Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

El clima de esta primavera se siente "inquietantemente similar" al de 2011, un año de gran sequía en Texas

The sun reflects off car windshields.
Gabriel C. Pérez
/
KUT
El intenso calor ha llegado pronto a Texas.

Read this story in English.

Es difícil entender realmente lo que fue 2011 en Texas si no lo viviste. El año se sintió como si viviéramos en un un horno, marcado por la sequía, el calor de tres dígitos y los históricos incendios forestales. Comenzó con un invierno seco que rápidamente se convirtió en una primavera calurosa y seca, preparando al estado para un tramo de meses abrasadores que se prolongaron hasta el otoño.

El tiempo en lo que va de año tiene a Randy Denzer preocupado.

"Se siente como en 2011 otra vez", dice el vicepresidente de la Asociación de Bomberos de Austin. "Incluso sin entrar en la ciencia y todas esas cosas, sólo estoy hablando de los instintos de los bomberos que vivido esto antes".

Puede que su instinto dé en el clavo.

Una vez más, el patrón climático de La Niña ha coincidido con un invierno más seco de lo habitual. La sequía se ha apoderado de grandes franjas del estado, provocando frecuentes incendios forestales. El calor intenso también ha llegado pronto a muchos lugares, y San Antonio registró la semana pasada el primer par de días consecutivos de tres dígitos. Y lo que es más importante, las perspectivas de lluvias primaverales están disminuyendo, lo que significa que gran parte del estado podría afrontar un verano caluroso con poca humedad en el suelo para mantener a raya el calor y la sequía.

Todos estos factores hacen que 2022 sea "inquietantemente similar" a las condiciones meteorológicas de 2011, dice Victor Murphy, coordinador de los servicios del programa climático del Servicio Meteorológico Nacional en Fort Worth.

""Hay mucha distancia entre el verano más caluroso de la historia y el segundo más caluroso de la historia. Bien podríamos alcanzar ese objetivo"
John Nielsen-Gammon, meteorólogo

"Ya en 2011, el 26% del estado estaba en sequía excepcional [a principios de mayo] Este año es el 23%", dice Murphy. "Muy similar".

"No puedo enfatizar lo suficiente lo crítico que es para el corredor de la I-35 llegar a sus niveles de precipitación normales en mayo y junio", dice. Por desgracia, califica las perspectivas de lluvia a corto plazo de "casi nulas".

Eso es preocupante porque la lluvia que empapa la tierra en primavera actúa como protección contra el calor extremo en verano.

Después de las lluvias primaverales "hay más agua para evaporar que desvía parte de la energía del sol que no puede ir a calentar el suelo", explica el climatólogo estatal John Nielsen-Gammon. Una primavera seca significa que no habrá humedad, lo que provocará un verano más caluroso.

La ausencia de lluvias primaverales también disminuye la posibilidad de que llueva más adelante en la temporada, dice.

"A finales de la primavera y durante el verano se producen tormentas por la humedad que proviene en parte del suelo", dice Nielsen-Gammon. "Cuanto menos llueve, menos agua hay en el suelo y menos lluvia adicional puede producir esa agua".

"Las sequías tienden a prolongarse en esta época del año en Texas", añade.

Pero a pesar de todas las similitudes entre esta primavera y la de 2011, también hay diferencias cruciales.

Murphy y Nielsen-Gammon señalan que la sequía de 2011 fue casi estatal. Este año, la sequía en el oeste de Texas y en partes del centro de Texas es en realidad peor que en las primeras partes de 2011. Mientras tanto, en grandes partes del este y el noreste de Texas han llovido bastante.

Gracias a las lluvias del año pasado, los embalses del centro y el este de Texas tampoco están tan agotados como hace 11 años por estas fechas, dice Nielsen-Gammon.

Aunque este año no supere a 2011 en términos de calor y sequía, los expertos dicen que todavía hay muchos motivos de preocupación.

"Hay mucha distancia entre el verano más caluroso de la historia y el segundo más caluroso de la historia", dice Nielsen-Gammon. "Bien podríamos alcanzar ese objetivo".

El aumento constante del número de días de calor también forma parte de una tendencia. En un estudio reciente, Nielsen-Gammon pronosticó que el número de días de tres dígitos experimentados de media por los tejanos se duplicará en 2036 gracias al calentamiento global.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Mose Buchele focuses on energy and environmental reporting at KUT. Got a tip? Email him at mbuchele@kut.org. Follow him on Twitter @mosebuchele.
Related Content