Cómo La Pandemia Del CoronaVirus Ha Alterado La Parte Más Difícil De La Vida - Morir

Mar 27, 2020

Click here to read this story in English. 

Terry Shockley recuerda a su madre, Patsy Hopper, como una persona fuerte. 

"Ella tenía que serlo," dijo Shockley. "Eventualmente tuvo cuatro hijos. Éramos una familia militar, así que nos mudamos bastante. Ella tuvo que empacar muchas veces, tener mucha organización, mucha disciplina. Mi papá estaba ocupado con su carrera. Ella era fuerte."

Una foto de Patsy Hopper.
Credit Courtesy of Hopper's family

Hopper y su esposo se mudaron al sur de Austin en los 80 para estar cerca de Shockley, que tuvo que criar a sus dos hijos sola. Luego de la muerte de su padre, Shockley y su madre se mudaron juntas y se convirtieron en compañeras de viaje. 

"Fuimos a Inglaterra," dijo ella. "Hicimos dos viajes a Francia, uno al área de Normandía, luego a Provence. Fuimos a Italia. Fuimos varias veces a Vancouver. Uno de mis hermanos vive allí."

En los últimos meses, Hopper se mudó a un centro especializado para pacientes con problemas de memoria. Luego, el 13 de marzo, la madre, abuela, bisabuela y compañera de viaje de 93 años tuvo un derrame cerebral y murió. 

A medida en que la noticia de la muerte de Hopper se esparció por la familia, algunas cosas quedaron en claro: las restricciones de viaje y el miedo al contagio del coronavirus están haciendo una de las partes más difíciles de la vida - la muerte de un ser querido- todavía más complicada. 

"Los otros familiares no pueden viajar o han escogido no hacerlo porque es riesgoso," dice Shockley. "Un hermano está en Canadá. Por supuesto, sabemos la situación con eso. El no puede cruzar la frontera."

Esto ha provocado que algunos familiares le pregunten a Patty Crowe, la hija de Shockley, una pregunta difícil. 

"Hay un velorio y un funeral esta semana," dijo Crowe. "Mi tia no me preguntó directamente -no pudo siquiera articular las palabras. Pero yo sabía lo que ella estaba diciendo: ella quería una foto o algo de mi abuela para cerrar el ciclo. Ellos no vienen y no esperamos que mucha gente venga al velorio en vista de las circunstancias."

La familia Hopper no es la única que enfrenta esta situación. Alrededor del país, servicios conmemorativos se han reducido o suspendido hasta que la pandemia haya pasado. 

Las funerarias en Austin han sido designadas como negocios esenciales, pero todavía deben cumplir con las órdenes locales y estatales limitando reuniones de gente. La funeraria pidió que no más de 10 personas entraran en la capilla al mismo tiempo para los servicios en honor a Hopper. 

"Tu sabes, la muerte siempre es un momento difícil para las familias," dice Stuart King, director general de King Tears Mortuary en East Austin. “Pero esta es nuestra vocación, los consolamos, les damos cariños, compasión y los ayudamos durante un momento difícil de sus vidas."

King es un director funerario de tercera generación. En todos sus años viendo y ahora dirigiendo el negocio familiar, nunca había visto circunstancias como esta. Y para cualquiera que haya tenido que pasar por la muerte de un ser querido, el funera es apenas el comienzo de mucho trabajo para liquidar el patrimonio de alguien - un proceso que probablemente se retrasará por el cierre de oficinas del gobierno y las órdenes de permanecer en casa. 

"Mi preocupación ahora es el papeleo que se tiene que hacer con el estado de Texas. Los certificados de defunción, ¿estarán listos a tiempo? No se puede hacer un certificado de defunción certificado desde tu propia casa."

Varias cosas dependen de los certificados de defunción, como los pagos de las pólizas de seguros o la ejecución de los testamentos. 

Belinda Arambula es socia en Burns, Anderson, Jury and Brenner, una firma de abogados especializada en ley de sucesiones. Mientras los familiares esperan, dice ella, hay algunas pequeñas cosas que pueden hacer para mitigar la situación hasta que la sociedad encuentra cómo salir adelante en esta nueva - o al menos existente- "normalidad."

Hopper murió el 13 de marzo a los 93 años.
Credit Courtesy of Hopper's family

"Las cosas que están pendientes -como hipotecas o cuentas de electricidad, cosas de esa naturaleza- la persona anticipa que será el albacea quien notificará a los bancos y a las cuentas de la muerte," dice ella. 

Y si bien el coronavirus ha suspendido temporalmente las audiencias en persona en la Corte testamentaria de Travis County, esta semana se emitió una orden permitiendo que las audiencias se realicen fuera de entornos tradicionales. 

"Los jueces - y esto no está limitado a la corte testamentaria- están haciendo audiencias desde sus casas a través de videoconferencias," dijo Arambula. "Así que yo creo que a medida que pasa el tiempo vamos a ver que se harán muchas concesiones."

Shockley está procesando su dolor y el papeleo. 

"Estoy tratando de mantener el ritmo, pero todo el tiempo tengo en mi cabeza cosas pendientes que se tienen que hacer, que tengo que hacer," dice ella. "Hay mucho que hacer cuando alguien muere. Y no sé si la gente se da cuenta de cuánto. Así que tengo que tomar distancia, y tomarlo por partes o me pongo demasiado ansiosa con todo."

Es una habilidad que podría haber aprendido al ser criada por una mujer fuerte. 

¿Tiene algún tip noticioso? Puede contactar al reportero Jimmy Maas a través de su correo electrónico jmaas@kut.org . También puede seguirlo en Twitter @maasdinero .

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.