Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

La Propuesta A exigiría 2 oficiales de policía por cada 1,000 residentes. ¿De dónde sale este número?

Two lines of police cadets wearing face masks.
Julia Reihs
/
KUT
Cadetes de la Academia de policía de Austin forman filas para entrar a la ceremonia de graduación celebrada en octubre del 2020.

Read this story in English.

¿De qué depende una proporción?

El cálculo es bastante complejo, especialmente si se le está pidiendo a los votantes obligar a una cierta cifra.

La Propuesta A, una de las dos medidas locales en la boleta electoral del 2 de noviembre, pregunta a los residentes de Austin si quieren establecer o no una cantidad mínima de personal para el Departamento de Policía de Austin: 2 oficiales de policía por cada 1,000 residentes.

Save Austin Now, el grupo detrás de la Propuesta A, se ha aferrado a esta proporción, calificándola como “el estándar nacional para ciudades seguras”.

Pero no todo es lo que parece.

Un punto de referencia para la dotación de personal policial 

El sitio web de Save Austin Now atribuía esta prporción al Departamento de Justicia de EE.UU. Pero no encontramos indicios de esta al buscarla en el sitio web de dicha entidad federal. KUT contactó al departamento para preguntarle si respalda este “estándar nacional para ciudades seguras”, pero no recibió respuesta.

Screen Shot 2021-10-19 at 2.55.53 PM.png
Pantallazo del website de Save Austin Now donde se cita la proporción de 2 oficiales de policía por cada 1,000 habitantes.

Save Austin Now fue incapaz de mostrarle a KUT el origen de la definición. Luego, el grupo modificó su sitio web, citando a la Asociación Nacional de Administradores Municipales. Pero Matt Mackowiak, cofundador de Safe Austin Now, tampoco pudo respaldar dicha atribución ante KUT.

La proporción parece provenir de un promedio de dotación de personal policial en departamentos de policía alrededor del país. Un informe de 2015 de la Oficina de Estadísticas de Justicia, por ejemplo, encontró que el número promedio de agentes en los departamentos de policía municipales era de 2.1 por cada 1,000 habitantes. Estos no eran necesariamente departamentos en ciudades consideradas “seguras”.

“Esta proporción es una pauta común a la que muchas ciudades aspiran”, dijo Bill Sousa, profesor de justicia penal en la Universidad de Nevada Las Vegas.

El Departamento de Policía de Austin (o APD por sus siglas en inglés) no utiliza este índice como referencia para la dotación de personal, pero lo hizo durante años, según un vocero y varios ex alcaldes. Los líderes de la ciudad reconocieron en ese entonces que basar la dotación de personal en una proporción poblacional no era ideal.

“Para decirte la verdad, no hay un número absoluto”, dijo el subgerente de la ciudad de Austin, Michael McDonald, a los miembros del consejo en una discusión sobre el presupuesto en 2013. “Realmente hay que mirar los recursos que se necesitan”.

En la última década, la ciudad ha pagado varios estudios para evaluar la dotación de personal policial, al menos uno de estos denunció la proporción de 2 por cada mil.

“Aunque la proporción de dos por cada mil es conveniente y proporciona aumentos confiables en el personal policial a medida que aumenta la población de la ciudad, no parece estar basada en una evaluación objetiva de las necesidades policiales en Austin”, escribieron investigadores del Foro Ejecutivo de Investigación Policial en un estudio de 2012. “Las proporciones de oficiales por cada mil personas se utilizan con frecuencia para comparar departamentos entre sí, pero tiene poco valor porque no brindan información sobre cómo los oficiales son utilizados”.

En cambio, los investigadores evaluaron al departamento de policía a base de otros factores, como la carga de trabajo de cada empleado. Recomendaron que APD contrate a 228 oficiales de patrullaje, lo que hubiera llevado la proporción a 2.11 oficiales de policía por cada 1,000 residentes.

Simple no significa ideal 

La proporción de 2 por cada 1,000 es un promedio, y según expertos, no debería ser considerado algo más.

“En lo que respecta a ideas estúpidas, [utilizar una proporción poblacional para la dotación de personal policial] está a la altura de quitarle fondos a la policía”, dijo John Eck, profesor de justicia penal en la Universidad de Cincinnati.

Otros estuvieron de acuerdo.

“Es como ir al supermercado y pesar a todas las personas en el supermercado y decir que el peso promedio es de 180 libras. No significa que todo el mundo pesa 180 libras.”
Jim McCabe, profesor de justicia criminal

“Es como ir al supermercado y pesar a todas las personas en el supermercado y decir que el peso promedio es de 180 libras. No significa que todo el mundo pesa 180 libras”, dijo Jim McCabe, profesor asociado de justicia penal en la Universidad Sacred Heart en Fairfield, Connecticut. “Es solo una descripción del peso de las personas que estaban en la tienda.”

En un estudio escrito para la Asociación Internacional de Administradores de Ciudades/Condados, McCabe, un ex oficial de policía de la ciudad de Nueva York, escribió que los departamentos utilizan esta proporción porque es simple, pero eso no la hace ideal.

“Tan fácil como es de comprender y aplicar, este modelo es equivalentemente ineficiente y poco confiable”, escribió McCabe.

Cuando se le pidieron pruebas de que la proporción de 2 por cada 1,000 es un “estándar para ciudades seguras”, Mackowiak envió el estudio de McCabe. Este no incluye la frase “estándar para ciudades seguras”.

McCabe reconoció que 2 oficiales por cada 1,000 residentes pueden trabajar para Austin, pero dijo que el departamento debería llegar allí mediante el estudio de otras métricas.

“Pueden tener razón”, dijo el profesor. “Pero simplemente decir, eso es cierto porque ese es el número nacional no significa que sea el número correcto para Austin”.

Factores para considerar en la dotación de personal  

El jefe de policía Joseph Chacon no dirá cuál es su posición sobre la Propuesta A. Pero cuando el alcalde Steve Adler lo interrogó en su audiencia de confirmación el mes pasado, Chacón dijo no creer en la dotación de personal policial basada en una proporción poblacional.

“Lo importante es determinar los servicios que nuestra comunidad quiere y luego utilizar nuestros modelos para determinar el número exacto de oficiales que necesitamos para cumplir con ellos'', dijo el jefe de policía a los miembros del consejo. “Creo que es una forma más inteligente de trabajar juntos”.

Los expertos que estudian a la policía están de acuerdo. Dicen que los departamentos de policía de la ciudad deberían considerar cuáles son los deberes de los oficiales y cuál es la demanda policial; una manera de evaluar esto son las llamadas de servicio o las llamadas al 911.

"Deberíamos estar estudiando, y en lo que los políticos y el público deberían centrarse, es en lo que hace la policía, no en cuántos policías tienen. "
John Eck, profesor de justicia criminal

“Deberíamos estar estudiando, y en lo que los políticos y el público deberían centrarse, es en lo que hace la policía, no en cuántos policías tienen”, dijo Eck. “Entonces puedes hacer la pregunta: Bueno, ¿cuántas personas necesitamos para que esto funcione? Es entonces cuando se tiene una pregunta relevante en términos de dotación de personal”.

Otras preguntas relevantes, dijo Kim Rossmo, profesora de criminología en la Universidad de Texas State, son: “¿Cuál es la tasa de criminalidad? ¿Cuál es la carga de llamadas? ¿Cuál es el tiempo de reacción? ¿Cuál es la población circundante? ¿Cuántos eventos especiales ocurren en la población de la ciudad?

Recientemente, APD realizó cambios en la forma en que maneja las llamadas de emergencia y también añadió la opción de solicitar un consejero de salud mental en vez de la policía, los bomberos o paramédicos.

Chacón también anunció recientemente que la policía ya no manejaría las llamadas que no fueran de emergencia, diciendo que esto era producto del déficit de personal y un intento de desviar a la policía de llamadas que podrían ser manejadas por funcionarios civiles.

“Para que podamos mantener a nuestros oficiales disponibles en las calles para esas llamadas para las que nos hemos encontrado cortos últimamente”, dijo Chacón a los miembros del consejo el mes pasado. “Creo que mientras nos esforzamos en reinventar [y reconsiderar el papel de la policía], esto también satisface esas necesidades”.

Los datos muestran que durante los últimos cinco años, la respuesta de los agentes de APD a las llamadas de emergencia más urgentes se ha ralentizado. En 2016, el tiempo medio de respuesta a una llamada de Prioridad 0, considerada la más urgente, estuvo cerca de los seis minutos; en 2021, el promedio ha aumentado a casi nueve minutos.

En 2018, la cantidad de oficiales empleados por APD comenzó a disminuir; desde entonces ha caído un 11%. El departamento a menudo cuenta con un presupuesto para al menos 100 oficiales de policía más de los que puede contratar, lo que se ha vuelto más difícil de hacer, según el teniente Jay Swann, quien recluta para el departamento.

Swann dijo que una de las razones es el salario, que, a medida que aumenta el costo de vida en Austin, se considera menos competitivo en comparación con otros departamentos. Después de graduarse de la academia, agentes de policía comienzan a ganar casi $63,000 al año; eso aumenta a más de $70,000 después de dos años de haberse graduado de la academia.

“La paga sigue siendo muy buena”, dijo Swann. “Pero no es algo que podamos utilizar como incentivo”.

El Ayuntamiento de Austin en 2019 votó para pausar las nuevas clases de cadetes hasta que se hayan realizado cambios en la forma en que se capacita a la policía. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 retrasó este trabajo y pasó casi un año antes de que la academia obtuviera un nuevo plan de estudios y las clases pudieran reanudarse.

Una nueva clase de cadetes comenzó en junio. Si bien más de una docena de oficiales en entrenamiento se han ido debido a lesiones, COVID-19 u otras razones, según un nuevo informe, 81 oficiales están a punto de graduarse.

Si se aprueba la Propuesta A, la ciudad tendría que contratar a cientos de oficiales nuevos. La Ciudad de Austin estima que entre salarios, equipos y nuevas subestaciones para albergar a más oficiales, la Propuesta A podría costar entre $54 millones y $120 millones anuales durante los primeros cinco años. El estimado de Save Austin Now solo incluye salarios y equipo, por lo tanto, es más bajo: $35 millones anuales.

Swann dijo que algunas personas dudan en unirse debido al llamado del Ayuntamiento de Austin para que se realicen cambios en APD.

“Tienen un poco de miedo de unirse porque el futuro [de la aplicación de la ley] no es seguro”, dijo Swann.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Audrey McGlinchy a amcglinchy@kut.org. También puedes seguirlo en Twitter en @AKMcGlinchy

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Traducido por Carola Guerrero De León
.

Related Content