edificio casi terminado.

T.A. Brown es un ejemplo extremo de los peligros de los edificios antiguos. Sin embargo, la mayoría de las escuelas del distrito tienen décadas de antigüedad y necesitan reparaciones importantes. AISD dice que no puede costear esas reparaciones. 

Thomas Lucas, superintendente de Rogers-O'Brien Construction, conduce un recorrido de la escuela nueva el mes pasado.
Credit Gabriel C. Pérez / KUT

AISD dice que, a largo plazo, es más económico construir escuelas nuevas, porque no necesitan mantenimiento constante. Las escuelas modernizadas fueron un factor determinante en lo que el AISD llama su plan de “cambios escolares”. El plan propone cerrar algunas escuelas y mudar a los estudiantes a nuevos edificios modernizados.

“Uno de los propósitos del plan es asegurar que coloquemos a aquellos estudiantes que han estado marginados en el pasado, en espacios de aprendizaje modernizados del siglo XXI, lo antes posible”, dice Gilbert Hicks, el superintendente adjunto de escuelas primarias. “Eso es lo que logrará este plan”. 

Aunque los funcionarios del AISD dicen que los edificios nuevos son una prioridad, muchas personas de la comunidad no están de acuerdo.

Se abre la escuela nueva, con ventanas que dan vista a los centros de aprendizaje.
Credit Gabriel C. Pérez / KUT

Argumentos a favor de las escuelas modernizadas

Cuando los funcionarios escolares usan el término “modernizar”, quiere decir ciertas cosas. El edificio mismo es nuevo y está diseñado de una manera completamente diferente a las escuelas del pasado. Los salones de clases no son cerrados y tienen más ventanas. Hay salones para grupos pequeños y espacios donde varias clases pueden trabajar en proyectos juntos. Los muebles se pueden mover fácilmente de modo que una maestra pueda reacomodar su salón para adaptarse a cualquier lección específica. Hay tecnología nueva en cada salón  disponible para todos los estudiantes. 

En las afueras de Austin, el Distrito Escolar Independiente de Manor empezó a convertir sus escuelas en los últimos años para adaptarse a este modelo.

Construcción de la escuela primaria Lagos, una escuela del Distrito Escolar Independiente de Manor que fue "modernizada," término en 2017.
Credit Gabriel C. Pérez / KUT

Alice Fillmore ha sido educadora por 25 años, hoy en día es maestra de kínder en la Primaria Lagos, la escuela primaria más nueva del distrito. Comenzó en Lagos este año después de transferirse de la Primaria Manor, la escuela primaria más antigua del distrito, la cual Manor ISD modernizó hace poco. Fillmore dice que fue difícil ver la transformación de la escuela en la que ella enseñó durante años. 

“Trabajé en la Primaria Manor por mucho tiempo, pero creo que la nueva escuela es mucho mejor”, comenta. 

Fillmore dice que su parte preferida de trabajar en Lagos es que casi todas las paredes en el edificio de dos pisos son de vidrio. Cuando uno camina por el pasillo principal del segundo piso, se puede ver de un lado la biblioteca hacia abajo y del otro lado el gimnasio. También le gusta que el director y los demás maestros puedan observar su clase sin abrir la puerta e interrumpir. 

Cada nivel de grado comparte un corredor, y cada salón de clase va a dar a un espacio común, donde diferentes clases pueden trabajar juntas en proyectos o actividades. 

“Todas las cinco clases de kínder – casi 100 niños – pueden juntarse para hacer actividades comunitarias” dice Fillmore. “[La escuela vieja] no tenía tanto espacio para todos los niños”.

Ella ve la escuela nueva como “una bendición” para sí misma y para sus estudiantes, porque no tiene que preocuparse por cosas como el funcionamiento del aire acondicionado o el no tener la tecnología adecuada para sus lecciones. El personal dijo que la disciplina también ha mejorado porque el director y los maestros pueden vigilar a los estudiantes con todo el espacio tan abierto.

“La seguridad es algo que sí me gusta”, dice la maestra de kínder María Stella Flores. 

La puerta principal de Lagos se abre a un vestíbulo donde los visitantes se encuentran con una recepcionista sentada en frente de otras puertas cerradas. Los visitantes no pueden entrar a la escuela de ninguna otra manera, algo que no suele pasar en las escuelas más antiguas. En la mayoría de las escuelas del AISD, los visitantes tienen que pasar por el corredor principal para llegar a la recepción y registrarse.

“Me gusta la seguridad con doble puerta,” dice Flores. “Me gusta que todos los que vienen a la escuela interactúen con alguien antes de entrar”.

AISD dice que quisiera incorporar todas estas características en sus escuelas.

Johnson dice que los directores  y las comunidades podrán trabajar con los arquitectos y comentar sobre las características de una nueva escuela. En Brown, por ejemplo, el personal pidió que se construyera específicamente una cocina para un programa extraescolar de nutrición.

Argumentos en contra de edificios nuevos

Muchos padres de los estudiantes que pertenecen a las escuelas que se están considerando cerrar, rechazaron la idea del cierre de una escuela para que se pueda construir una más moderna. 

“Entiendo la necesidad de edificios del siglo XXI”, dice Rose Guajardo, madre de un estudiante de la escuela Pease. “¿Pero que del aspecto académico? ¿Y el currículum? ¿Qué otra cosa les podemos dar a nuestros niños que realmente se quede con ellos? Un edificio es grandioso... pasas aquí unos años y puedes decir que fuiste a un edificio resplandeciente... pero ¿con qué te quedas para el futuro?”

En juntas comunitarias, los padres han dicho que parece que AISD está intentando distraerlos con edificios nuevos, en lugar de concentrarse en el efecto negativo que podría tener el cierre de una escuela, en los niños y la comunidad. 

El cierre de una escuela también puede tener implicaciones emocionales.

La Escuela Preparatoria LC Anderson, algunas veces llamada “Vieja Anderson”, era la escuela preparatoria para estudiantes negros durante la segregación. Fue cerrada durante los esfuerzos de integración en la década de 1970 para obligar a los estudiantes negros y blancos a asistir juntos a la escuela.

Durante la segregación, los estudiantes negros fueron a la Escuela Preparatoria LC Anderson en el este de Austin. El edificio, que fue recientemente demolido, era un símbolo de excelencia para la comunidad, dice Ora Houston, ex miembro del Consejo Municipal.
Credit Miguel Gutierrez Jr. / KUT

Ora Houston, ex alumna de Anderson y ex miembro del Consejo Municipal, dice que Anderson es un ejemplo de la importancia emocional e histórica de los edificios escolares. Anderson fue un símbolo de excelencia para la comunidad negra de Austin durante una época en la que la comunidad recibía pocos recursos para triunfar. 

El distrito hace poco demolió la escuela para construir una más moderna para la escuela Preparatoria Eastside Memorial

“Es lamentable que vivo en una comunidad donde mi historia no es valorada como otras”, dice Houston. 

Ella dice que aún cuando el edificio estaba desocupado o siendo utilizado para otros propósitos, su existencia en el vecindario era importante para que la comunidad negra de Austin recordara su pasado. 

Houston dice que cuando vivía en otras ciudades, cada vez que regresaba, pasaba por el edificio viejo.

“Tenía una sensación de pertenencia,” ella dice. “No solo asistí yo allí – y tenían altas expectativas para todos nosotros – muchas otras personas fueron allí, se hicieron de un nombre y contribuyeron a la sociedad. Sin embargo, no hay nada que diga allí: ‘Este fue un gran lugar’”. 

Y esa es una inquietud que ahora tienen las personas relacionadas con Brooke, Metz, Sims y Pease. A medida que Austin va cambiando tan rápido, los edificios escolares son unos de los últimos recordatorios de cómo solía verse una comunidad en algunos vecindarios.