Austin Tropezó En Manejo De COVID-19 Entre Latinos. Nuevo Informe Destaca Esfuerzos Para Remediarlo.

Aug 28, 2020

Read this story in English.

Un informe de Salud Pública de Austin (APH, en inglés) publicado este viernes examina la respuesta de la ciudad y del condado al COVID-19 entre los latinos, una población que ha sido, por mucho, la más afectada por la pandemia.

Los últimos números de APH lo confirman: los latinos representan el 52% de las hospitalizaciones relacionadas con el coronavirus.

Credit Austin Public Health

Los latinos que se han hecho los análisis para detectar si tienen el virus en los sitios de prueba de APH tienen cuatro veces más probabilidades de dar positivo que los residentes blancos de Austin, cuando los latinos representan un poco más de un tercio de la población en general.

Credit Austin Public Health

Las organizaciones de base de la comunidad latina criticaron la respuesta inicialmente gradual de la ciudad a esa desigualdad. En mayo, Austin Latino Coalition (la Coalición Latina de Austin) argumentó que la ciudad de Austin y APH deberían haber respondido más proactivamente. El principal médico de APH, el Dr. Mark Escott, admitió que la autoridad sanitaria esperaba ver esa desigualdad -incluso en los primeros días de la pandemia- ya que muchos latinos viven en hogares multigeneracionales, trabajan en industrias de alto riesgo o en trabajos de primera línea, y es más probable que no tengan seguro médico.

En respuesta a las críticas, la ciudad y APH convocaron a un grupo de trabajo para elaborar un plan.

El nuevo informe describe los esfuerzos para reducir la propagación y aumentar la conciencia sobre el COVID-19 entre las comunidades latinas, así como los esfuerzos para apoyar a las personas que han estado luchando financieramente debido a la pandemia.

En general, sugiere que hay más trabajo por hacer, pero señala áreas específicas en las que se ha progresado, específicamente en las pruebas, el rastreo de contactos y la comunicación en español.

Esta última parte ha sido un obstáculo, aunque el informe menciona la asociación de la ciudad con Univisión para organizar un foro abierto sobre el COVID-19 y sus efectos en los latinos, especialmente en los que trabajan en la industria de la construcción. APH dice que también hizo un programa de preguntas y respuestas en español sobre el COVID-19 que tuvo una audiencia de 50,000 personas. De ellas, cerca de 850 pidieron ayuda.

Además, el informe dice que la ciudad ha enviado 50,000 folletos informativos en inglés y español a los hogares del Eastern Crescent, que incluye al 78744, el código postal del sudeste de Austin que ha sido el más afectado por la pandemia y que tiene una población de más de tres cuartas partes de latinos.

En cuanto al rastreo de contactos, la agencia planea contratar a cuatro personas más de habla hispana para fin de mes. De los 51 rastreadores de contactos que están trabajando ahora, el informe dice que 19 hablan español. Community Care contrató a cinco rastreadores que hablan español y la Escuela de Medicina de Dell de la Universidad de Texas también tiene rastreadores de contactos que hablan español. 

Pero el informe también admite que la ciudad y APH dependen en gran medida de grupos comunitarios como Go Austin Vamos Austin (GAVA), PODER, Austin Voices y la Coalición Latina de Austin para la difusión y la distribución de equipos de protección personal.

Paul Saldaña, antiguo miembro de la Junta Escolar del Distrito Escolar Independiente de Austin con la Coalición Latina de Austin, dijo a KUT esta semana que aprecia los esfuerzos de la ciudad para abordar las desigualdades, pero que la ciudad podría comunicar mejor el riesgo del COVID-19, y proporcionar recursos como los equipos de protección personal a la comunidad. 

Saldaña ha organizado un puñado de sitios de pruebas “pop-up” y eventos de distribución de equipos de protección personal con y sin la ciudad en los últimos meses. Todos han tenido lugar los fines de semana, dice, porque muchos latinos trabajan cuando operan la mayoría de los sitios de prueba.

Dice que también ha tenido que luchar para conseguir equipos de protección personal de la ciudad, y que ha tenido que ir al sector privado para solicitar donaciones para las máscaras N-95.

"Nací y crecí aquí en Austin. Hablo -muchas veces- de que siento frecuentemente que estamos viviendo en un país del tercer mundo. Sólo puedo hablar por mí mismo, pero estoy hablando con otros latinos. Nos sentimos como si fuéramos ciudadanos de segunda clase en Austin, Texas, debido a lo que tenemos que hacer", dijo. "Ya sea mendigando y suplicando por equipos de protección personal de las ciudades o siendo voluntarios por nuestra propia cuenta".

Sin embargo, Saldaña dice que "reconoce" a la ciudad por su distribución de ayuda económica a través del Fondo RISE, un programa que ayuda a las personas que han perdido sus salarios como resultado del COVID-19. 

El informe de APH dice que el 80% de los clientes que buscan dinero del Fondo RISE se han identificado como hispanos. Esta semana la Ciudad de Austin aprobó contratos con las organizaciones sin fines de lucro de habla hispana para repartir una segunda ronda de dinero de ayuda.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Andrew Weber a aweber@kut.org. También puedes seguirlo en Twitter en @England_Weber.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.