Austin Y Condado De Travis Extienden Órdenes de Quedarse en Casa Mientras Texas Reabre

May 8, 2020

Read this story in English. 

Autoridades de la zona de Austin extendieron este viernes las órdenes de quedarse en casa, mientras los negocios en Texas vuelven a abrir bajo reglas estatales.

El alcalde Steve Adler y la jueza del condado de Travis, Sarah Eckhardt, admitieron que no hay muchos cambios en las directrices ampliadas, excepto permitir que los salones de belleza vuelvan a abrir bajo las reglas estatales. Ambos pidieron a los residentes de Austin que continuaran con el distanciamiento social, usando cubrebocas y limitando los viajes no esenciales para reducir la propagación del COVID-19.

La orden de Austin se extenderá hasta el 30 de mayo, mientras que la del condado de Travis expirará el 15 de junio.

Ambas órdenes podrían ser revisadas si el área de Austin ve un pico en los casos de COVID-19, dijeron Eckhardt y Adler, añadiendo que están en tratativas con los líderes del estado para determinar los posibles "disparadores" que podrían conducir a restablecer las guias obligatorias de quedarse en casa. 

Vea el anuncio (en inglés):

El anuncio se produce cuando Texas continúa con su enfoque gradual de reapertura de empresas en medio del aumento de casos de coronavirus en todo el estado. Los salones de belleza y las barberías pueden reabrir desde este viernes con ciertas restricciones después de una orden ejecutiva que el gobernador Greg Abbott emitió el martes. La semana pasada, el gobernador permitió que algunas tiendas y restaurantes reabrieran también con capacidad limitada.

Ni Adler ni Eckhardt dijeron que habían hablado directamente con Abbott, pero señalaron que habían discutido las órdenes con miembros del grupo de trabajo del gobernador sobre la reapertura de negocios y el jefe de personal del gobernador, respectivamente. Específicamente, sobre cómo equilibrar una transición para volver a la normalidad comercial junto con la posibilidad de un pico en los casos de COVID-19 en el futuro.

Eckhardt dijo que el condado de Austin- Travis está en un patrón de contención, que ella comparó con una luz amarilla.

"Estamos trabajando con la comunidad empresarial para determinar cómo se vería si la luz amarilla se volviera roja de nuevo debido a un pico", dijo. "Estamos preparando a nuestra comunidad para un posible pico que nos obligaría a dar un paso atrás. El alcalde y yo … (estamos) trabajando con nuestros socios en la identificación de los detonantes, para poder advertir objetivamente a nuestra comunidad si estamos a punto de saltarnos un semáforo en rojo".

Las órdenes del Condado de Austin-Travis extienden el requisito de usar cubrebocas o mascarillas en público, aunque no hay penas por violar esa directriz. Y ambas órdenes son consistentes con la última orden del gobernador, que requiere que la gente "minimice las reuniones sociales y minimice el contacto en persona con personas que no viven en el mismo hogar".
 

Eckhardt admitió que las nuevas órdenes locales se basan en gran medida en el cumplimiento voluntario, pero instó a los residentes a seguir limitando el contacto de persona a persona para reducir el número de casos de COVID-19.

"Cuanta más gente sea la que entremos en contacto, mayor será la probabilidad de que más gente se enferme", dijo Eckhardt, "y más gente morirá".

Además de las excepciones que se alinean con la orden del gobernador que permite la reapertura de salones de belleza y barberías, las órdenes también esbozan sugerencias para restaurantes de comida rápida para ayudar a Salud Pública de Austin con el rastreo de contactos manteniendo registros tanto de clientes como de empleados.

Los registros son voluntarios, dijo Adler, pero podrían ser cruciales para los funcionarios de salud pública que investigan casos individuales o grupos de casos.

"Con el gobernador abriendo nuevos negocios, vamos a estar con y alrededor de gente que no conocemos", dijo Adler. "Todo lo que podamos hacer para ayudar a los rastreadores de contactos a recrear quién estuvo dónde y cuándo es algo que queremos, pero nada [es] obligatorio en este momento, es sólo una solicitud de asistencia de Salud Pública de Austin".

Los restaurantes mantendrían los registros durante un mes, según la orden de la ciudad, y los negocios serán los propietarios de esos registros.

A principios de esta semana, Eckhardt y Adler había rechazado la decisión del gobernador de reabrir el estado, sugiriendo que la falta de pruebas masivas ha empañado el panorama general del impacto de la pandemia de COVID-19.
 

El martes, Adler dijo que le gustaría esperar otras tres o cuatro semanas antes de reabrir, y Eckhardt sugirió que el modelo de "quedarse en casa" es la forma más efectiva de aplanar la curva de contagio en el área de Austin. Pero la orden estatal de reabrir los salones - y una orden adicional para permitir que algunos gimnasios y oficinas abran el 18 de mayo - suplanta las reglas locales. 

Hasta ahora, 59 personas han muerto por complicaciones relacionadas con COVID-19 en el área de Austin, y ha habido poco más de 2,000 casos confirmados. En todo el estado, el virus ha matado a casi 1,000 personas y ha habido más de 35,000 casos confirmados.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Andrew Weber a aweber@kut.org. También puedes seguirlo en Twitter @England_Weber.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.