Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Aguas abajo de Austin, los arroceros de Texas se enfrentan a otro año del río Colorado sin agua

A rice farm
Filipa Rodrigues
/
KUT
Dado que el cultivo del arroz requiere tanta agua, muchos se preguntan si esta industria sobrevivirá en Texas.

Read this story in English

Hablando por teléfono desde su tractor en el condado de Colorado (Texas), Craig Gutman dijo que no le sorprendió oír que este año no habría agua disponible para los arroceros como él.

"Me lo esperaba. Hemos estado observando los niveles de los lagos", dijo, refiriéndose a los Highland Lakes.

Los lagos se encuentran a más de 100 millas de su granja, aguas arriba del río Colorado. Son los embalses que suministran agua no sólo a Austin, sino también a la agricultura y la industria río abajo.

A graphic shows the Texas "rice belt" downstream of the Highland Lakes.
Lower Colorado River Authority

Desde que la sequía se hizo sentir el verano pasado, los embalses se han agotado lo suficiente como para provocar un corte automático del suministro a los agricultores que tienen contratos de agua "interrumpible" con la Autoridad del Bajo Río Colorado (LCRA, por sus siglas en inglés), la agencia que gestiona los embalses.

Estos cortes comenzaron el pasado mes de julio y la LCRA anunció el jueves que continuarán este año.

"El Plan de Gestión del Agua de la LCRA, aprobado por el Estado, exige cortar el agua de Highland Lakes a los clientes agrícolas... en función de la intensidad y duración de la sequía", señaló la agencia en un comunicado de prensa.

Ese plan de gestión del agua se adoptó después de una sequía en 2011, que sigue siendo la peor sequía de un solo año en la historia de Texas.

Todo lo que tienes que saber sobre el cultivo del arroz  (en inglés)

Al principio de esa sequía, el agua enviada río abajo para la agricultura redujo considerablemente el almacenamiento en los embalses de los Highland Lakes. Fue tan escaso que algunos temían que pusiera en peligro las reservas de ciudades como Austin, con contratos de agua en firme.

"En épocas calurosas y secas como ésta, el plan exige reducir el suministro de agua a los clientes interrumpibles para que la LCRA pueda seguir satisfaciendo las necesidades de las ciudades, las empresas y las industrias", dijo en el comunicado John Hofmann, vicepresidente ejecutivo de agua de la LCRA.

Gutman afirma que algunos agricultores de su zona utilizarán el agua subterránea para seguir cultivando arroz, pero decenas de miles de hectáreas quedarán sin cultivar este año. El problema se agrava por el hecho de que un nuevo embalse que se construyó tras la sequía de 2011 para ayudar a los agricultores aún no está en funcionamiento.

"Cuando lo estaban llenando, el agua volvía directamente al río", explica. "Están tratando de sellarlo y revestirlo ... para que esa cosa retenga el agua y haga lo que se supone que debe hacer".

Según dice, el seguro de cosechas debería suavizar el golpe para los propietarios de unas 250 granjas de arroz que cultivan aproximadamente 160,000 acres de tierras de cultivo cerca de la costa del Golfo de Texas. Pero el resto de su comunidad no tiene un seguro al que recurrir.

"Las industrias de apoyo son las que realmente van a sufrir", afirma. "Son nuestros servicios de vuelo, nuestras empresas químicas, nuestras empresas de semillas, nuestros secaderos de arroz, y simplemente la economía local va a recibir un golpe muy, muy duro".

"Todo empieza con el arroz”, dijo. “Y el arroz necesita agua".

El cultivo del arroz es extremadamente intensivo en el uso del agua, tanto que muchos se han preguntado si la industria sobrevivirá en Texas, ya que la escasez de agua continúa y la demanda de agua crece.

"Para ser realmente sincero", dijo Gutman, "es una gran preocupación en esta zona".

Traducido por María Arce

Mose Buchele focuses on energy and environmental reporting at KUT. Got a tip? Email him at mbuchele@kut.org. Follow him on Twitter @mosebuchele.
Related Content