Votantes De Austin Decidirán Sobre Dos medidas Que Financiarán Mejoras En El Transporte

Sep 30, 2020

Read this story in English.

Además de varias vacantes para el Concejo de la Ciudad, una banca en el Senado de Estados Unidos y la carrera presidencial, los votantes de Austin deben decidir si invierten miles de millones de dólares en el futuro del sistema de transporte de la región.

La “Propuesta A” implicaría un nuevo impuesto a la propiedad para expandir el sistema de tránsito de la región. La “Propuesta B” autorizaría a la ciudad a emitir bonos para pagar mejoras de la infraestructura, incluyendo la reparación de calles, nuevas aceras y nuevos caminos urbanos.

Propuesta A

Los votantes de Austin decidirán si añaden un nuevo impuesto a la propiedad para ayudar a financiar el Proyecto Connect, una expansión del servicio de tránsito en Austin. La expansión incluye dos nuevas líneas de tren ligero, una nueva línea de tren suburbano y una nueva línea de autobús de tránsito rápido que funcionaría sobre su propio carril para no mezclarse con el resto del tránsito. También se construiría un nuevo túnel en el centro de la ciudad. El plan incluye tres nuevas rutas de autobús de paradas limitadas MetroRapid, así como más parqueos y conexiones entre barrios. 

Debido a que la expansión del tránsito conlleva el riesgo de aumentar el valor de las viviendas, el plan incluye $300 millones en fondos para evitar que la gente sea desplazada de sus vecindarios. El dinero se usaría para estrategias como la construcción de nuevas viviendas asequibles y la prestación de asistencia financiera para la compra de viviendas.

Según la Ciudad de Austin, el impacto anual previsto para una casa valorada en $250,000 sería de $219, mientras que para una casa valorada en $500,000 sería de $438. El valor medio de una casa en Austin es de alrededor de $400,000, por lo que el impacto sería de aproximadamente 350 dólares.

La propuesta de este plebiscito se comenzoó a elaborar mucho antes del inicio de la pandemia del COVID-19, que ha causado una disminución tanto de la congestión del tránsito como del número de pasajeros. Los opositores al plan sostienen que la disminución de los embotellamientos y la probabilidad de que más personas trabajen permanentemente desde sus casas significa que el Proyecto Connect es innecesario. Además, dicen que un aumento de los impuestos en este momento perjudicaría a las personas que están luchando durante la recesión económica causada por la pandemia.

Los partidarios del plan dicen que la construcción daría lugar a más empleos. También dicen que se espera que la tendencia de crecimiento espectacular de la región continúe durante las próximas dos décadas y que invertir ahora reduciría los costos en el futuro. 

Las primeras partes del plan, las nuevas líneas de autobuses MetroRapid y las mejoras de la Línea Roja del MetroRail, se completarían en los próximos tres o cuatro años. Las nuevas líneas de metro ligero se completarían para el 2028.

El plan asume que el 40% de los costos de la construcción de las líneas de tránsito serían asumidos por el gobierno federal, algo que ha sucedido en otras ciudades. 

Propuesta B

Si los votantes aprueban la “Propuesta B”, la Ciudad de Austin pediría prestados $460 millones para pagar mejoras de la infraestructura, como nuevas aceras y reparaciones de calles. 

El dinero se dividiría de la siguiente manera: 

Mejoras de capital importantes: $102 millones para el puente de la represa Longhorn, una iniciativa de diseño urbano de la Avenida del Congreso y el corredor del valle de South Pleasant.
 

Aceras: $80 millones para aceras nuevas y reparaciones de las existentes.

Senderos urbanos: 80 millones de dólares

Seguridad/Vision Zero: $65 millones para la reconstrucción de 25 intersecciones importantes, mejoras en cruces peatonales y proyectos de mitigación de velocidad.

Calles deficientes: $53 millones para mejoras en las carreteras que actualmente no cumplen con los estándares de la ciudad. La mayoría de los fondos se destinarán a Johnny Morris Road y Ross Road, mientras que otras calles deterioradas se tratarán con el dinero sobrante. 

Vías de bicicletas: 40 millones de dólares 

Rutas seguras a la escuela: $20 millones para mejorar la seguridad de los estudiantes de primaria y secundaria que caminan y/o van en bicicleta a la escuela.

Programa de mejora del tránsito local: $19 millones para mejorar el acceso al tránsito, la expansión de la flota de micromovilidad compartida, conexiones de primera y última milla, y tecnología de comunicaciones.

Programa de asociación con el vecindario: $1 millón para proyectos de mejora de capital iniciados por la comunidad
 

Según la Ciudad de Austin, los bonos están respaldados por la tasa de impuesto a la propiedad municipal. Mientras que los contribuyentes no verían ningún impacto durante el próximo año fiscal, un aumento de 2 centavos en la tasa impositiva se introduciría gradualmente para el año fiscal 2026.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Samuel King a samuel@kut.org.También puedes seguir a Samuel en Twitter en@SamuelKingNews.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.