Hey, Austin, Este Calor No Es 'Normal', Pero Está Empezando A Sentirse Así

Aug 17, 2020

Read this story in English.

Los residentes de Austin tienen más de quince días seguidos sudando gracias a una temperatura que se mantiene en los tres dígitos. Se supone que los veranos de Texas son calurosos. Pero no hay nada normal en las olas de calor como esta.

Los registros de temperatura de Austin se remontan a 1898. En los primeros cien años de registros, las olas de calor de tres dígitos duraron 10 días o más  sólo en ocho ocasiones. 

Pero desde el cambio de siglo, ha habido 14 de estas olas de calor, incluyendo la actual. Si todo lo que conoces es el clima de Austin de los últimos 20 años, se te perdonaría que pienses que este tipo de cosas son normales, aunque en realidad no lo sean.

Lo 'normal' está cambiando

Otra forma de ver las tendencias no es en términos de olas de calor, sino en la cantidad total de días con temperaturas de tres dígitos.

Victor Murphy del Servicio Meteorológico Nacional dice que los meteorólogos miran los patrones de temperatura en incrementos de 30 años para determinar cómo podría ser un año estadísticamente "promedio".

De 1971 a 2000, Austin tuvo un promedio de sólo 12 días con temperaturas de tres dígitos al año. Suena bien, ¿verdad?

Si avanzas una década y miras el clima entre 1981 y 2010, el número promedio de días de 100 grados sube a 18. Es un aumento del 50%, y ese promedio de 30 años ha seguido creciendo alrededor del 50% cada 10 años desde entonces.

Hasta ahora, Austin tiene un promedio de 38 días con temperaturas de tres dígitos al año en los primeros 20 años de este siglo, frente a los 12 de la última parte del 1900.

"Si asumimos un aumento del 50% dentro de 10 años, eso se convertiría en un promedio anual de 42 cuando se publiquen los nuevos estándares 2001-2030", escribió Murphy a KUT en un correo electrónico.

"La normalidad actual de 10 años [de días de calor de tres dígitos] de 2011-2020 es de hecho 42", añadió.

¿Podemos detenerlo?
 

Dos cosas están causando esta tendencia.

Una se llama el efecto-isla de calor urbano. Es donde el asfalto y el hormigón absorben el calor y luego lo irradian de nuevo al aire. La ciudad de Austin tiene programas para tratar de mitigar las islas de calor. Plantar árboles es una táctica frecuentemente utilizada.

La otra causa es el calentamiento global. Ninguna cantidad de árboles plantados en Austin ayudará a detenerlo sin un esfuerzo internacional masivo para reducir los gases de efecto invernadero. Si eso no sucede, el calor podría eventualmente volverse inhabitable. Un informe del verano pasado predijo que las temperaturas en Austin podrían empezar a superar los 127 grados a mediados de siglo si los gobiernos del mundo no hacen nada.
 

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Mose Buchele a mbuchele@kut.org. También puedes seguir a Mose en Twitter en@mosebuchele.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.