Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Después De La Pausa Por La Pandemia, Vuelven A Cortar Los Servicios Públicos

Residential electricity meters
Gabriel C. Pérez/KUT
Medidores de electricidad residenciales.

Read this story in English:

El 26 de marzo, la Comisión de Servicios Públicos de Texas, o PUC en inglés, dio un paso inusual, suspendiendo temporalmente los cortes de todas las compañías eléctricas que regula. La medida fue una respuesta a la crisis económica causada por la pandemia del COVID-19. La PUC no regula todas las empresas de servicios públicos, pero muchas de ellas están bajo jurisdicción de esta agencia.

"La idea era brindar protección contra la desconexión por falta de pago a los hogares de Texas que corrían mayor riesgo como resultado de la pandemia", dijo Andrew Barlow, vocero de la comisión de servicios públicos.

Incluso si no se podía pagar la factura, las luces se mantenían encendidas. Se establecieron reglas similares para las compañías de agua que la comisión regula.

La orden fue válida durante seis meses. La comisión afirma que protegió a más de 600,000 hogares de perder electricidad, especialmente importante durante los meses de verano.

Pero ahora, esas protecciones han desaparecido. El programa siempre fue diseñado para ser temporal, dijo Barlow. La comisión de servicios públicos decidió reducirlo después de ver el progreso en la tasa de desempleo del estado.

"Como las cifras de empleo han seguido recuperándose, ese fue un indicador de que el programa había existido durante un período apropiado desde una perspectiva económica", dijo Barlow.

La tasa de desempleo de Texas alcanzó su punto máximo en abril con un 13.5%. Había estado bajando desde entonces, aunque los datos más recientes muestran que ha vuelto a subir. La tasa aumentó 1.5 puntos porcentuales de agosto a septiembre.

Barlow dijo que aunque no hay planes para restablecer el programa de ayuda, podría suceder si fueran necesarios más cierres. Por el momento, sin embargo, muchas compañías de agua y electricidad están volviendo a la normalidad, lo que significa volver a posibles cortes por falta de pago.

"Dejamos avisos en las puertas de la gente diciendo: 'Chicos, esto viene, esto es lo que va a pasar'. Establecimos acuerdos de pago para la gente. Era una de esas cosas en las que en algún momento todo el mundo tiene que volver al procedimiento operativo normal", dijo Azura Kerr.

Kerr es la encargada de facturación y cobros de servicios públicos de la ciudad de Wichita Falls, que reanudó el corte del servicio de agua por falta de pago en julio.

Kerr dijo que hasta ahora no ha habido tantas desconexiones como esperaba. Muchos clientes aprovecharon los planes de pago, o se pusieron en contacto con una de las organizaciones locales sin fines de lucro que ayudan a la gente con sus facturas.

"Las agencias de la ciudad han sido de gran ayuda", dijo. "No sólo con las facturas de agua, sino que ayudan con todos los servicios públicos, incluyendo el alquiler y cosas por el estilo. El hecho de que las agencias estén allí ha sido una gracia salvadora para mucha gente".

Dana Harmon es directora ejecutiva del Instituto de Investigación de Energía y Pobreza de Texas. Le dijo al Texas Standard que la pandemia del COVID-19 ha aumentado la inseguridad energética, la incapacidad de satisfacer las necesidades básicas de energía requeridas para la calefacción, refrigeración y la energía hogareña.

"El acceso de los hogares a la energía es esencial para mantener la salud y el bienestar", dijo Harmon. "E incluso antes de la pandemia, uno de cada tres hogares de EEUU informaba sobre la dificultad para pagar sus facturas de energía".

Harmon dijo que la inseguridad energética es el resultado de tres factores: la necesidad económica, viviendas con electrodomésticos ineficientes, consumo energético y la falta de estrategias necesarias para hacer concesiones entre las demandas económicas.

"Lo que la pandemia nos está mostrando es que los hogares con altas cargas energéticas tienen más probabilidades de verse atrapados en ciclos de pobreza", dijo.

Harmon dijo que las personas de color y las que viven en la pobreza se han visto desproporcionadamente afectadas por los altos costos de la energía, y que la pandemia ha hecho que esas cargas sean más evidentes.

Aunque la protección estatal contra los cortes de servicios públicos ha terminado, Harmon dijo que un programa federal continuo llamado Programa de Asistencia Energética para Hogares de Bajos Ingresos, o LIHEAP, en inglés, puede ofrecer ayuda a los individuos que la soliciten a través de sus servicios públicos o de agencias de asistencia sin fines de lucro. Harmon sugiere a quienes buscan asistencia que llamen al 211 o visiten 211texas.org.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en texasstandard.org y en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content