Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations
Streaming troubles? We've made changes. Please click here on kut.org/streams for more information.

Porqué East Austin sufre más este calor extremo que otros barrios

Una persona espera el autobús en una parada descubierta de Austin el 3 de agosto, cuando la temperatura alcanzó los 100 grados.
Patricia Lim
/
KUT
Una persona espera el autobús en una parada descubierta de Austin el 3 de agosto, cuando la temperatura alcanzó los 100 grados.

Read this story in English

Mientras los habitantes de Austin siguen soportando una serie de días de 38 grados, algunos residentes están experimentando un calor más extremo que otros, y más problemas para su salud.

Datos satelitalesmuestran que las temperaturas tienden a subir en el centro y en gran parte de la Media Luna Este de Austin, una región en forma de curva que abarca el sur y el norte de Austin Este. La falta de sombra, así como el asfalto de las carreteras y los materiales de construcción oscuros que retienen el calor, crean "islas de calor'' en esta zona, donde se encuentra gran parte de las viviendas sociales de Austin.

En 2020, la ciudad obtuvo financiación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica para realizar un estudio que proporcionara más información sobre los barrios concretos que soportan la mayor parte del intenso calor de Austin. Los voluntarios recorrieron diferentes rutas por el East Side, utilizando dispositivos para tomar las temperaturas de la superficie y crear un mapa de las islas de calor de Austin.

"Estas zonas con temperaturas más elevadas eran también zonas que históricamente habían sido excluidas", explica Kevin Lanza, profesor adjunto de la UTHealth de Houston y residente en Austin, cuyo trabajo se centra en los efectos del calor urbano.

Se trata de una política discriminatoria en virtud de la cual a los barrios habitados principalmente por minorías raciales se les denegaban préstamos hipotecarios y se les excluía de la propiedad de la vivienda, lo que reducía las oportunidades de generar riqueza. Los mapas de Austin de la década de 1930 muestran pruebas de esta práctica, destacando franjas del este de Austin como comunidades "peligrosas".

"Aunque [la política] no se aplica desde la década de 1960, seguimos viendo que esas mismas zonas siguen siendo objeto de desinversión y no tienen las mismas características urbanas que otras partes de la ciudad que tienen temperaturas más bajas", afirma Lanza.

Como en estas zonas viven más residentes con bajos ingresos, es más probable que utilicen el transporte público y renuncien a un uso intensivo del aire acondicionado, lo que intensifica aún más su experiencia con el calor.

Más llamadas de socorro

Esto puede tener efectos tangibles sobre la salud. Losriesgos inmediatos para la saludincluyen agotamiento por calor e incluso insolación, que puede resultar en hospitalización o muerte.

En el verano de 2021, los investigadores de la UT Austin rastrearon todas las llamadas de emergencias relacionadas con el calor en la ciudad, además del tiempo de respuesta a esos incidentes, calculado sobre la combinación de cuánto tiempo les tomó a los servicios de emergencia (EMS, en inglés) responder a la escena con cuánto tiempo les tomó llegar al hospital más cercano.

Los grupos con más incidentes del EMS relacionados con el calor se encontraban sobre todo en el centro y en la zona este. Los tiempos de reacción también fueron peores en las zonas situadas al este de la I-35, especialmente en el noreste de Austin y en las zonas más remotas del este del condado de Travis.

"Creo firmemente que es crucial que los responsables políticos identifiquen las zonas con mayor vulnerabilidad y accesibilidad limitada a los servicios de urgencias médicas como una de las principales prioridades de mejora", afirma Kijin Seong, autor principal del estudio.

Efectos de salud a largo plazo

Los efectos del calor sobre la salud también pueden tardar más en manifestarse. La Organización Mundial de la Saludadvierte de que los aumentos de temperatura por encima de las normas estacionales se asocian a peores resultados cardiovasculares y respiratorios, así como a enfermedades crónicas, incluida la diabetes.

Lanza atribuye muchos de estos efectos a la tendencia a realizar menos actividad física cuando hace calor. Dijo que la influencia del calor en la actividad física fue evidente en otro estudio en el que trabajó con la ciudad de Austin en 2019. El Proyecto Green Schoolyards comparó los índices de calor en los parques de las escuelas primarias Barrington, Cook y Odom de Austin ISD, todas las cuales sirven a vecindarios predominantemente latinos. Los investigadores descubrieron que los niños eran menos activos físicamente cuando subían las temperaturas, en particular cuando superaban los 91 grados.

También descubrieron que la sombra marcaba la diferencia; un patio de recreo del parque escolar de Barrington, a la sombra de árboles maduros, se mantenía unos 10 grados más fresco que un patio de recreo sin sombra situado a sólo 100 pies de distancia. En todos los parques, los niños tendían a desplazar su actividad a las zonas de sombra.

Debido a que estos tres parques también sirven como espacios verdes primarios para sus barrios circundantes, Lanza dijo que sumar más árboles y estructuras de sombra beneficiaría a toda la comunidad. Por ejemplo, se han plantado árboles jóvenes junto a un amplio campo abierto en Barrington.

A football end zone in brown, dry grass without shade
Michael Minasi
/
KUT
Un estudio reveló que los alumnos de las escuelas primarias de Barrington (arriba), Odom y Cook eran menos activos físicamente cuando subían las temperaturas, sobre todo cuando superaban los 91 grados.

Según Lanza, los mismos principios son válidos más allá del patio de la escuela. Para que las personas que utilizan el transporte público en el East Side viajen más frescas, recomienda plantar árboles y añadir estructuras de sombra a lo largo de los carriles para bicicletas y las rutas de senderismo, así como en los caminos que suelen tomarse para ir a la parada del autobús. Es un concepto que él llama "corredores frescos".

Austin también ha emprendido recientemente otro esfuerzo que los funcionarios esperan que atempere el efecto isla de calor: Obras Públicas de Austin puso en marcha un proyecto piloto de "pavimento fresco", añadiendo un tratamiento de sellado reflectante a un tramo de Meinardus Drive. Idealmente, este tratamiento podría reducir la temperatura del asfalto en 10 grados.

Cuando se planteen soluciones para contrarrestar el calor, Lanza espera que la ciudad y otros defensores trabajen junto a la gente que vive en East Austin y recaben su opinión.

"Esa acción sólo será realmente eficaz si se cuenta con la participación significativa de los que están experimentando el problema", dijo. "Tenemos que asegurarnos de que eso ocurra creando las asociaciones adecuadas, y eso se va a hacer a nivel comunitario".

Olivia Aldridge is KUT's health care reporter. Got a tip? Email her at oaldridge@kut.org. Follow her on X @ojaldridge.
Related Content