Si la Directora de Equidad llama racistas a cierres escolares de Austin, ¿cómo avanza el distrito?

Jan 10, 2020

Click here to read this story in English.

Cuando el Distrito Escolar Independiente de Austin anunció que era necesario cerrar y consolidar escuelas en febrero, también publicó una oferta laboral para el primer director de equidad del distrito.

Pero Stephanie Hawley no asumió el cargo hasta agosto, cuando el primer borrador del plan de cierre de escuelas estaba casi completo. Y solamente había tenido el puesto por tres meses cuando la mesa directiva votó cerrar a cuatro escuelas.

El rol del director de equidad es ayudar a los dirigentes del AISD a tomar decisiones tomando en cuenta la equidad, incluso decisiones sobre la consolidación de escuelas.

Comenzar un departamento desde cero es abrumador, dice Chris Chatmon, asesor sénior de equidad e inclusión para el Distrito Escolar Unificado de Oakland (Calif.).

“Somos algo atípico,” dice. “La audacia de la tarea que nos encomiendan es bastante extraordinaria. Estamos hablando de desarmar una mentalidad que ha sido plenamente concebida por muchas generaciones, tanto en la institución, el sistema y la estructura. Negro, blanco, moreno o de otro modo, hemos sido formados y criados con esa mentalidad."

Chatmon dice que a pesar de que Oakland ha tenido un departamento de equidad por años, de ninguna manera ha resuelto los problemas que afectan a los distritos por todo el país.

“Oakland todavía no lo ha resuelto,” dice. “Solo llevamos 10 años en esto”.

Oakland está a 1,700 millas de distancia de Austin, pero los dos sistemas escolares tienen mucho en común: Ambas ciudades están drásticamente aburguesadas, lo cual afecta a las familias con ingresos bajos y moderados, haciéndolo más difícil que puedan seguir viviendo allí. Ambas ciudades han sufrido la caída de la matrícula escolar, y la mayoría de los estudiantes que permanecen son niños de color y a menudo viven en la pobreza. 

Chatmon dice que son estas características demográficas que justifican la necesidad de un director de equidad en un distrito escolar. También es una tarea ardua, tarea que el Austin ISD está emprendiendo, sistemáticamente, por primera vez.

El camino a la contratación de un director de equidad

Hawley no ingresó a trabajar por un camino de rosas. De inmediato tuvo que asistir a juntas comunitarias sobre el plan de cierre de escuelas y medir la reacción del público.

Al mismo tiempo, estaba evaluando el propio plan.

La semana pasada, el distrito dio a conocer el informe de Hawley, lo cual fue redactado antes de la votación del 18 de noviembre para cerrar cuatro escuelas. El AISD había dicho que los cierres eran equitativos porque consolidar escuelas resultaría en más dinero para los programas académicos y nuevos edificios. Sin embargo, Hawley dijo en su informe que cerrar escuelas no era una estrategia de equidad. También criticó la presentación del plan.  

Y este no es el final de la conversación sobre cierres. El distrito dice que el próximo semestre volverá a considerar los cierres de las otras ocho escuelas tomadas de la lista original.

Ahora el Austin ISD está en un momento decisivo. ¿Tendrá algún efecto el informe de Hawley en esta próxima fase?

'No soy una superheroína'

En cuanto al próximo semestre, Hawley dice que considera su trabajo principalmente como de instructora.  

“No soy una superheroína,” dijo. “No soy la persona con una capa que corre hacia cada problema o incidente. Pero intento ayudar a la gente a desarrollar su capacidad para ver con una mirada de equidad racial, una mirada de equidad social, para que puedan hacer su trabajo de esa manera. No tengo que estar presente y en todos lados”. 

Sin embargo, dice que ve problemas considerables con la manera en que los niños de minorías y de familias con bajos ingresos reciben educación en el distrito. Dice que tiene un “optimismo radical” de que después de que capacite al superintendente, la mesa directiva y el plantel ejecutivo a pensar en la equidad en todas sus decisiones, esa capacitación podría llegar a directivos, maestros y estudiantes. 

Pero Hawley dice que este tipo de cambio no se producirá de un día para otro. 

“Se trata de conversaciones difíciles,” dice. “Parte de mi trabajo y el de mi oficina es darles herramientas a las personas para mantener la conversación, para poder decir la palabra raza, racismo. Estas son cosas difíciles porque, como he dicho, nos enseñaron que esta no es una conversación cortés, mientras tanto el racismo está previsiblemente destruyendo a los niños de color, niños de familias con bajos ingresos, niños que reciben educación especial.”

Eliminar el 'racismo del siglo XXI'

El racismo en las escuelas de Austin no es tan evidente como lo era antes. Es más sutil, dice Hawley. En la junta de la mesa directiva el 18 de noviembre, Hawley refirió al plan de cierre de escuelas como “racismo del siglo XXI."

Y esa es la parte ardua de su trabajo, capacitar al plantel para que vea estas sutilezas. 

En su informe sobre equidad, Hawley da ejemplos: el plantel del distrito diciéndoles a los padres de bajos ingresos lo que es mejor para sus hijos, negando integrarse con comunidades inmigrantes de manera que las hagan sentirse incluidas, y no tomando en consideración la historia de racismo en la ciudad y el distrito escolar cuando escogen escuelas para cerrar. 

Durante el debate sobre cierres escolares de este otoño, una madre del AISD, Valerie Sterne, preguntó por qué el dinero se gastaba en renovaciones de una escuela del centro de Austin con niños blancos y afluentes en su mayoría, mientras se optaba cerrar las escuelas cercanas.

“No dudo que [la primaria] Lee tenga justificativo para construir esa ala”, dijo Sterne. “Pero la verdad es que la mayoría de las escuelas en este distrito, o la vasta mayoría de ellas, podría justificar nuevos salones de clase. Demasiadas escuelas tienen a tantos niños en edificaciones portátiles.”

Sterne dijo que la falta de transparencia en el proceso muestra que el distrito no toma decisiones con la equidad en mente.

Son estos tipos de prácticas las cuales Hawley dice que quiere abordar.

Piensa capacitar a la administración del distrito para observar sus estrategias financieras y académicas, estrategias de participación familiar y comunicación, y asegurarse de que una decisión no lastime a las mismas personas que siempre resultan lastimadas mientras ayude a las mismas personas que siempre resultan beneficiadas.

Conseguir una mirada externa

Chatmon ha trabajado con algunos superintendentes durante sus años en el departamento de equidad de las escuelas de Oakland. Dice que hacer este trabajo significa tener paciencia y redefinir lo que es el éxito.

“Debes elegir y escoger tu punto de entrada o tus peleas”, dijo. “Tienes que escoger de dónde dentro del sistema, desde el salón de clase hasta la sala de juntas, puedes construir estas capas de consciencia y victorias.”

El Oakland USD también está en el proceso de cerrar escuelas. Chatmon dice que propuso una estrategia al inicio del proceso que empezaba con hablar con la comunidad sobre cómo restructurar el distrito.

“Mi estrategia era llevar el problema a la gente,” dijo. “Nada nuestro sin nosotros – es decir, podemos resolver nuestros propios problemas. El problema de los cierres de escuelas no debería tener un grupo de gente, de altos directivos, en una sala, al que se le ocurre ‘esto es lo que vamos a hacer.'"

Pero el OUSD no lo escuchó.

Chatmon dice que, aunque es frustrante, todavía está trabajando para poner sobre el tapete las ideas de equidad.

“Los cierres de escuelas tienen que ser una opción,” dice. ¿Pero tiene que ser como siempre ha sido? “No."

Hawley dice que una de las “victorias” que quisiera lograr este año escolar es la contratación de un tercero para realizar una auditoría de equidad que observe cada departamento (finanzas, programas académicos, comunicación) para analizar cuáles prácticas son útiles y cuáles son perjudiciales para estudiantes de minorías y familias con bajos ingresos.

Dice que el superintendente Paul Cruz parece estar abierto a la idea.

“Les digo a las personas que hasta que no sepa la profundidad del lodo, es difícil planear en cómo salir”, dijo. “Necesitamos que un tercero venga y comparta con nosotros qué estamos haciendo bien para poder usarlo de plataforma y nos ayude a eliminar lo que no beneficia a nuestros niños."