Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Tras Conocerse El Fallo Sobre DACA, Los Dreamers En Texas Suspiran Aliviados ... Por Ahora

UT Austin grad Kevin Robles is a DACA recipient
Jorge Sanhueza-Lyon
/
KUT
Kevin Robles, graduado de la Universidad de Texas en Austin estuvo viviendo en una especie de limbo esperando si la Corte Suprema mantenía los esfuerzos de la administración Trump para revocar DACA.";

Read this story in English.

Cuando Kevin Robles, recién graduado de la Universidad de Austin, se despertó el jueves por la mañana y revisó su teléfono, vio la notificación de noticias de última hora y sintió que algunos de los temores que ha tenido durante los últimos años se disiparon. 

La Corte Suprema dictaminó que la administración Trump no puede dar por concluido inmediatamente el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés), manteniendo a Robles y a otros 700,000 jóvenes inmigrantes conocidos como Dreamers o Soñadores a salvo de la deportación por el momento. 

"Estoy protegido y no tengo miedo de dejar a mi familia", dijo. "No tengo miedo de que me lleven a otro país que no conozco a trabajar".

En una decisión 5-4, el tribunal dijo que la decisión del Departamento de Seguridad Nacional de revocar DACA fue arbitraria y caprichosa. 

"No decidimos si DACA o su rescisión son políticas sólidas", escribió el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts. "Sólo abordamos si la agencia cumplió con el requisito de procedimiento de dar una explicación razonada de su acción".

"Para mí, veo esto como un punto de partida. Quiero ver una oportunidad o un camino para avanzar hacia la residencia o la ciudadanía"

Esto significa que Robles puede seguir viviendo y trabajando en Austin. Pero, dice, la decisión del tribunal es sólo el comienzo.

"Para mí, veo esto como un punto de partida", dijo. "Quiero ver una oportunidad o un camino para avanzar hacia la residencia o la ciudadanía".

DACA permite a los inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos de niños vivir y trabajar en el país legalmente. La administración Obama creó el programa en 2012 a través de una orden ejecutiva. 

Poco después de asumir el cargo, el presidente Donald Trump trató de poner fin al programa, diciendo que era ilegal e inconstitucional. Cuando su administración anunció en 2017 que terminaba con DACA, se presentaron varias demandas.

Tres tribunales de distrito de EE.UU. emitieron órdenes judiciales en todo el país, permitiendo que las personas que ya eran beneficiarias de DACA pudieran seguir renovando sus protecciones. Sin embargo, la administración Trump no ha aceptado nuevas solicitudes.

La Corte Suprema de EE.UU. acordó el año pasado tomar el caso. Pero hasta la decisión de este jueves de los jueces, los beneficiarios de DACA como Robles estuvieron en una especie de limbo, sin saber si su permanencia en EE.UU. pronto llegaría a su fin.

Robles llegó a Estados Unidos desde México cuando tenía 6 años. Su familia vivió en California por un tiempo antes de mudarse a Texas, donde asistió a la escuela secundaria y a la universidad. 

Mientras crecía, sabía que tenía que mantener en secreto su estatus migratorio por miedo a ser deportado. Pero DACA le abrió las puertas. Pudo trabajar, tener una cuenta bancaria y asistir a la universidad.

"Significó todo para mí", dijo. "Ya no tenía que mantener en secreto quién soy y mi identidad. ... Me dio un [número de seguro social] temporal y la posibilidad de trabajar. Este derecho es un salvavidas, ya que podía empezar a ganar dinero y vivir mi vida".

Con el destino de DACA en el aire, dijo, era difícil hacer planes a largo plazo. La pandemia del coronavirus sólo hizo que las cosas fueran más inciertas. En lugar de terminar su último semestre de universidad en un aula y frecuentar las horas de oficina de sus profesores, Robles se conectaba a las sesiones de la plataforma Zoom y entregaba las asignaciones desde su apartamento en Austin. Después de que el bar en el que trabajaba como manager cerrara sus puertas, también solicitó el subsidio de desempleo, que tal vez no hubiera obtenido si no hubiese estado protegido por DACA.

Adriana Quiroga es una organizadora comunitaria en Austin en el Centro de Refugiados e Inmigrantes para la Educación y los Servicios Legales o RAICES. Proporciona asistencia legal para niños y familias inmigrantes en Texas. Reconoce que DACA nunca tuvo la intención de ser un programa a largo plazo, y si bien no proporciona un camino hacia la ciudadanía, sí le da a la gente la capacidad de vivir y trabajar en el país donde crecieron sin temor a la deportación.

"Siempre ha habido una amenaza sobre DACA, así que creo que hasta cierto punto no le dio a la gente esa sensación de paz para vivir en este país", dijo a KUT en abril. "Pero sí aseguró que la gente tuviera caminos para poder trabajar y tener algún tipo de papel o documento que mostrara que están aquí legalmente si alguna vez son detenidos por un policía o un oficial de ICE" .

Muchos beneficiarios de DACA son trabajadores esenciales, unos 27.000 son trabajadores de la salud, incluidos algunos en Austin. El no saber si DACA continuaría creó mucha ansiedad en los beneficiarios del programa, dijo Quiroga. 

La decisión de este jueves no significa que la incertidumbre se haya disipado por completo, dijo Edwin Romero, un beneficiario de DACA que trabaja como asistente legal en la oficina de RAICES en Dallas. Dijo que la decisión fue una sorpresa y que los beneficiarios como él pueden suspirar aliviados, al menos, por ahora.

"Todavía va a haber algún tipo de incertidumbre", dijo. "Aunque la Corte Suprema sostuvo que el Presidente Trump violó la ley o intentó cancelar DACA ilegalmente, eso todavía deja la puerta abierta a que traten de cancelarla de otra manera".

Romero dijo que RAICES está celebrando la victoria, pero la organización sabe que aún hay trabajo por hacer.

"Hay muchos beneficiarios de DACA que tal vez ni siquiera les digan a sus amigos o a la gente que conocen sobre su estatus [migratorio] porque todavía tienen ese miedo", dijo. "Eso está completamente bien. Lo entendemos. Es más difícil para algunas personas salir de esa sombra. Lo que les decimos es que celebren esta victoria, y los que podamos, seguiremos luchando por algo aún mejor".

Ahora que acaba de salir de la universidad, Robles siente que la decisión significa que puede empezar a hacer planes más concretos para el futuro. Recuperó su trabajo de manager general cuando el bar abrió de nuevo, así que ahora trabaja con horas limitadas. También se mudará pronto a un nuevo apartamento en Austin. 

Se graduó en estudios internacionales y relaciones globales, así que ha tenido la vista puesta en trabajar en el sector internacional o tal vez volver a estudiar para obtener su maestría. Pero su prioridad siempre ha sido mantener a su familia.

"Mi principal objetivo era ayudar a mi madre para que no tuviera que pagar otra factura y asegurarme de que mi hermano estuviera bien", dijo. "Estoy contento con cualquier trabajo que pueda tener que me pague y que me ayude a mantenerme".

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico Marisa Charpentier a mcharpentier@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @marisacharp.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content