Cientos De Personas En Austin Dicen Que Presupuesto Policial Es 'Insultante' Y Exigen Que Se Reduzca

Jul 24, 2020

Read this story in English.

Residentes de Austin aguardaron en sus teléfonos, algunos por más de una hora, para decirles a los miembros del concejo de la ciudad este jueves que los recortes propuestos para el presupuesto del departamento de policía (APD, en inglés) eran demasiado pequeños. Los vecinos que buscaban cambios más profundos llamaron a los recortes una "miseria", "insultantes" y una "bofetada en la cara".

"Si un presupuesto es un documento moral, la propuesta actual de Spencer Cronk es inmoral", dijo David Peterson, uno de los cientos de residentes que hablaron durante casi 10 horas en la primera de las dos audiencias públicas programadas sobre el presupuesto de la ciudad.

La semana pasada, Cronk presentó a los miembros del concejo esta oferta: un presupuesto que aumenta los impuestos a la propiedad en unos $12 al año, el aumento más bajo de los últimos años; incluye $61 millones para ayudar a las personas a evitar o salir de una vida en las calles; y proporciona un aumento del 2% en los salarios de los empleados.

En los últimos meses, mientras las ciudades de todo el país han estallado en protestas contra la violencia policial y el racismo sistémico, los vecinos, incluidos los de Austin, han estado pidiendo importantes recortes en los presupuestos de la policía. Cronk propuso dar al departamento de policía $154,000 menos que el año pasado, cuando el departamento gastó aproximadamente $434 millones.

La reducción equivale a quitar $8.1 millones de los $445.6 millones que el APD pronosticó que necesitaría en su presupuesto para el próximo año fiscal. La mayoría de los recortes provienen de puestos vacantes que la ciudad consideró que no podría llenar. 

"Este presupuesto también acelera el proceso de reimaginar nuestro sistema de seguridad pública para asegurar justicia e igualdad de trato para todos los residentes de Austin", dijo Cronk en declaraciones preparadas la semana pasada.

Dijo que después de que el concejo apruebe el nuevo presupuesto quiere celebrar audiencias públicas para entender cómo será la policía de Austin en el futuro antes de proponer mayores potenciales recortes al departamento.

Típicamente, la temporada de presupuesto en la ciudad se lleva a cabo con poca participación. Después de obtener el presupuesto sugerido, los miembros del concejo utilizan las reuniones durante varias semanas para votar los ajustes -un poco de aquí, un poco de allá- a los gastos del departamento y varios servicios sociales.

Este año, muchos en la ciudad están exigiendo que este proceso se vea diferente.

Grupos como Austin Justice Coalition, (Coalición de Justicia de Austin), Communities of Color United (Comunidades de Color Unidas) Grassroots Leadership (Liderazgo de Base) han pedido a la ciudad que reduzca el presupuesto del APD entre $100 millones y $225 millones y que destine ese dinero a viviendas para personas de bajos ingresos, servicios de salud mental y asistencia directa en efectivo para las personas afectadas por la pandemia del COVID-19.

La gran mayoría de los oradores se hicieron eco de esa llamada este jueves.

"Llamo para exigir una reducción inmediata del presupuesto del APD en al menos $100 millones reasignados específicamente a las comunidades negras e hispanas que se están gentrificando en Austin", dijo Marcel Moore, quien dijo que, como persona de color, teme a la policía.

Chas Moore, cofundador de Austin Justice Coalition, dijo que la propuesta de Cronk "no está ni cerca" de donde la ciudad necesita estar.

Algunos de los concejales están de acuerdo.

"Estoy de acuerdo con los llamados de las organizaciones locales y los activistas que a diario exigen una reinversión de $100 millones en la seguridad de nuestra comunidad proveniente del presupuesto existente del APD este año", escribió el miembro del consejo Greg Casar, que representa a North Central Austin, en un comunicado de prensa la semana pasada. "Debemos hacerlo mejor, y trabajaré con la comunidad para cambiar esta propuesta de presupuesto".

El alcalde Steve Adler ha dicho que no está contento con el presupuesto actual, pero no ha dicho cuánto dinero le gustaría recortarle a la policía.

"Necesitamos una mayor seguridad de que estamos aprovechando este momento para crear un cambio transformador", escribió Adler en las redes sociales la semana pasada. "Reimaginar realmente la policía requerirá que primero reimaginemos el presupuesto".

Sólo un puñado de los cientos que testificaron el jueves se pronunciaron a favor de gastar más dinero en la policía, argumentando que tener más policías reduce los crímenes violentos.

Brenda Ramos, cuyo hijo Mike Ramos fue asesinado por un oficial del APD en abril, llamó a la audiencia pública del jueves. Ella cuestionó el trabajo de la policía en el caso de la muerte de su hijo.

A principios de este mes, Cronk retrasó la publicación de las grabaciones de las cámaras corporales de los policías en el caso de Mike Ramos después de que el departamento de policía no siguiera su política sobre cómo elaborar las grabaciones de lesiones graves y muertes para su publicación. El jefe del APD, Brian Manley, dijo a KUT que se trató de un "descuido".

Brenda Ramos dijo a los miembros del concejo el jueves que ha tenido problemas para obtener información sobre el caso de su hijo.

"Mi abogado sigue pidiendo información al APD, y le dicen que la investigación está en marcha. ¿Qué significa eso?", dijo. "Debería quitarle al APD todo el presupuesto para investigar los asesinatos y darle ese dinero a alguien que realmente se preocupe".

El siguiente paso es una audiencia de presupuesto el 30 de julio. 

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Audrey McGlinchy a audrey@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @AKMcGlinchy.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.