Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Problemas legales de Paxton se enfrentan al apellido Bush en segunda vuelta de las primarias republicanas para fiscal general de Texas

An image of Ken Paxton next to an image of George P. Bush
Eric Gay/AP; Ed Castillo/Houston Public Media
El actual fiscal Ken Paxton se enfrenta a George P. Bush para ser el candidato republicano a fiscal general de Texas en las elecciones generales de noviembre.

Read this story in English.

El lunes comenzó la votación anticipada en las elecciones primarias de Texas, y una de las contiendas más reñidas es la del fiscal general republicano entre el actual titular, Ken Paxton, y el comisionado de tierras George P. Bush.

A pesar de su problemas legales, Paxton parece tener la ventaja entre los probables votantes republicanos.

Las últimas encuestas publicadas el domingo por The Dallas Morning News y la Universidad de Texas en Tyler indican que la ventaja de Paxton es ahora de 6 puntos porcentuales. Aunque Paxton había aventajado a Bush por dos dígitos en la encuesta hasta ahora, no está claro que los ataques de Bush contra el titular hayan perjudicado mucho sus posibilidades, dicen los expertos.

Paxton ha estado bajo acusación de fraude de valores estatales desde antes de su última reelección. El FBI abrió una investigación sobre Paxton por presuntos sobornos, corrupción y abuso de poder en 2020, según The Associated Press.

Por su parte, Paxton ha negado con vehemencia cualquier delito, citando un informe de 374 páginas que concluye que es inocente. Como los críticos han señalado, el informe vino de dentro de la oficina del AG, y no fue firmado. Los denunciantes cuyas acusaciones desencadenaron la investigación publicaron un comunicado en el que criticaban a Paxton por sus "numerosas declaraciones públicas falsas y engañosas" sobre la investigación.

Pero para los votantes republicanos inclinados a apoyar a Paxton, sus problemas legales no están haciendo mucha mella.

"El tema en sí es uno que, en cierto modo, es difícil de movilizar porque ha estado presente durante mucho tiempo", dijo Joshua Blank, director de investigación del Proyecto de Política de Texas en la Universidad de Texas en Austin. "Esto no es algo nuevo o algo novedoso que la gente se está enterando ahora, porque los demócratas y algunos republicanos han estado hablando de los problemas legales de Ken Paxton realmente durante todo su mandato. Y aunque puede parecer que eso se sumaría y crearía un problema para él, la realidad es que, para la mayoría de la gente, en este momento es, ya sabes, 'ya he oído esto'".

Esos votantes ven a Paxton como un conservador acérrimo que ha desafiado a los presidentes demócratas y a las ciudades liberales de Texas, al tiempo que ha trabajado para mover a Texas más a la derecha, dicen los expertos.

Cuando se filtró la noticia del proyecto de decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos que podría anular el caso Roe v. Wade, fue George P. Bush quien estuvo en Washington, D.C., donde habló frente al edificio del Tribunal Supremo. Aprovechó la oportunidad para reforzar su credibilidad antiabortista, calificando Roe v. Wade de "decisión incorrecta".

Pero el fallo filtrado puede haber consolidado, en cambio, la opinión de muchos republicanos de que Paxton es el opositor al aborto más fiable, dijo Jon Taylor, profesor y director del departamento de ciencias políticas y geografía de la Universidad de Texas en San Antonio.

Hace dos meses, justo después de la primera ronda de las primarias del Partido Republicano, Paxton celebró una victoria en el Tribunal Supremo de Texas que confirmó la Ley 8 del Senado, la ley de Texas que prohíbe el aborto después de unas seis semanas. Eso reforzó la reputación de Paxton entre los probables votantes de las primarias republicanas, dijo Taylor.

"Creo que Ken Paxton probablemente esté celebrando su victoria", dijo.

Por el contrario, Bush tiene varios factores que pesan en su contra. Muchos votantes no saben lo que hace el comisionado de tierras. Algunos de los que lo saben no están contentos con la forma en que Bush ha manejado el trabajo.

Por ejemplo, el acabó oponiéndose a gran parte de su partido por un plan para reubicar un monumento conocido como el Cenotafio en los terrenos del Álamo. Bush dijo en su momento que el plan era trasladar el monumento de 60 pies a una zona que fuera más fiel a la historia y restaurarlo. Ese esfuerzo finalmente fracasó.

Además, está el simple hecho de que se apellida Bush. Antes era una piedra angular en la política de Texas, pero parece haberse convertido en un lastre para el comisario de la tierra.

Uno de los sondeos más significativos que ha puesto de manifiesto este punto es el de la Texas Hispanic Policy Foundation. Publicada el 5 de abril, poco más de un mes después de la primera ronda de votaciones primarias, la encuesta reveló que el 40% de los probables votantes de las primarias republicanas nunca votarían a Bush. La razón más común era su apellido.

Eso se debe en gran medida a Donald Trump, dijo Taylor: a pesar de los esfuerzos de George P. Bush por mantener buenos lazos con el ex presidente, Trump tiene una fuerte animadversión hacia la familia Bush.

"Tal vez sea un daño colateral para George P. Bush, (pero) sabes que su tío, George W. Bush, obviamente se opone a Donald Trump en este momento", dijo Taylor.

Trump es un fuerte partidario de Paxton, quien demandó para tratar de anular la elección presidencial de 2020. Ese caso llegó al Tribunal Supremo de EE.UU., donde una serie de congresistas republicanos -incluidos 14 de Texas- presentaron un informe amicus en apoyo del caso de Paxton. El fiscal general también habló en el mitin de Trump que precedió directamente a la insurrección del 6 de enero de 2021.

En un video publicado en el Twitter de Paxton el lunes por la mañana, Trump llamó a Paxton "el fiscal general más eficaz".

"El presidente Trump ha puesto su mano en el hombro de Ken Paxton, y es el republicano más popular, el presidente Trump", dijo Mustafa Tameez, CEO de Outreach Strategists. "Y así es probable que veamos a Ken Paxton favorecido".

Todo eso ha hecho que sea más difícil para Bush martillear los problemas legales de Paxton, su mejor argumento de que el asediado AG necesita irse. Pero el comodín en la carrera es una posible acusación federal contra Paxton. Tanto Bush como el congresista Louie Gohmert, que se presentó a la primera ronda de las primarias del Partido Republicano y perdió, han señalado que, según la ley estatal, sería difícil -si no imposible- sustituir a Paxton en la candidatura del Partido Republicano si es acusado después de convertirse en el candidato.

Incluso otra acusación no obligaría a Paxton a renunciar a la candidatura o a su cargo. Eso requeriría una condena, que tardaría años en producirse.

Sin embargo, podría dar al eventual abanderado demócrata - Rochelle Garza o Joe Jaworski - un garrote para blandir en las elecciones generales de este otoño.

"Eso es algo que en las ciencias sociales llamamos un choque exógeno", dijo Joshua Blank. "Si Paxton fuera acusado después de asegurar la nominación, eso sería el tipo de choque en el sistema que nos llevaría a cuestionar si los fundamentos que esperaríamos estar impulsando esta carrera... Creo que, en ese punto, todas las apuestas están apagadas".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content