Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations
Streaming troubles? We've made changes. Please click here on kut.org/streams for more information.

Un nuevo estudio muestra que los habitantes de Austin al este de la I-35 tenían hasta 10 veces más chances de contraer COVID

A health care worker translates COVID-19 vaccine information to a patient before he receives a vaccine during a pop-up clinic in East Austin in 2021.
Michael Minasi
/
KUT
Un trabajador sanitario traduce la información sobre la vacuna COVID-19 a un paciente antes de que reciba la vacuna en una clínica emergente en el este de Austin en 2021.

Read this story in English

Los barrios económicamente desfavorecidos del East Side de Austin experimentaron tasas de infección por COVID-19 significativamente más altas, según un nuevo estudio de expertos de la Universidad de Texas en Austin.

Mientras que los datos nacionales sobre infecciones por COVID-19 y las tasas de vacunación han sugerido durante mucho tiempo que el virus afectaba en mayor medida a los grupos minoritarios y de bajos ingresos, esta nueva investigación ofrece una visión hiperlocal de las disparidades de la pandemia durante un periodo prolongado en Austin.

"[Los estudios anteriores] no comparaban barrios de la misma ciudad. Comparaban condados de un estado o estados entre sí", afirma Lauren Ancel Meyers, directora del Centro para la Ciencia de las Decisiones sobre Pandemias de la UT y autora del estudio. "Lo que encontramos aquí es que esas mismas disparidades se manifiestan a una escala muy local a nivel de códigos postales y a nivel de barrios".

Meyers y sus colegas estudiaron las tasas de hospitalización del condado de Travis y los datos de salud pública de los primeros 15 meses de la pandemia y determinaron el número de personas probablemente infectadas en cada área por código postal. Descubrieron que las personas de las zonas más empobrecidas y con más trabajadores esenciales tenían unas 2.5 veces más probabilidades de infectarse con COVID que los residentes de zonas más ricas. Estas áreas por códigos postales se concentraban en el lado este de la I-35.

 A map displaying COVID-19 infections from March 11, 2020 to June 1, 2021.
UT Austin

El estudio no tuvo en cuenta las posibles reinfecciones, ya que eran poco frecuentes antes de la aparición de la variante Delta, que se produjo después del periodo analizado por los investigadores.

La mayor tasa de infección se registró en el código postal 78724, donde se encuentran los barrios de Colony Park y Las Cimas; los investigadores estiman que el 53.7% de los residentes en este código postal contrajeron COVID-19 durante el periodo de estudio. El código postal 78732 del oeste de Austin, donde se encuentra el barrio de Steiner Ranch, registró la tasa de infección más baja con un 4.8%.

Las disparidades fueron mayores en los primeros meses de la pandemia, cuando los residentes de los barrios vulnerables tenían casi 10 veces más probabilidades de infectarse. La brecha se redujo en el transcurso del periodo de estudio a medida que los funcionarios locales empezaron a centrar más las actividades de divulgación en el East Side, pero nunca se cerró.

Esta brecha persistente, según Meyers, debería servir como un "llamado a la acción" para los líderes locales de cara a futuras emergencias de salud pública.

"A medida que seguimos comprendiendo las causas de esas disparidades, intentamos ponerles remedio ahora", afirmó. "No esperamos a la próxima pandemia para intentar dirigir los recursos sobre la marcha".

Meyers sugiere soluciones como mejorar la comunicación de salud pública a los barrios vulnerables, reforzar el acceso a las infraestructuras sanitarias básicas y establecer protecciones para los trabajadores esenciales que no pueden permitirse faltar al trabajo.

Además, Meyers afirma que una pieza importante del rompecabezas es garantizar que los barrios vulnerables reciban una educación adecuada y tengan acceso a las pruebas sanitarias. Aunque los barrios con ingresos más bajos tenían más probabilidades de contraer COVID-19, también tenían alrededor de un 30% menos de probabilidades de que las personas infectadas se sometieran a pruebas y se notificara a través de los canales oficiales de salud pública.

"Si un sistema de salud pública no sabe que una comunidad se enfrenta a altas tasas de infección... entonces no sabe que esa comunidad necesita recursos adicionales", afirmó.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Olivia Aldridge is KUT's health care reporter. Got a tip? Email her at oaldridge@kut.org. Follow her on X @ojaldridge.
Related Content