Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

Restaurantes de Texas dicen que siguen necesitando ayuda tras agotarse el fondo federal de asistencia por COVID

A restaurant in Austin announces its reopening, amid the gradual lifting of restrictions on Texas businesses during the COVID-19 pandemic.
Gabriel C. Pérez
/
KUT
Un restaurante de Austin anuncia su reapertura, en medio del levantamiento gradual de las restricciones impuestas a los negocios de Texas durante la pandemia de COVID-19.

Read this story in English.
Más de 60,000 restaurantes de Texas se mantuvieron abiertos durante la pandemia gracias a un fondo federal de ayuda para la COVID-19 que desde entonces se ha quedado sin dinero, según un análisis nacional.

La falta de nuevos fondos significa que más de 12,000 restaurantes de Texas están en peligro de cerrar, según la Asociación de Restaurantes de Texas (TRA por sus siglas en inglés).

La investigación nacional presentada por la TRA encontró que el Fondo de Revitalización de Restaurantes, un programa de alivio de la pandemia de 26,600 millones de dólares que se cerró en julio de 2021, salvó más de 900,000 puestos de trabajo a nivel nacional, incluyendo 62,000 sólo en Texas.

De los miles de restaurantes que consiguieron una subvención del fondo, el 96% pudo seguir en el negocio, según el estudio, publicado originalmente por la Asociación Nacional de Restaurantes.

"Los restaurantes han ido más allá para servir a sus clientes de forma segura, tanto en el local como a través de nuevas innovaciones fuera del local, como la recogida en la acera y el alcohol para llevar", dijo la Dra. Emily Williams Knight, presidenta y directora general de la TRA. "A pesar de todos estos esfuerzos, miles de restaurantes pequeños e independientes de Texas se verán obligados a cerrar definitivamente si el Congreso no repone el Fondo de Revitalización de Restaurantes ahora".

Knight hizo estos comentarios durante una conferencia de prensa virtual el miércoles, en la que argumentó que la falta de financiación del programa ha dejado a más de 100,000 empleados de Texas en peligro de perder sus puestos de trabajo.

El Fondo de Revitalización de Restaurantes proporcionó alivio a los restaurantes que se vieron significativamente afectados por la pandemia del COVID-19. Las subvenciones ayudaron a compensar la pérdida de ingresos, a mantener a los empleados en nómina y a pagar las deudas acumuladas.

Sin embargo, debido a la abrumadora demanda, el programa no pudo financiar a todos los solicitantes calificados con la suma original prevista en la Ley del Plan de Rescate Americano.

A la TRA se sumó un grupo de propietarios y operadores de restaurantes que piden al Congreso que reponga el fondo, que en total proporcionó asistencia a más de 105,000 restaurantes en todo el país.

Los restaurantes de Texas dicen que se enfrentan a un punto de inflexión, ya que las altas tasas de infección por la variante omicrónica hacen que la gente dude en salir a cenar. Esto, combinado con la escasez de mano de obra, las interrupciones de la cadena de suministro y la inflación, ha dejado al sector de la restauración en lo que es ahora una crisis a largo plazo.

Tracy Vaught, propietaria del Grupo de Restaurantes H-Town en Houston -que incluye los restaurantes de Houston Hugo's, Backstreet Cafe, Caracol y Xochi- dijo que su negocio todavía está enfrentando desafíos que comenzaron con los cierres de COVID-19 en 2020.

"Cerramos los lunes, cerramos los domingos por la noche y cerramos los almuerzos entre semana", dijo Vaught. "Realmente necesitamos esos turnos para ser rentables. Hemos aguantado, pero la pandemia nos ha puesto de rodillas".

Tras el golpe de la variante del omicron durante las fiestas de fin de año, el 81% de los operadores de restaurantes de Texas informaron de un descenso en la demanda de clientes para comer en sus locales durante las últimas semanas, según la reciente encuesta de la Asociación Nacional de Restaurantes.

Chris Berry, socio operador de River Smith's Chicken & Catfish en Lubbock, dijo que estaba entusiasmado cuando tanto su restaurante principal como su camión de comida fueron aprobados para la financiación del FRR.

Luego recibió la mala noticia: el fondo se había agotado rápidamente.

Ahora, los planes para ambos negocios están en suspenso, dijo Berry.

"Los últimos 24 meses nos han hecho envejecer unos 10 años, sólo con el ajetreo diario sumado a la escasez de mano de obra y de la cadena de suministro", dijo Berry. "Poder servir nuestra comida en el plato y hacerla llegar a nuestros clientes es un reto cada día mayor".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content